Presentación: “En terapia”, de Luis Felipe “Yuyo” Noé, en el MNBA

* Libro de Yuyo Noé con sus dibujos de cuando hizo análisis en los ’70, los posteriores, y algunas pinturas.

** Más info, abajo, y en la web del Bellas Artes.


“Plomo sobre papel” (John Berger)

* Publicado en el diario mexicano La Jornada (13/3/2016)

Por John Berger

Captura de pantalla 2016-03-14 a la(s) 10.02.36

 

Nunca antes en mi vida había visto dibujos como los que estoy mirando, y lo que los vuelve sin precedente –en todo caso para mí– es la experiencia de vida con la que están impregnados.

No describen ni ilustran esta experiencia: simplemente están plenos de ella.

Históricamente hablando, puede ser que esta experiencia tampoco tenga precedente. La historia, pese a lo que dicen los editorialistas, sí hace surgir nuevas formas del sufrimiento.

¿Cuál es esta experiencia de la que están llenos estos dibujos? Es una forma de la entereza, una entereza que es habitual, común e interminable. Una entereza áspera. Una que está presente en cada uno de los cuerpos que circulan, como en el torrente sanguíneo de esos cuerpos.

Las manos y las figuras de los cuerpos le toman el pulso a la entereza del alma. Los rostros de los cuerpos no intercambian posibilidades, porque con sus ojos cerrados todos enfrentan el mismo muro. Las bocas de los rostros simplemente no se abren porque no hay más palabras que pronunciar.

Su silencio me hace pensar en las bocas inmóviles de las estatuas. Pero las figuras no son estatuas; tienen una vida que espera y a la vez se volvieron viejas. Son juveniles y seniles.

¿Dónde se encuentran? ¿En el espacio de una sala de espera en la oficina de una corte judicial o de un juez que ha desaparecido, o en ninguna parte?

Sus ropajes son mortajas; sus labios están tan tibios como los nuestros. Están en la nada.

La serie a la que pertenecen estos dibujos se titula Plomo sobre papel. Plomo, como el plomo de un lápiz. Y plomo como el nombre de uno de los metales más pesados.

Estos dibujos fueron realizados recientemente por la artista siria Randa Maddah. Ella nació en 1983 en un poblado druso conocido como Majdal Shams, justo en la línea de cese al fuego que corre por las Alturas del Golán, que alguna vez fue parte de Siria y que ahora está ocupada ilegalmente por Israel desde 1967. Hoy las fuerzas israelíes controlan esa área. A pesar de esto, Randa Maddah vive y trabaja ahí.

El robo metódico e implacable del territorio del pueblo palestino, sustraído de debajo de sus pies, ha ocurrido durante 80 años, y el desagravio de esta injusticia criminal es más remoto de lo que nunca antes ha sido.

La tierra natal palestina está en un No Lugar. Estos dibujos son un mapa de ese No Lugar.

Febrero de 2016

Traducción: Ramón Vera Herrera


Luis Felipe “Yuyo” Noé: un hombre de libros

PRESENTACIÓN DE LIBRO // ARTE DE LA IMAGEN

Luis Felipe “Yuyo” Noé: un hombre de libros

El martes 10 de noviembre se presentó en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (MAMBA) ‘Mi viaje’ y ‘Cuaderno de bitácora’, libro en dos volúmenes del artista de la imagen Luis Felipe “Yuyo” Noé.

Demian Paredes
@demian_paredes

Fotografía: Lucía Feijoo

 

A sala llena en el MAMBA, Yuyo Noé –quien inauguró recientemente una nueva muestra con sus trabajos de 2015– presentó un nuevo libro, acompañado en la mesa por Franklin Espath Pedroso (curador y crítico de arte, de Brasil) y Patrick Frank (historiador sobre arte latinoamericano, de Estados Unidos). Publicado por El Ateneo, es un proyecto que se concreta, según comentó el mismo Noé, tras unos 10 años de trabajo. Yuyo abrió la presentación planteando que es un libro “difícil de explicar”, ya que es “un libro que no es un libro: son dos libros”, arrancando las primeras sonrisas y risas del público.

