Se me caen dos ídolas: las #PussyRiot apoyan a un magnate petrolero para futuro presidente de Rusia

Respecto a las músicas (y ahora “activistas”) rusas de la banda punk Pussy Riot, encarceladas por Vladimir Putin -tema que hemos seguido desde este blog-, leemos (azorados) ahora:

Las dos jóvenes consideran que la amnistía de la que se han beneficiado, aprobada por el Parlamento con ocasión del vigésimo aniversario de la Constitución rusa, no es un acto de humanismo, sino resultado de las presiones rusas y occidentales en vísperas de los Juegos de Invierno de Sochi.

“¿Por qué ahora? Se acerca la Olimpiada. Putin no quiere que su proyecto preferido se venga abajo por una gente que está en la cárcel, cuando es tan fácil liberarlos”, apuntó Tolokónnikova.

En su opinión, cuanto concluyan los Juegos a finales de febrero se reanudarán los procesos judiciales contra los opositores detenidos en las protestas de mayo de 2012, por lo que pidieron a Occidente que los boicotee.

“Después de Sochi, seguramente habrá una mayor represión. No estoy de acuerdo con los que dicen que estamos viviendo una etapa de deshielo” debido a la amnistía, abundó.

Las jóvenes expresaron su admiración por el magnate petrolero Mijaíl Jodorkovski, indultado hace una semana por Putin tras cumplir más de diez años de cárcel y cuando faltaban unos meses para que agotara su condena.

“Es importante para nosotros, ya que es una persona muy fuerte, un ser humano increíble que sufrió una experiencia carcelaria mucho más larga y dura que nosotros”, dijo Tolokónnikova, quien lo “propuso” como futuro presidente de Rusia.


Libres, las #PussyRiot; anuncian que incursionarán en la política

Leemos hoy en La Jornada:

Aliojina y Tolokonnikova aseguran que lucharán por sus compañeras en prisión

Libres, las Pussy Riot; anuncian que incursionarán en la política

Si hubiera podido, renunciaría a aceptar la compasión de Putin, dice una de las excarceladas

032n1mun-1

Juan Pablo Duch
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 24 de diciembre de 2013, p. 32

Moscú, 23 de diciembre.

Nadezhda Tolokonnikova y Maria Aliojina, integrantes del grupo Pussy Riot que criticaron al presidente Vladimir Putin al cantar una oración punk en la principal catedral ortodoxa de Moscú, obtuvieron este lunes su libertad.

Favorecidas con la reciente amnistía aprobada con motivo del vigésimo aniversario de la Constitución, las muchachas salieron de la cárcel apenas unos meses antes de que terminara su condena a dos años de prisión.

Tanto Tolokonnikova como Aliojina, en sus primeras declaraciones a la prensa, adelantaron que piensan dedicarse a la política y, solidarias como son, a la defensa de los derechos humanos de sus compañeras que permanecen en prisión.

“Tengo muchas ganas de trabajar –declaró Tolokonnikova–; con mi salida de la cárcel empieza todo por cuanto hay muy poca diferencia entre ser libre y no libre en Rusia, un Estado autoritario. La liberación recae sobre mi persona como un peso de responsabilidad, entre otros motivos por las personas que permanecen detrás del muro, aquí (en Siberia) y en Mordovia”.

Aliojina se pronunció en el mismo sentido: Seguiré pendiente de mis compañeras en el centro de reclusión de Nizhny Novgorod; debe ser escuchada la voz de las mujeres que se alzó contra la violación de sus derechos laborales.

Y preguntada sobre su acción en el templo, Aliojina respondió que no terminaron de cantar su oración. Hay que escucharla completa, no sólo una parte, reviró en alusión a un vocero de la Iglesia ortodoxa que expresó hoy la esperanza de que las activistas, al obtener la libertad, se arrepientan.

A pesar de tener mucho antes derecho a conseguir la libertad condicional, por ser ambas madres de hijos pequeños y por haber cumplido más de la mitad del plazo de privación de la libertad de la sentencia en su contra, los jueces rechazaron varias veces concederles ese beneficio.

Una y otra vez, las autoridades penitenciarias emitían dictámenes negativos, en los cuales consideraban que no había razones para ponerlas en libertad condicional, dado que no habían dado muestras de enmendar las causas por las cuales las condenaron porvandalismo.

En cambio, sí salió en libertad condicional la tercera participante en elperformance identificada, Yekaterina Samutsevich, en un intento de las autoridades por sembrar la discordia entre las muchachas.

