Zumbi, el Espartaco negro

En mi paso por Pelourinho encontré una estatua de quien fue (es) una leyenda en el Brasil, símbolo nacional de la resistencia de los oprimidos: Zumbi dos Palmares.

Nacido a mediados del siglo XVII, en el año 1655, Zumbi vivió libre (en Alagoas en el Quilombo de Palmares), en una serie de comunidades independientes que se habían asentado allí, tras huir de las fazendas portuguesas (donde se utilizaba el trabajo esclavo, por ejemplo, en las plantaciones de caña de azúcar); pero fue capturado y esclavizado por los portugueses.
Apenas era un adolescente.
Zumbi escapa y lucha con los suyos. Resiste. Obtiene resonantes triunfos en los enfrentamientos, en una suerte de “guerra de guerrillas”. No pacta con el invasor colonial. Finalmente, traicionado, será atrapado en una emboscada y muerto en 1695 (y su cabeza exhibida en la plaza pública de Olinda, en Recife, con el objetivo de demostrar la falsedad de la leyenda popular que lo creía inmortal, y atemorizar así preventivamente ante potenciales nuevas rebeliones).
La represión contra el Quilombo continuó.
Zumbi, como queda dicho, es un símbolo de lucha: desde 1995, la fecha de su muerte (20 de noviembre) se adoptó como el Día de la Conciencia Negra; y, un gran músico Jorge Ben Jor lo homenajearon con su arte…

***

Van entonces las versiones de Caetano Veloso (quien incluyó el tema en su disco Noites do norte –y luego puso este tema en su show, en una seguidilla de temas que hablan de la esclavitud y la opresión contra los negros: “Noites do norte”, “Haití”, “13 de mayo”–); y luego la del mismo maestro, Jorge Ben, de “Zumbi”.

* Y acá, una versión “video clip” de Jorge Ben, en 1977, para “Fantastico”.