Sobre la “idea inicial”, Yuyo explicó que se buscaba hacer “un libro que relatara visualmente mi proceso artístico, con testimonios de otros, textos y otras cosas”; para que ellos “contaran mi experiencia”. Para Noé no se trataba de hacer una autobiografía, sino de reflejar su propia “experiencia artística”. O, en otras palabras, mostrar lo que también llama su “viaje artístico”.

Este viaje consta de 170 imágenes (reproducciones de sus trabajos –que además durante la charla se fueron mostrando en una pantalla gigante, ubicada detrás de los charlistas–), y está dividido-organizado en “diez etapas (o estaciones)”. “Coherentemente con un viaje –agregó de inmediato Yuyo– está el cuaderno de bitácora”, el otro tomo de la obra. Fotos, artículos de y sobre Yuyo, que muestran y comentan toda su trayectoria artística y vital.

“Eso es todo”, dijo; “pero ese todo es gordísimo, y pesa cinco kilos”, provocando divertidas risas nuevamente. Y agregó: “Muchas veces me han dicho que son excesivo. Bueno: tienen razón”.

 

Los libros, que sumados son 1.000 páginas –Mi viaje tiene 400, y Cuaderno de bitácora 600–, son, según Noé, “mellizos que han nacido de una sola vez”, teniendo “cada uno su aventura: imagen y texto cada uno”. Acto seguido hizo una (larga) lectura de agradecimientos y presentó a Franklin Espath Pedroso.

Pedroso leyó un texto que es el mismo que abre el tomo Mi viaje, “El poeta del caos”, sumando acotaciones al paso. Luego de destacar a Yuyo como artista y teórico, y de comentar que había tomado contacto directo con su obra en la década de 1980 (para una muestra en el Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro), se dedicó a los libros: “El primer volumen se consagra a la obra de Noé desde los años sesenta hasta el día de hoy. La obra se presenta dividida –personalmente por Noé– en diez períodos, con la particularidad de que para cada período el artista escribió una breve introducción.
“El segundo tomo está dedicado a su autobiografía. Es un texto muy rico tanto por su vida como por la manera en que la describe. Las citas de los críticos y comentadores que acompañan el relato permiten ahondar en su pensamiento artístico y en los principales acontecimientos de la escena artística local y mundial. Es una verdadera declaración crítica del arte argentino y de su escenario artístico.” Pedroso concluyó diciendo que el libro “es un testimonio sorprendente, coherente y apasionante”.

Luego de esta intervención Yuyo presentó a Patrick Frank (igual que a Pedroso: leyendo su extenso “currículum”).

Frank comenzó planteando: “En verdad Yuyo Noé es un hombre dedicado al libro”. Y explicó: “la casa de él está llena de libros; él ha escrito varios libros; los libros de él con sus trabajos se ven en todo el mundo, y, aparte de eso, la primera vez que lo conocí… ¡me regaló uno!”, provocando las risas del público. Y tras esto, explicó: “Y no fue uno de él”.

Contó que, “investigando la historia del grabado político argentino”, y sin saber cómo Yuyo se enteró de esto, lo contactó. “¡Y me regaló un libro con grabados paraguayos sobre la guerra de la Triple Alianza!, lo que generó nuevas risas y a Frank a decir una conclusión sin apelación: “Yuyo es un hombre de libros”.

Refiriéndose al “gran tema de Yuyo, de su vida y trabajos”, “el caos”, lanzó la pregunta: “¿El caos sigue vigente como tema artístico?, ¿sí o no?”. Y recordó que Yuyo planteó desde su libro Antiestética, de 1965, “que la sociedad está en un estado de caos, constante renovación, de revolución –casi–, con la caída de la iglesia en el siglo XIX y el ascenso del capitalismo en el siglo XX”; algo que comenzó con la Revolución Francesa. Noé “así lo define y así aceptamos esa definición”, dijo Frank.