Tanto el Kremlin, a través del sistema penitenciario federal, como la Iglesia ortodoxa rusa, por medio de sus voceros, querían que las activistas se reconocieran culpables y solicitaran el indulto, lo que Tolokonnikova y Aliojina rechazaron siempre, sufriendo un duro castigo en consecuencia.

Ellas se disculparon ante los creyentes que pudieran haberse sentido ofendidos, pero insisten en que no era esa su intención y en que su performance tuvo un carácter esencialmente político.

Interpretaron, en el altar de la catedral de Cristo Redentor, una oración punk, acompañada de movimientos gimnásticos que simulaban una suerte de danza ante el azoro de unos cuantos beatos, en la cual pedían a la Virgen María, madre de Dios, líbranos de Putin, en vísperas de que el actual mandatario, candidato en aquel entonces para un tercer periodo presidencial, volviera al Kremlin.

El afectado dijo recientemente que sólo sintió lástima por las muchachas en la medida que denigraron la dignidad de la mujer, porque se pasaron de la rayaen su acción de protesta. Antes, Putin acuñó una frase acorde con su forma de gobernar: Se ganaron sus dos añitos, de cárcel, se entiende.

Alejadas de Moscú y de sus familias, Tolokonnikova y Aliojina sufrieron el desprecio de las autoridades penitenciarias. La primera se declaró en huelga de hambre por las amenazas de muerte que recibió de los responsables de su centro de reclusión en Mordovia y por las condiciones infrahumanas en que se encontraban las prisioneras.

Aliojina barajó la posibilidad de rechazar la amnistía, pero desistió por las amenazas que recibió de las autoridades penitenciarias, dijo hoy. Si hubiera podido, renunciaría a aceptar la compasión de Putin. En mi opinión, esta amnistía es una profanación, una burla, señaló la activista.


La #PussyRiot María Aliójina sale en libertad

Leemos hoy en LaVanguardia:

Imagen 1La integrante del grupo punk cumplía su pena en una prisión de la región de Nizhni Nóvgorod, a unos 400 kilómetros al este de Moscú

Nadezhda Tolokónnikova y María Aliójina, dos de las integrantes del grupo de rock-punk Pussy Riot que cumplían dos años de cárcel condenadas por “gamberrismo motivado por odio religioso”, han salido en libertad este lunes tras beneficiarse de la amplia amnistía que el presidente ruso, Vladímir Putin, envió a la Duma y que ésta aprobó la semana pasada.

Según sus abogados, Aliójina, abandonó la prisión en la provincia de Nizhni Nóvgorod poco después de las nueve de la mañana. Luego lo confirmó el activista Piotr Verzílov, marido de la otra Pussy Riot encarcelada, Nadezhda Tolokónnikova. “Hacia las 09:10, hora de Moscú, Masha salió del penal.

Ahora viaja con su abogado Piotr Zaikin en coche hacia la estación de tren, desde donde viajará a Moscú”, ha explicado a la agencia Interfax. “Todos los documentos están firmados y formalizados”, ha subrayado, por su parte, Zaikin.

Tolokónnikova, que estos últimos meses estaba recluida en el hospital de una cárcel de Krasnoyarsk (Siberia), a la que fue trasaladada tras dos huelgas de hambre en otra prisión, ha quedado libre por la tarde.

Tras salir de la cárcel, Tolokónnikova ha dicho a la televisión rusa que sigue teniendo la misma opinión del presidente Putin, que la amnistía es “una profanación” y un “ejercicio de imagen” del Kremlin. Y ha añadido que si le hubiesen dejado opción, habría rechazado la amnistía.

Aliójina tampoco quería dejar la cárcel, ha asegurado su amiga y activista Tasilla Poliakova al canal de televisión Dozhd. Según Poliakova, Aliójina teme por la suerte de una compañera de presidio que ha recibido amenazas de la dirección de la prisión. Aliójina preguntó a Poliakova por los “medios legales” para saltarse la amnistía, siempre según esta última.

El miércoles pasado, la Duma dio luz verde a una nueva ley de amnistía con motivo del 20 aniversario de la Constitución rusa, que se cumplió el 12 de diciembre.

(…)


Integrante de Pussy Riot fue enviada a cárcel en Siberia

130924070420_tolokonnikova_pussy_riot_304x171_reuters* http://www.bbc.co.uk/mundo/ultimas_noticias/2013/11/131112_ultnot_pussy_riot_enviada_a_siberia_ch.shtml

Una de las integrantes de la banda de punk ruso Pussy Riot que está cumpliendo una sentencia de dos años por una protesta contra el presidente Putin, ha sido trasladada a una cárcel en la Siberia.

