Poesía de Sergio Ballouk

 

Infancia

sentimiento bruto

grito de alegría

sumo de la vida

lapidación de la rutina

peripecia que se realiza

en los caminos de la infancia

 

Comida

comida

placer infinito

tanta alegría que aburre

comida que engorda los ojos

y todos los poros de la boca

comida preparada, separada y servida

por manos

de mano en manos

comunión que hace bien al santo

y a su buen plato

por lo tanto, el fin de mi llanto

sigue el camino de la barriga

entonces coma, amor de mi vida

reparta conmigo esa intención

y mi devoción a los orixás

[*orixás: “personificaciones o deidades de las fuerzas de la naturaleza en los ritos religiosos afrobrasileños” (dicc. Larousse)]

 

Soplo de piedras

la poesía es un soplo de piedras necesario

es la victoria de los anticuerpos

en el combate a la calcificación de los sentimientos

por lo tanto

no te extrañes si me ves

soplando piedritas por ahí

 

Estatuas

cuántas estatuas de bandidos

comandantes de exterminios

capitanes de monte? ¿Cuántas?

 

cuántos nombres de ricos en calles

plazas y viaductos, de gente

a la que no le gustaba a la gente? ¿Cuántos?

 

cuántos podridos por dentro

podridos en pie, como si en pie

resbalaran las tropas y el veneno? ¿Cuántos?

 

cuántos todavía nos están viendo

aguardando el mejor momento

de entrar en una estatua de bronce? ¿Cuántos?

 

 

* Más poemas de Sergio Ballouk (parte del proyecto de traducción de poesía contemporánea de Brasil) en el blog de Esteban Moore.