“Memorándum interno” (Darío Canton)

Captura de pantalla 2015-09-24 a la(s) 12.53.35

Buenos Aires, 20.04.2009
 
Memorándum interno
 
 
De: Departamento Publicidad
A: Sección Fúnebres
Asunto: Proyectos de aviso (elegir uno)
 
Alternativa 1
Quien no aparece
en Fúnebres
de La Ración
no es.
 
Alternativa 2
Para ser
no hay como salir
en Fúnebres
de La Ración.
reserve desde ya
su espacio.
 
Alternativa 3
Si Usted quiere ser
lo que se dice
verdaderamente ser
su nombre
no puede faltar
en Fúnebres
de La Ración.
Sea previsor.
Instruya a sus deudos.
Después
cuando es tarde
vienen las lamentaciones.
 
 
NOTA. Los lectores que voten por alguna de las alternativas recibirán un poema inédito autografiado en su domicilio. Dirigirse a dariocanton@yahoo.com con indicación de nombre y dirección.
 
hispamerica-revista-de-literatura-ano-xlii-numero-127-20459-MLA20190062346_112014-FRevista Hispamérica n°127 (2014), p. 65.

‘Panfletarias’, sábado 22hs en Temperley!

1011931_10151436383016143_1399927735_n

En esta oportunidad nos visitan Minima y Magnolia (desde la provincia de Córdoba), quienes se interrogan sobre aquel tiempo en el que aún no existían las “doñas instituciones”, ni las “señoras clases sociales”… ¿Pero es que no siempre existió el estado? ¡Sorpresa! Parece que alguna vez…estuvo todo al revés!! Y aunque a estas payasas no les interesa volver el tiempo atrás, tanto jugar con distintos personajes se torna peligroso….como si aparecieran demonios que se encarnan en sus narices, más allá de su propia voluntad, sin respetar sus fronteras de clase. Humanas, contradictorias, ridículas, audaces. Buscando el añorado equilibrio entre la metáfora y la realidad, entre la poesía y el panfleto. Claro que son humanas y contradictorias, es decir, que siempre pueden fallar… siempre pueden triunfar.

Y después FIESTA! Música, bebidas y comidas, todo bien tobara, tobara! no te lo podes perder!

Temperley, 25 de mayo n° 31. A las 22:00 hs. (A una cuadra de la estación de Temperley).


Hoy: “Panfletarias” payasas que no se callan // jueves 20/06 19.30hs en 33 orientales 2035

FLYER-PANFLETARIAS2[1]

Minina y Magnolia se interrogan sobre aquel tiempo en el que no existían las “doñas instituciones”, ni las “señoras clases sociales”…¿Pero es que no siempre existió el estado? ¡Sorpresa! Parece que alguna vez… estuvo todo al revés!! Y aunque estas payasas no les interesa volver el tiempo atrás, tanto jugar con distintos personajes se torna peligroso…como si aparecieran demonios que se encarnan en sus narices, más allá de su propia voluntad, sin respetar sus fronteras de clase. Humanas, contradictorias, ridículas, audaces. Buscando el añorado equilibrio entre la metáfora y la realidad, entre la poesía y el panfleto. Claro que son humanas y contradictorias, es decir, que siempre pueden fallar…siempre pueden triunfar.

www.panfletariasclown.blogspot.com.ar


Samuel Beckett “nos habla de teología”…

Pero no voy a decir mucho acerca de aquel viaje de regreso, de sus furores y perfidias. Y dejaré en el silencio a los hombres malvados y los espectros que quisieron impedirme volver a mi casa, como Yudi me había ordenado. Pero de todos modos diré al respecto algunas palaras, con el objeto de edificar y de mejor disponer mi espíritu para la conclusión del relato. Empezaré por mis escasos pensamientos.

Algunos problemas de orden teológico me preocupaban singularmente. He aquí algunos:

1.° ¿Qué valor debe otorgarse a la teoría de que Eva salió, no de la costilla de Adán, sino de un tumor donde la espalda pierde su honesto nombre (es decir, en el culo)?

2.° ¿La serpiente reptaba o, como afirma Comestor, marchaba erecta?

3.° ¿María recibió por el oído, como afirman San Agustín y Abobardo?

4.° Cuánto tiempo nos hará vegetar aún el Anticristo?

5.° ¿Realmente tiene importancia con qué manos nos enjugamos el ano?

