#Poesía | “Apenas vida” (Ida Vitale)

Apenas vida

 

Cada día es un rayo cegador

hundido en la tierra,

cada instante una perdida gota.

Noche a noche algo cambia

por una insignia oscura,

una pluma ya inútil para el vuelo.

Como lluvia que cae

por los techos,

la vida va bajando

por caminos quebrados,

perdiendo su olor de ayer, salvaje,

su candor de creerse

desatada y radiante y duradera.

No es raro

que una paciencia amarga

suela cubrirnos

como una triste tierra anticipada.

 

ida-vitale-575x3232Ida Vitale, Sueños de la constancia, México D.F., FCE, 1994 [ed. original 1988], p. 142.


#Poesía | “No dicen, hablan, hablan” (Ida Vitale)

No dicen, hablan, hablan

 

No dicen, hablan, hablan*

‘Quienes hablan no saben,

quienes saben no hablan.’

 

Heraclitano fluir insiste:

‘no saben, los incrédulos,

ni escuchar, ni decir’.

 

La perfección acaso rige

la distancia que aleja

lo real palabra de lo real objeto.

 

Muere el mundo de olvido.

Puede en cambio repetir ferino

el plenilunio del error ajeno.

 

¿Poema o sólo cánope?

¿Verdad esplendorosa o recipiente

de vísceras ajenas?

 

Como sobre remordimientos,

por la inquietud, de constante olvidada:

¿es destino o es incauta deriva?

 

Un grave frío cruza el sentir

que se ha creído mágico:

su brasa no transmite, inútil.

 

Y entonces el techo no existe,

nos devuelve la noche de siglos,

el hueco terrible primero: el silencio.

 

* Octavio Paz

 

ewi121012Ida Vitale, Sueños de la constancia, México D.F., FCE, 1994 [ed. original 1988], pp. 53 y 54.