“(Nadezhda) Tolokónnikova ha llegado a la región de Krasnoyarsk, donde cumplirá el resto de su condena”, anunció Vladímir Lukin, Defensor del Pueblo ruso a la agencia Interfax.

La información fue proporcionada luego de que sus familiares denunciaran no saber su paradero.

Nadezhda Tolokonnikova se declaró en huelga de hambre para protestar por las condiciones del centro de reclusión en el que estaba, en el centro de Rusia.

El traslado a la remota región de Siberia la deja mucho más lejos de su marido y su hija, que viven a miles de kilómetros en Moscú.

Las autoridades rusas afirman que la medida es para ayudar a su “resocialización”, ya que Tolokonnikova está formalmente registrada como residente del extremo norte.

*   *   *

* http://spanish.ruvr.ru/2013_11_10/Nadia-antes-de-Pussy-Riot-6507/

Nadia antes de Pussy Riot

Imagen 1

El pasado 7 de noviembre Nadia Tolokónikova, una de las integrantes del grupo punk Pussy Riot, cumplió veinticuatro años. Pero en vez de regalos o llamadas de sus seres queridos, incluida su hija de cuatro años, recibió como único obsequio el nuevo destino donde va a pasar los próximos meses entre rejas.

 “La guapa” de las Pussy Riot, como la llaman por ahí, que se atrevió a desafiar al presidente Putin con una performance en la catedral de Cristo Salvador, lleva ya recorridos unos cuantos miles de kilómetros desde que la encerraron en marzo de 2012, acusada de gamberrismo incitado por odio religioso. De Moscú a la cárcel de Mordovia, de Mordovia a Krasnoyarsk. En un balance superficial se podría decir que Nadia ha ido de mal en peor, si tenemos en cuenta que el este de Siberia no es el mejor destino para pasar un invierno acogedor. Sin embargo, parece que esta última cárcel, en Krasnoyarsk, es un penal para presos primerizos con medidas más “suaves”.

El cambio ha sido gracias a que Nadia ha vuelto a levantar la voz, esta vez con una carta escrita el 23 de septiembre a la administración. En ella denunciaba las condiciones que sufren las presas y explicaba su decisión de comenzar una huelga de hambre a modo de protesta.

Pero su padre, Andréi Tolokónikov, cuenta a La Voz de Rusia que “aunque era una niña obediente, mostraba una gran fuerza interior”. Con tan solo cuatro años, Nadia se “independizó” de su padre cuando le dijo: “Papá, nunca me obligues a hacer algo”, una máxima que Andréi interpretó como una especie de declaración de independencia. Desde entonces, el padre de esta revolucionaria confiesa que solo ha intentado motivarla y potenciar su personalidad para sacar lo mejor de ella. “Ya cuando era niña, su fábula favorita trataba de un cordero que embestía un roble. Ahora es ella quien lucha contra ese árbol”, explica su padre al referirse al activismo político que su hija promulga.
Imagen 2

La joven Nadezhda dio las primeras muestras de desacuerdo público cuando en 2004 se hizo oficial la polémica sentencia a Mijaíl Jodorkovski, un oligarca ruso condenado por evasión fiscal al que le ha acompañado un proceso judicial criticado en el extranjero.

Pero su padre afirma que todo empezó cuando se trasladó a Moscú: “Allí se matriculó en Filosofía en la Universidad Estatal y formó parte del grupo de arte urbano Voiná (en ruso, guerra) en 2006”. Piotr Verzílov, el marido de Nadia, y ella fueron miembros de Voiná desde sus primeras etapas, vivían con el resto de integrantes de manera ilegal en un garaje. Sin embargo, se separaron a finales de 2009 para formar su propio grupo Pussy Riot. Voiná realizaba acciones fundamentadas en el arte conceptual, un movimiento que surgió con las revueltas de Mayo del 68 cargado de crítica política y que antepone la idea de lo que se quiere expresar a la realización estética. De hecho, Andréi cuenta que las mayores influencias de Nadia son muchos artistas conceptuales moscovitas, pero destaca al creador y escritor soviético Dmitri Prigov, al autor de performances ucraniano Oleg Kulik o al filósofo esloveno Slajov Zizek.