Entonces, ¿sigue vigente el tema del caos? Frank propuso ejemplificar –que sí– con “casos” del “caos en mi país”, Estados Unidos. Hizo dos observaciones”: “El gobierno norteamericano aprovechó el caos desde el 11-S para cercenar libertades que aún no se han recuperado”, y citó el libro de Giorgio Agamben Estado de excepción, donde se plantea que “el poder del Estado está en decidir cuáles derechos valen y cuáles no en cualquier momento”. Frank dijo que “lo que hace el gobierno de Estados Unidos es circunscribir libertades y derechos garantizados en documentos fundamentales”.
La segunda observación fue sobre el tema del arte en Estados Unidos, donde hay también hay “un estado de caos”: no hay una “tendencia dominante allá. Ni dos, ni tres… ¡ni cuatro! Van a ver una docena de tendencias, algunas son nuevas, algunas parecen nuevas pero no lo son, otras son reciclaciones de estilos pasados”, sostuvo. Y agregó: “no hay críticos que los evalúen, no hay críticos que interpreten el caos”.
Para Frank, “el caos todavía vive, el caos todavía sigue vigente como preocupación para los artistas”. Y para corroborarlo planteó: “se puede ir a la Galería Rubbers, para ver la nueva exposición de Yuyo”. Contó que, recorriendo la muestra con el mismo Yuyo, le preguntó, citando una frase de Antiestética, si seguía “asumiendo el caos”. Y que Yuyo le contestó: “Mejor que nunca. Más que nunca”.
Por lo tanto, Frank concluyó que “el caos sigue vigente”.

Respecto al libro que se presentaba, Frank explicó que fue leyendo el libro a lo largo de los últimos cinco años, cuando recibía “páginas sueltas, impresas en computadora”, a medida que se hacía el trabajo. “Yo he leído casi todo el libro, y puedo asegurar algunas cosas sobre el libro”, dijo: “es el libro más detallado, la autobiografía más detallada que he encontrado en todos mis años de investigador”. Para Frank es “el libro más completo de un artista en la historia del arte” (ya que incluye eventos, exposiciones, historia, política, testimonios, arte). “¡Se encuentra de todo!”, exclamó, y dijo que al volumen biográfico se suma el tomo con las pinturas, que podría tomarse como “un catálogo de arte razonado”. Un libro que es “un sueño hecho realidad”.

Señaló que las autobiografías muchas veces se hacen por “razones ocultas” (“el autobiógrafo quiere reivindicarse, o contraatacar, o quiere controlar el diálogo sobre lo que ha hecho”), y que es “la tentación de cualquier autobiógrafo”. Tentación de la que está exento el libro de Noé, agregó. “Más que autopromoción es autoanálisis, es autoexpresión”; “carece de competencia entre artistas y cosas así”; finalizando: “el sentimiento tras leer el libro es gratitud”; “gracias Yuyo”, dijo: “ocurre pocas veces en la historia lo que él ha hecho”, lo que motivó grandes aplausos.

Tras esto retomó la palabra Yuyo, muy emocionado, y anunció: “Quiero aclarar por qué creo quees más vigente que nunca el problema del caos. Porque creo que eso que se llama globalización está agudizando todos los fragmentos que pertenecen al mundo. Cataluña da un ejemplo, el mundo islámico da un ejemplo. Es todo un proceso que va a una velocidad extraordinaria”, dijo. “El caos no es como cuando escribí la Antiestética, que cumple 50 años y Ediciones de la Flor va a publicarlo inmediatamente; han cambiado muchas cosas, pero yo estoy sorprendido de la aceleración” de los procesos. Y explicó que en el libro “a veces confundía caos con desorden; creo que el caos es muy distinto al desorden: orden y desorden con categorías estáticas, y caos es una categoría dinámica”.

Tal como recuerda el lema de su última muestra, actualmente en la Galería Rubbers, Noé recordó que ya tiene 82 años, y que todavía tiene –no obstante– varios proyectos por cumplir. Y entre ellos, uno, dijo, es “asumir el caos”. Con eso dio fin a la presentación, y la sala estalló en un gran aplauso.


