“Técnica del poema social” (Alejandro Rubio)

Técnica del poema social

 

Cuando Pángaro escancia en copas de bacará

un líquido de lo mejor, la historia vuelve como una ola

de naufragio a pedir cuentas, molesta como un pariente pobre.

El tema es la ciudad, siempre, el centro y sus barrios

con sus casas endebles y sus maniquíes tersos

en las vidrieras donde la mercancía muestra su cara insolente

y su promesa de libertad, y en el juego entre esos goznes

se juega, valga la redundancia, el acierto de una visión

que se adhiere y a la vez juzga:

desde el podio de la consumación de la lucha.

Palabras comunes y tiernas,

un tranvía o colectivo, canillitas,

compañeras prostitutas con las medias corridas.

Se termina con un mensaje de esperanza,

soplo vago que anima al muñeco

y lo reúne con el niño en convivio.

Se puede o no agregar un animal explotado:

eso rinde, pero se presta a la parodia.

Lo durable es esa voz recitativa que en la peña

por la garganta de una joven maestra se dirige entre dos truenos

de zamba a los vecinos que sosteniendo empanadas

y vasos de vino carlón se

identifican, aburren, identifican.

 

Alejandro Rubio, Sobrantes, Bs. As., Gog y Magog, 2008, p. 46.


“Contadores de historias” (John Berger)

CONTADORES DE HISTORIAS

 

Escribiendo

acurrucados junto a la muerte

somos sus secretarios

 

leyendo a la luz de la vida

completamos su libro mayor

 

donde termina ella,

colegas míos,

empezamos nosotros, a ambos lados del cadáver,

 

y cuando la citamos

lo hacemos

sabiendo que la historia está a punto de acabar.

 

John Berger, Páginas de la herida, Madrid, Visor, 2003 [ed. original 1995], p. 58.


Video: Entrevista a Noé Jitrik

* Más info sobre Limbo, novela de Noé Jitrik, en la página de la editorial Final Abierto.

Publicado el 8 sep. 2017

Entrevista realizada por DFW para la Editorial Final Abierto

Cámaras: Damián Picardi y Gabriel Kosiner
Dirección y Edición: Damián Picardi
Postproducción de imagen: Gabriel Kosiner
Diseño de sonido y música: Javier Guerra
Producción general: Alejandra Correa
Producción de contenido: José Henrique


“El viejo León y Natalia en Coyoacán” (Paulo Leminski)

 

El viejo León y Natalia en Coyoacán

 

esta vez no tendrás nieve como en Petrogrado aquel día

el cielo va a estar limpio y el sol brillando

vos durmiendo y yo soñando

 

ni sacos ni cosacos como en Petrogrado aquel día

apenas vos desnuda y yo como nací

yo durmiendo y tú soñando

 

no tendrás más multitudes gritando como en Petrogrado aquel día

silencio en los dos murmullos azules

yo y vos durmiendo y soñando

 

nunca más habrá un día como Petrogrado aquel día

nada como un día yéndose y el otro viniendo

vos y yo soñando y durmiendo

 

* Poema que cierra la biografía de León Trotsky escrita por Leminski.

** En Paulo Leminski, Leminskiana. Antología variada, Bs. As., Corregidor, 2006, p. 167.


Una poesía, y fragmentos de otra, de Héctor Yánover

* El pasado 24 de marzo subí un par de poemas de Héctor Yánover. Debido a la cantidad de visitas, comentarios y pedidos que me llegaron –vía el blog y otros “canales”– subo, “a pedido del público”, un par más.

 

He de volver

He de volver…

habrá una cuerda tensa

con ropa en la azotea,

atosigados músicos

blasfermarán histéricos,

una mano de hielo

saludará la luna,

con sangre de harina

dará vuelta al planeta,

una nota del réquiem

impulsará el cortejo,

sobre un mármol dirá:

‘eternamente a tu memoria’;

y todos ignorarán,

que alguna vez partí.

 

II

He de volver…

un rostro de mil rostros

tendrá a su cargo el rito

de repartir boletos.

Postales bucólicas

por ventanillas cárdenas,

cardillares con restos

de almuerzos de caranchos.

(De la bombarda a la bazooka;

han muerto mil millones de soldados.)

Paisajes abigarrados

a ciento veinte kilómetros por hora,

roquedales y prados,

niños muertos,

hombres cansados,

muros de pequeños,

olvidados, inhóspitos cementerios;

donde yacen los pequeños moradores

del último cruce que dejamos.

He de volver

y al llegar;

oh, ya habré partido…

 

[del libro Hacia principios del hombre, 1951]

 

* * *

 

 

XII

Y ahora, ¿dónde está el tiempo?

Lo busco entre las manos que en el agua,

por encima del agua, en el aire;

tropezando y a ciegas, lo buscaban.

Y no hay allí sino una mancha húmeda.

¿Qué hice de sus manos sino esta profundidad insatisfecha?

Rosa que sembré en el salitre,

nervio que corté de un tajo.,

palabra que ahogué en el viento.

¿Dónde tumbar la frente ahora, en qué regazo?

¿Viviré para verme en un mundo maduro

caminando en un tiempo que me pertenece?

¿Donde la rama será mía, mío el fruto y

míos los aires que lo mecen?

¿Dónde estás

tiempo tan puro

como una mano quieta en el sollozo?

¿Dónde estás,

tiempo mío tan puro

como una mano quieta en la noche?

 

XIII

Venga a mí el poder de decir lo que siento

Venga a mí el poder de atrapar la palabra

-dilecta hija de la magia y de los sufrimientos-

la que anduvo por mesas de borrachos

y se demoró de noche junto a los barcos del puerto.

Cuando callan los perros y se oculta la luna,

cuando mueren los hombres en los sueños profundos,

cuando huyen las ciudades y los árboles, todo,

la palabra se arrastra sobre el mundo

y persigue sus ecos silenciosos,

sus lamentos fatales.

Es la palabra todo lo que existe en la tierra,

más allá está el silencio, la locura, la muerte.

Yo soy pura palabra,

cruel amor con que espero

defenderé mi carne cuando sueñe en la nada.

 

[del libro Las estaciones de Antonio, 1973]

 

* en Héctor Yánover, Antología poética [Poetas argentinos contemporáneos 10], Bs. As., FNA, 1996, pp. 21-22, 78-79.


El tiempo según Arno Schmidt

[…] / Clarividencia, sueños premonitorios, second sight y la errónea interpretación de estos fenómenos incuestionables: el error fundamental siempre consiste en considerar al tiempo como  una línea recta de números en la que no puede tener lugar otra cosa que no sea una sucesión. ‘En realidad’ habría que representarlo por medio de una superficie en la que todo existe ‘simultáneamente’; porque el futuro ‘ya’ está desde hace rato (el pasado ‘todavía’ está) y en los estados excepcionales antes mencionados (¡que, no obstante, son ‘naturales’!) precisamente ya se puede percibir. Si a partir de esto los intérpretes devotos empiezan a soñar enseguida con una ‘acertada prueba de un alma inmortal’, habría que señalarles que se limiten a la constatación de que el espacio y el tiempo están justamente construidos de manera mucho más complicada de lo que nuestros sentidos y cerebros simplificantes (biológicamente suficientes) pueden captar. / […]

 

 Arno Schmidt, Paisaje lacustre con Pocahontas / Los desterrados, Bs. As., El cuenco de plata, 2013, p. 19.

 


29 de junio: presentación de “Limbo”, novela de Noé Jitrik

Más info sobre el libro, en la página

de la editorial Final Abiertohttp://finalabiertoweb.com.ar/libro-limbo.html