#Poesía: Paul Celan

* Breve selección de poemas de Paul Celan, que originalmente iban a acompañar la nota que se publicó hoy en “Radar libros”, a propósito de la reciente publicación de una antología poética por parte de Alción Editora.

El declive

Junto a mí vives tú, igual que yo: como una piedra

en la mejilla hundida de la noche.

Oh este declive, amada, donde rodamos sin cesar, nosotros piedras,

de arroyo en arroyo.

Más redondas cada vez. Más parecidas. Más extrañas

Oh este ojo ebrio

que deambula aquí como nosotros y de cuando en cuando nos mira absorto.

Habla también tú

Habla también tú, habla como el último, di tu sentencia.

Habla.

Mas no separes el no del sí.

Dale sombra suficiente,

dale tanta

cuanta sabes distribuida en torno tuyo entre la medianoche y el mediodía y la medianoche.

Mira alrededor:

mira cómo cobra vida por doquier. ¡En la muerte! ¡Viva!

Verdad habla el que sombras habla.

Mas ahora se encoge el sitio donde estás parado: ¿Hacia dónde ahora, despojado de sombras, hacia dónde? Escala. Palpa arriba.

¡Más delgado te vuelves, más irreconocible más fino! Más fino: un hilo,

por el que quiere bajar, la estrella:

para nadar abajo, abajo,

donde se ve relumbrar; en el oleaje de las palabras errantes.

A la altura de la boca

A la altura de la boca, palpable: tumor sombrío.

(No necesitas luz, buscarlo, sigues siendo el hilo de nieve, retienes

tu presa.

Ambos cuentan:

lo tocado y lo intocado.

Amos hablan con culpa del amor, ambos quieren ser y morir.)

Nervaduras, brotes, pestañas.

Parpadeantes, ajenas al día. Vaina, abierta y real.

Labio sabía. Labio sabe. Labio lo calla hasta el final.