Escribiendo sobre “Yuyo” Noé

ARTE DE LA IMAGEN // OPINIÓN

“Yuyo” Noé: la imagen que emerge del caos

Cinco notas a partir de la última muestra del artista de la imagen Luis Felipe “Yuyo” Noé, “No obstante…”, curada por Cecilia Ivanchevich y abierta al público en la Galería Rubbers desde el pasado 4 de noviembre.

Demian Paredes
@demian_paredes

 

1.

Sea de pie, frente a una obra colgada, o caminando, rodeando (para poder mirarla) una obra 3D –que emerge del piso y prolifera en diversas direcciones–, los más recientes trabajos de Luis Felipe “Yuyo” Noé son una invitación a viajar. Un viaje alucinado (y alucinante, para quienes podamos –y queramos– acompañarlo) por el caos del mundo contemporáneo. Un viaje (vía la imagen creada) que el artista nos propone: lo que emana, vibra, resuena. Lo que provoca, concita, suscita, es lo que ocupa y caracteriza el quehacer de Noé. El gran arte (de la imagen) del siglo XXI.

2.JPEG - 107.9 KB

¿Y qué es, “exactamente”, lo que provoca al arte de Noé? ¿Cuáles son los “factores” actuantes? Escribe el artista en su monumental obra de dos tomos (Mi viaje y Cuaderno de bitácora) recientemente aparecida: “En lo que a mí concierne, siento que la realidad y la ficción interactúan constantemente y en mutación eterna”; “aspiro asir un esquivo instante que refleje la maraña de la complejidad caótica en la que me siento inmerso. Y ese caos no es del mero mundo físico sino la interrelación de este con el mundo ficcional construido por los hombres” (“A modo de epílogo”, en Cuaderno de bitácora, Bs. As., El Ateneo, 2015, p. 607). Caos y complejidades, “internos” y “externos”, se cruzan e influencian; y las “ficciones” (Noé siempre ha sido un atento y agudo lector de literatura, filosofía, historia(s), etc. –además de ejercer la docencia y el trabajo teórico–), las construcciones textuales, son un componente más; todo eso (la “maraña”) es lo que intenta capturar y, en cada trabajo, mostrar, expresar. (Dice Noé en el texto citado: “Para mí, pintar es radiografiar lo interior que no es otra cosa que la resonancia de lo exterior. Salvo que el tema sea la naturaleza exterior, en este caso sentiré la resonancia de su interior fundida con mi interior de hombre urbano”.) Colores como rutas y cascadas; como ríos y banderías. Como nervaduras. Paralelas. Curvas. Diversas geometrías y rugosidades, formas, “zonas” y figuras encontramos en las pinturas de Noé. La sinuosidad de las líneas y la intermitencia (y potencia) de los colores.

* La nota completa en La Izquierda Diario.


Nueva muestra de “Yuyo” Noé

A modo de “informe fotográfico”, se publicó en La Izquierda Diario una breve nota sobre la nueva muestra del artista de la imagen, Luis Felipe “Yuyo” Noé, inaugurada recientemente en la galería Rubbers y titulada “No obstante”.

untitled-10-13

12193759_940287086045951_7638075840371019649_n

La nota y las fotos se pueden ver acá.


#LibertadALosPetrolerosDeLasHeras

las heras (2)


Alejandro Urdapilleta: “Autorretrete”

* A modo de homenaje por la triste noticia

AlejandroUrdapilleta Autorretrete

* Tomado de vagones transportan humo, Bs. As., Adriana Hidalgo, 3ra. edición, 2008 (ed. original 2000), p. 7.