Imagen 3Sin embargo, lejos de su fin artístico, las acciones de Pussy Riot, nacido como respuesta al retorno de Putin a la esfera política en 2011, han sido tachadas de blasfemas, a pesar de que su objetivo no era sino denunciar la política del Kremlin.

Seguramente, cuando Nadia se puso el pasamontañas más famoso de la historia, aquel 21 de febrero, para rezar la “oración-punk” que pedía a la virgen María que se llevara a Putin, no se imaginó que terminaría a 4400 kilómetros de su hogar. Sin embargo, a la pregunta de si este castigo calmará la batalla que sostiene esta joven, su padre Andréi contesta con un rotundo: “No”.

Nota: Las opiniones expresadas por el autor no necesariamente coinciden con los puntos de vista de la redacción de La Voz de Rusia.

Sandra Maldonado

El artista ruso Piotr Pavlensky clava su escroto en la Plaza Roja de Moscú

Imagen 1Leemos hoy:

Performance sobre la apatía y el fatalismo de la sociedad rusa

El artista ruso Piotr Pavlensky clava su escroto en la Plaza Roja de Moscú

Juan Pablo Duch
Corresponsal

Moscú, 10 de noviembre.

Quienes acudieron este domingo, sobre la una de la tarde, a la Plaza Roja, pudieron ver lo que menos se esperaban: un hombre desnudo que, ante el asombro de los presentes, se sentó y clavó su escroto entre los adoquines del sitio más emblemático de Moscú.

De esta forma, la fecha en que los policías celebran su fiesta profesional en Rusia, el artista Piotr Pavlensky llevó a cabo un inusual performance con el título de Fijación (www.youtube.com/watch?v=Uoi1F-4etMA).

La policía, poco después de comenzar la protesta, acordonó la zona y cubrió al controvertido artista con una sábana, hasta que una ambulancia –hora y media más tarde– se lo llevó a un hospital.

En una declaración para la prensa, Pavlensky explicó: El hombre desnudo mirando sus testículos clavados puede considerarse una metáfora de la apatía, la indiferencia política y el fatalismo de la sociedad rusa contemporánea.

Originario de San Petersburgo, este vanguardista afirma que la sociedad deja de actuar, no por los abusos de las autoridades, sino la fijación de sus derrotas y pérdidas la clava cada vez más a los adoquines del Kremlin, haciendo de la gente un ejército de títeres apáticos, que pacientemente esperan su triste destino.

Pavlensky es categórico: ahora que las autoridades convierten el país en un enorme centro de reclusión, saquean al pueblo y destinan cada vez más dinero para enriquecer e incrementar el número de policías y de otros elementos de las fuerzas de seguridad, la sociedad tolera las arbitrariedades y, al olvidar su superioridad numérica, contribuye con su falta de acción a acercar el triunfo del Estado policial.

No es la primera vez que este artista se autolesiona: en mayo pasado, para simbolizar la indefensión del hombre frente a un represor sistema legislativo, se acostó desnudo y enrollado en alambre de púas frente a la entrada a la sede de la asamblea parlamentaria de San Petersburgo.

Y en solidaridad con las integrantes del grupo Pussy Riot encarceladas, Nadezhda Tolokonnikova y Maria Aliojina, en julio de 2012, se cosió la boca y se paró junto a la Catedral de Kazán, en San Petersburgo, con un cartel en el cual se leía: La actuación de las Pussy Riot fue una recreación de la conocida acción de Jesucristo (Mt. 21:12-13).

* Y acá un breve video (el link de la nota no funca).


Nadezhda Tolokonnikova, de #PussyRiot, desaparecida

Leemos en La Vanguardia:

La-componente-del-grupo-punk-P_54353788540_51351706917_600_226Tolokonnikova se encuentra en paradero desconocido desde hace diez días, cuando supuestamente fue trasladada desde una prisión de Mordovia a otra cárcel

Madrid. (EUROPA PRESS).- El marido de la miembro de Pussy Riot Nadezhda Tolokonnikova, Piotr Verzilov, ha denunciado que su mujer se encuentra desaparecida desde hace diez días, cuando supuestamente fue trasladada desde una prisión de Mordovia a otra cárcel en una ubicación desconocida después de denunciar abusos en prisión.

“Quieren aislarla del mundo exterior”, ha explicado Verzilov en declaraciones al portal estadounidense Buzzfeed y ha señalado que la decisión de trasladar a Tolokonnikova procede de las altas instancias de Moscú.