6.° ¿Qué pensar del juramento proferido por los irlandeses con la mano derecha sobre las reliquias de los santos y la izquierda sobre el miembro viril?

7.° ¿La naturaleza observa el descanso dominical?

8.° ¿Puede ser cierto que los diablos no sufren tormentos infernales?

9.° ¿Qué pensar de la teología de Craig?

10.° ¿Es cierto que san Roque de niño no quería mamar los miércoles ni los viernes?

11.° ¿Qué pensar de la excomunión de insectos en el siglo XVI?

12.° ¿Debe aprobarse la conducta del zapatero italiano Lovat, que se crucificó después de haberse castrado?

13.° ¿Qué diantre hacía Dios antes de la creación?

14.° A la larga, ¿la visión beatífica no debe resultar aburrida?

15.° ¿Debe ser cierto que el suplicio de Judas queda en suspenso los sábados?

16.° ¿Y si la misa de los muertos se dijera por los vivos?

Y me recitaba el hermoso Padrenuestro quietista, Padre nuestro que no estás en el cielo ni en la tierra ni en el infierno, no quiero ni deseo que tu nombre sea santificado, tú saber de sobra lo que te conviene, etc. La parte central y el final están muy bien.

 

Beckett_MolloySamuel Beckett, Molloy, Barcelona, Alianza/Lumen, 1969 (ed. original 1961), pp. 204-205.


“Panfletarias” ¿cuándo, dónde?

* Hoy y mañana, en el Centro Cultural y Deportivo “Obreros de Astarsa”

858270_432409290170695_291213404_o


“70 verbos” (Leo Maslíah)

70 VERBOS

Dormía, creo. Amanecí anhelando prosperar. Apetecía triunfar. Decidía jugar. Salí corriendo. Conduje volando, arriesgando morir. Calculé. Aposté, proyectando ganar. Logré empatar. Debí parar. Presumiendo, continué. Odié perder. Sufrí, recuerdo. ¿Habría podido acertar?, especulé. Supe olvidar. Recapacité. Elegí renacer. Resolví mejorar. Ansío aprender, ¿entendés? Sigo temiendo fracasar. Pretendo ir volviendo, regresar partiendo. Intentaré llorar, chillar, patalear: podría reventar. Estuve tratando. Desearía conseguir explotar. ¿Llegaré? Detesto alardear. Quiero probar. Terminaría diciendo: llueve.

 

Leo Maslíah, La buena noticia y otros cuentos, Bs. As., Ediciones de la Flor, 1996, p. 12.


“Aportes para un diccionario” (Leo Maslíah)

 

APORTES PARA UN DICCIONARIO

En su Tratactus logico –philosophicus, Ludwig Wittgenstein afirmó con razón que el lenguaje no se compone de palabras, sino de proposiciones. Observa, entre tantas cosas, que la gente construye frases con sentido aun cuando no tenga “la menor idea de cómo y qué significa cada palabra”, puesto que en verdad las palabras no tienen sentido fuera del de las proposiciones a las que pertenecen. Adhiriendo plenamente a este enfoque, considero por lo tanto que los diccionarios de palabras (como el de la Real Academia Española, por ejemplo) son una aberración lingüística, y que deben ser suprimidos. Un verdadero diccionario castellano sería aquel que tuviera en sus páginas todas las frases posibles que el idioma permite en cierto momento de su vida. Como segundo aporte a la construcción de ese diccionario, entonces (ya que el primer aporte son las frases de este mismo párrafo), lego a la posteridad la siguiente lista de enunciados:

 

¡Qué rica está la sopa!

Ayer hice el amor con tu mamá.

Siempre me olvido de traer la insulina.

La publicidad televisiva, en nuestro país, tiene un nivel excelente.

A mi casa con esos zapatos no entrás.

¿Cómo te llamás hoy?

Caminar es bueno para el corazón, aunque él no lo haga.

Rayos y centellas son realidades cotidianas para mí.

Tu marido cuenta sus intimidades con demasiada parsimonia.

Nadie es profeta en su tierra, pero un escultor tailandés jamás triunfará en Tanganyika.

No digas eso si sabés que todos te queremos mucho.

El telegrama colacionado te lo podés meter donde no te da la cama solar.

Tenés que cortar primero el cable rojo.

El castellano es un idioma que me permite, por ejemplo, decir esto.

 

Leo Maslíah, La buena noticia y otros cuentos, Bs. As., Ediciones de la Flor, 1996, pp. 126-127