John Berger da voz a los retratos casi humanos de Atziri Carranza

El escritor británico es autor de los textos del libro Animales sin papeles

Los dibujos de la artista estaban planeados para ser imanes, como unos juegos, dice Ramón Vera, editor y prologuista de la obra publicada por Ítaca y La Cabra Ediciones

A la manera de las fábulas de Esopo, los protagonistas hablan de sí mismos o sobre otros de su especie, indica

Ericka Montaño Garfias

Imagen 2Periódico La Jornada
Miércoles 30 de octubre de 2013, p. 3

Tinta blanca sobre fondo negro. Trazos que componen animales. Zorro. Mosca. Tortuga. Perro. Ratón. Rana. Elefante. Mono… todos como nombres propios que dialogan con ellos mismos y con quien lee los textos que escribió John Berger (Londres, 1926) para el libro Animales sin papeles, que dan voz a las imágenes creadas por la artista mexicana Atziri Carranza.

Animales sin papeles (Ítaca-La Cabra Ediciones), nació en 2007, durante la visita que el escritor, pintor, crítico de arte, colaborador de La Jornada y uno de los intelectuales más reconocidos, realizó a México, donde conoció el trabajo de Atziri Carranza.

Todos estos dibujos estaban planeados para ser imanes, como unos juegos. Ella los ideó, los pensó como ilustraciones muy sencillas, como unos juegos; no tenía la pretensión para nada como de tratar de innovar cualquier manera del arte ni nada de eso, pero justamente eso es lo que de pronto a un creador o una creadora como ella la lleva a innovar, buscar nuevas maneras de trazar, dice Ramón Vera Herrera, editor del libro y autor del prólogo.

“Atziri –añade– hace muchas cosas todo el tiempo: diseña, trabaja como militante feminista, está en las luchas por la reivindicación de las mujeres y de género y, por supuesto, su militancia de pronto siento que la hace pensarse más todo eso que como artista, cuando es centralmente una artista”.

John Berger vio los dibujos “y le parecieron fascinantes, como a nosotros. Cualquiera que los vea puede darse cuenta de que los dibujos son de animales que finalmente no están buscando ser la documentación expresa de un naturalista, un biólogo o de alguien que quiere documentar los rasgos expresos de un animal, sino que en realidad son retratos como serían los de un ser humano.

En este caso son retratos de una persona animal, una persona gato o de una persona caracol, orangután. Son realmente retratos muy íntimos de la personalidad animal. Ese es el logro que tienen estos dibujos, los cuales además tienen el fondo negro y lo hacen muy encantador.

“En el momento en que John vio los dibujos se encantó tanto que dijo: ‘Quiero hacer un texto sobre esto. Sería muy bueno que fueran como los animales platicando entre ellos, y deberían hacer un libro’. Fue entonces que comenzamos a pensar el libro. John también lo empezó a pensar a la distancia de vivir en Francia, nos mandó algunas propuestas más o menos incipientes de dónde quería que se acomodara cada cosa. El orden que tiene el libro es de alguna manera el que John encontró. Fuimos haciendo ajustes al texto que mandó, para poder hacerlo que conviviera más con los animales.

Es un texto en el que los animales hablan sobre otros animales, o de sí mismos, un poco a la manera de las fábulas de Esopo, pero en este caso son los animales reivindicando su ser animal, no humanizándolos.

Atziri Carranza dibujó y John Berger escribió los textos, cada uno fue traducido al francés, por su hijo Yves Berger, y al castellano por Ramón Vera. El diseño y la formación es de María Luisa Martínez Passarge.

Juntos comenzamos a ver cómo trabajar el libro, a buscar la manera en que pudiera tener la dimensión real, tanto horizontal como vertical, que todas las láminas tuvieran la dimensión exacta, buscando las maneras de cómo hacer un diseño que pudiera ser encantador. El libro se tiene que mover para poder verlo en toda su dimensión.

La presentación de Animales sin papeles será mañana jueves a las 18:30 horas en la librería Octavio Paz del Fondo de Cultura Económica (avenida Miguel Ángel de Quevedo 115, Chimalistac). Participan Atziri Carranza, Mario Córdova, Adán Paredes y Ramón Vera Herrera.