El marido de la miembro de Pussy Riot ha recordado que ésta aún está débil debido a las dos huelgas de hambre en las que se ha embarcado para denunciar las condiciones en las que se encontraba encarcelada y ha acusado a las autoridades rusas de castigarla por su actitud de protesta.

La última confirmación de su ubicación se produjo el 21 de octubre, cuando partió en tren desde Mordovia y tres días después, el 24 de octubre, fue vista por otro pasajero cuando el tren llegó a la ciudad de Cheliabinsk, en los montes Urales.

La joven miembro de Pussy Riot está cumpliendo una pena de dos años de prisión por irrumpir en 2012 en la principal catedral ortodoxa de Moscú para interpretar una oración punk contra el regreso al Kremlin del actual presidente ruso, Vladimir Putin.

Tolokonnikova inició a finales de septiembre una huelga de hambre en protesta por las pésimas condiciones que afrontaba en la prisión de Mordovia.

Posteriormente, aseguró que había sufrido amenazas de los guardias del centro por denunciar su situación.

Tras su estancia en el hospital de la cárcel, Tolokonnikova anunció que retomaba su ayuno porque las autoridades penitenciarias rusas habían decidido volver a enviarla a su celda pese a que le habían prometido previamente que la dejarían en el módulo hospitalario o la cambiarían de centro.

En una aparente respuesta a su nueva huelga de hambre, el Servicio Federal de Prisiones confirmó el 21 de octubre que Tolokonnikova sería trasladada a otro centro penitenciario. Además, indicó que la información sobre su nuevo destino carcelario sería comunicada a uno de sus familiares en el plazo de diez días, plazo que ya se ha cumplido.

 

* La noticia en Infobae.


Trasladan a otra prisión a la integrante de las Pussy Riot que está en huelga de hambre

Leemos en 20minutos.es:

Nadezhda, de 23 años y madre de un niño, fue trasladada sin aviso previo.

“No se sabe dónde está”, asegura su abogada.

Está en huelga de hambre y denunció las condiciones de la cárcel.

Nadezhda Tolokónnikova, integrante del grupo punk ruso Pussy Riot y condenada a dos años de cárcel, fue trasladada a otra prisión, después de haber hecho una huelga de hambre, informaron los servicios penitenciarios rusos.

“Tolokónnikova ha sido trasladada de (la prisión) IK-14” de la república de Mordovia a otro penal, informó un portavoz de los servicios penitenciarios, citado por agencias rusas, sin especificar el nuevo lugar de reclusión.

La abogada de la chica, Irina Jrunóva, informó de que tenía planeado encontrarse con Tolokónnikova en la prisión, pero no le fue posible. “Nadia (diminutivo de Nadezhda) ya no está en la prisión. Cuando llegué, el fiscal me cogió de sorpresa al informar que Tolokónnikova no se encontraba. Le dijeron que había sido trasladada pero no sé sabe a dónde”, dijo.

Tolokónnikova reanudó la semana pasada su huelga de hambre alegando que las autoridades rusas habían incumplido su promesa de trasladarla a otro penal.

Según su marido, Piotr Verzílov, Tolokónnikova fue trasladada el pasado jueves del hospital en el que estaba en tratamiento al mismo penal en que estaba antes de ser hospitalizada por la huelga de hambre, que comenzó en protesta por las condiciones de reclusión.

El pasado 23 de septiembre, la chica denunció en la prensa rusa graves casos de violencia en la prisión IK-47 de Mordovia, donde cumple una pena de dos años, y se declaró en huelga de hambre.

Poco después fue trasladada a una celda de aislamiento por cuestiones de seguridad, tras denunciar amenazas de muerte, y más tarde a la enfermería del penal.

En su carta, Tolokónnikova, de 23 años y madre de un niño de 5, denunció los abusos, los malos tratos y las torturas a los que son sometidas las internas y también las amenazas de muerte por parte de la administración de la cárcel.

Tolokónnikova, Aliójina y Yekaterina Samutsévich, las integrantes de Pussy Riot, ésta última en libertad condicional desde octubre del año pasado, fueron condenadas a dos años de cárcel por “gamberrismo motivado por odio religioso”, tras escenificar en febrero de 2012 una plegaria “punk” en el principal templo ortodoxo ruso, en Moscú.

Las Pussy Riot mantienen su inocencia e insisten en que su acción en la catedral de Cristo Salvador de Moscú tenía fines políticos y no estaba dirigida contra los creyentes ortodoxos.