Un artista que se (nos) va

Falleció el flaco.
Gran músico.
Además de excelente compositor y guitarrista, gran poeta.
Desde sus comienzos en la mítica banda Almendra hasta sus últimos discos solistas, hay más de 30 discos con mucho, mucho arte. Desde el rock más clásico (Almendra) pasando por el heavy + poesía surrealista (Pescado rabioso) y el “sinfónico”… también “jazzeado” (Spinetta-Jade), el flaco supo aprovechar lo mejor de cada época en recursos técnicos y expresiones líricas: como los samplers y programaciones electrónicas que usó a comienzos de los ’90 (en Don Lucero, Tester de violencia, Pelusón of milk, Fuego gris) hasta los discos con Los socios del desierto (volviendo un poco al “power trío” que hizo décadas atrás con “el primer Invisible”), y el megarecital que hizo con “las bandas eternas”… con esto último demostrando el lugar que ocupó (y ocupa) Spinetta en el rock nacional…
Va como homenaje de este blog –entre tantas composiciones que se pueden elegir (como “Canción para los días de la vida”, la “Cantata de puentes amarillos”, “Jazmín”, “Dedos de mimbre” o “Los libros de la buena memoria”, entre decenas y decenas de grandes composiciones– la canción “El enemigo”, del disco –junto a Los socios del desierto– Silver sorgo.
Supongo que esta es una bella melodía, apacible, apta para una despedida…

* Acá, Página/12 hizo un breve recopilatorio con frases del artista. Y acá, un “manifiesto” de 1973.

** Y acá y acá, por si lo quieren bajar, el libro de Spinetta, Guitarra negra.