Imagen 1


Saccomanno sobre el nuevo libro de John Berger

Leemos en el suplemento Radar:

La visión de unos ciruelos que han madurado y el deseo de dibujarlos, el hallazgo de un caracol, una bailarina en una postura preparatoria, presos políticos torturados, un ex mecánico de aviones, una boda magrebí, una princesa camboyana en un natatorio municipal, una moto: todo llama la atención de Berger. En todas partes encuentra relatos. Pero, ¿de qué clase de relatos se trata? Al venir acompañados por sus dibujos, al internarse uno en la lectura, se formula otra pregunta: ¿vienen los dibujos a completar las palabras o, más bien, las palabras buscan subrayar un aura del dibujo, la visión de un instante? Además, en la medida en que Berger, entre relatos y dibujos alterna las proposiciones spinozianas, produce un collage entre expresiones que, en su juego, no para de generar asociaciones, ideas, climas. El cuaderno de Berger puede resultar inclasificable en términos críticos. ¿En qué estante ubicarlo? ¿Con los libros de arte? ¿Con los de filosofía? ¿O simplemente entre los ensayos sobre distintos temas? La constelación de las obsesiones de Berger, como lo anoté al principio, impide definirlo a través de una sola praxis: no es sólo un escritor, no es sólo un crítico de arte, no es sólo un pintor y tampoco es sólo un pensador. Berger es la totalidad de todos esos Berger, tal como Spinoza planteaba que un cuerpo es muchos cuerpos. Entonces el cuerpo, la materia, en este libro, el libro de un marxista, es un centro que despliega sensualidad en la observación de una pintura amorosa, en el perfume de una espalda, el sabor de un pan siciliano. Pero la sensualidad es a la vez conciencia de lo efímero: el paso del tiempo, aquello que huye y que el arte se empecina en fijar como trascendencia. “Quienes dibujamos no sólo dibujamos a fin de hacer visible para los demás algo que hemos observado, sino también para acompañar a algo invisible hacia su destino insondable”, repite Berger a modo de ritornello.

Las manos de Berger, el autor de Puerca tierra, son de campesino (de hecho, vive en la naturaleza, en una cabaña en la campiña francesa, cultiva con su mujer una huerta, trabaja la tierra, suele andar en moto). No obstante su aspereza, esas manos curtidas tienen el don de provocar el vuelo de un pincel chino sobre una hoja. Mientras el pincel se desplaza en una aguada, Berger reflexiona sobre la naturaleza del dibujo. A diferencia de la escritura, piensa, el dibujo tiene más que ver con la neutralización del yo y el desapego. En la observación constante del modelo, se trate de un rostro o de un animal, es el modelo el que impone su esencia y desplaza el yo del creador que, de pronto, no es más que un transmisor de la fugacidad. Al dibujar, piensa, no se piensa en uno. El tiempo es otro. Este libro habla de eso, de lo transitorio que es todo, pero sin embargo –-cabe repetirlo– el estar acá nos exige un compromiso con nuestros semejantes. En efecto, Berger habla y reflexiona sobre el gran tema spinoziano: la ética. Lo que legitima que su escritura se alterne a lo largo del cuaderno con citas del filósofo que también dibujaba.

La nota completa acá.


Los dibujos de Pawla Kuczynskiego

* AVISO: según un commment llegado este post, “el caricaturista es nene” .

Vale la aclaración, ya que reposteé de otro sitio el breve texto introductorio que está abajo.

Leemos:

DOLOROSA IRONÍA…

UNA NUEVA CARICATURISTA POLACA ESTA CAUSANDO SENSACIÓN. VEAN POR QUÉ…

Algunas ilustraciones son muy fuertes y nos hacen reflexionar sobre lo que está pasando alrededor de nosotros.  Su nombre es Pawla Kuczynskiego.  Nacida en 1976 en Szczecin, se graduó de la Academia de Bellas Artes en Poznan,  especializandose en los gráficos.  Desde 2004 produce ilustraciones satíricas y hasta ahora ha recibido 92 premios y distinciones.  En 2005 recibió el Premio de la Asociación de Caricaturistas Polaco “Eryk”. Esta caricaturista recientemente descubierta tiene también un record de premios en  competiciones internacionales

*Clic en la imagen para agrandarlas.