Carta Abierta con Filmus y Tomada, el Frente de Izquierda con los docentes de Santa Cruz

Publico -tomado del blog de debates del IPS– la carta elaborada por la coordinación abierta de la Asamblea de docentes, intelectuales y artistas en apoyo al Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT), a propósito de la reciente Carta Abierta 9.

Este documento ha sido difundido ampliamente los últimos días, y publicado en varios blogs y otros sitios electrónicos. Este espacio de intelectuales, artistas y docentes también ha publicado el pasado 26 de junio una solicitada en el diario Página/12, dando su apoyo al FIT, y publicando en la misma una parte de las más de 500 firmas que se han reunido.

Hace pocos días se ha hecho pública una nueva declaración de Carta Abierta, que busca apoyar la fórmula kirchnerista de Daniel Filmus y Carlos Tomada en las próximas elecciones porteñas que se realizarán el 10 de julio. Contra el “modelo de ciudad” macrista, los intelectuales de Carta Abierta reivindican el “derecho” a una ciudad donde se exprese “la polifonía dispar de las lenguas que la habitan” y lo “indígena soterrado” en ella, reclamando que sea espacio de “la política pública” en las plazas y que sea un “lugar de la memoria”.

La memoria de estos intelectuales, no obstante, falla cuando se trata de las “plazas”: olvidan los episodios de fines del año pasado en el Parque Indoamericano, donde la política racista y represiva de Macri fue acompañada por la Policía Federal dependiente del gobierno nacional, con el saldo de tres compañeros asesinados; luego Aníbal Fernández se encargó de extorsionar en vivo y en cadena nacional a quienes reclamaran en las calles con la quita de planes municipales y nacionales. Carta Abierta olvida, también, que el hasta hace poco aliado clave del gobierno, Sergio Schoklender, estuvo entre las principales voces que pidieron la represión. No se trata de un olvido casual: los autores de la nueva Carta Abierta tienen que defender a un gobierno nacional que no muestra ningún empeño en que “la polifonía” que habita la ciudad tenga acceso a una vivienda digna. La carta denunciaba la “privatización de las riberas del Plata, limitándolas a coto para viviendas y consumo suntuarios” precisamente en las mismas horas en que el gobierno nacional reprimía la protesta de los vecinos contra el Vial Costero en Vicente López, una de las expresiones más extremas de esa privatización.

En la nueva Carta Abierta no hay lugar, tampoco, para señalar que la criticada “Buenos Aires gerencial” no comenzó con Macri, sino que viene de largo: la creación de la Corporación Puerto Madero y Buenos Aires Sur, la utilización de los fondos del Banco Ciudad para el pago de la deuda pública, la privatización y la formación de ‘cajas paralelas’ fue iniciada por los Grosso y los Domínguez, y continuada por los Telerman y los Ibarra—que hoy se presenta como “colectora” de los candidatos que defiende Carta Abierta. No hay lugar para destacar que esa misma “Buenos Aires gerencial” es “gerenciada”, hoy mismo, tanto por el PRO como por los kirchneristas: desde las votaciones conjuntas en la Legislatura hasta la integración de los mismos kirchneristas como ‘gerentes’. Hasta hace muy poco el presidente de la Corporación Puerto Madero era nada menos que un dirigente de La Cámpora.

La privatización de la ciudad de Buenos Aires solo pudo llevarse adelante con la colaboración de los burócratas sindicales devenidos en empresarios: Carta Abierta olvida justamente mencionar el punto cuando su lista de legisladores lleva como candidato a Alejandro Amor, burócrata del Sutecba, y uno de los más importantes socios del macrismo. Por ello tampoco sorprende que en la Carta Abierta no haya lugar para denunciar que entre los representantes del supuesto proyecto nacional y popular para candidatearse al gobierno porteño se encuentra un íntimo aliado de Pedraza y abogado de la Unión Ferroviaria por más de 20 años: Carlos Tomada. La Carta guarda silencio sobre los vergonzosos diálogos íntimos entre el actual ministro de Trabajo y José Pedraza, secretario general de la UF y responsable principal del asesinato de Mariano Ferreyra, en los cuales se los sorprendió in fraganti cuando aconsejaba a Pedraza “hacer un laburo sindical sobre estos tipos que entran”, conspirando para limitar la influencia de la izquierda entre el activismo que conquistó con dura lucha –contra el Estado y contra la UF– el pase a planta permanente.

En la Carta no hay lugar, junto con las demandas al gobierno municipal de más y mejores escuelas que encabezaron con su lucha miles de estudiantes secundarios, para reclamar más y mejores Universidades; es que aquí, los estudiantes y docentes se enfrentaban con los rectores K y al propio gobierno nacional. Ni hay lugar para decir que Filmus, que fue presentado como la opción progresista de Cristina frente al actual candidato a vicepresidente (ex CEMA y ex UceDé) Amado Boudou, tiene dudosos pergaminos de “progre”: se trata de uno de los principales responsables de la Ley de Educación Superior impuesta bajo directivas del Banco Mundial, que significó una degradación de la educación y le imprimió un marcado sesgo privatista.

Los “desmemoriados” intelectuales K no advierten que lo ocurrido con el caso Schoklender ha puesto de manifiesto, de una manera brutal, cuál es la verdadera cara de la tan festejada ‘política cultural’: la integración y la cooptación de las organizaciones populares al Estado, con su correlato de corrupción y disgregación. En la Carta Abierta no hay lugar para señalar que los mecanismos de cooptación y regimentación estatal kirchnerista derivaron en los escándalos del Inadi y el caso Schoklender, y esto justamente cuando el oficialismo quiso usufructuar las luchas democráticas en las propias listas a legisladores de la ciudad, con una María Rachid que ahora buscan sacar de escena. Tampoco hay lugar para denunciar que lo “indígena soterrado” estuvo presente en la ciudad durante meses, con el acampe de la comunidad Qom en la 9 de Julio, pidiendo justicia por el ataque de Insfrán, aliado de este gobierno, y mucho menos que fueron hostigados por La Cámpora.

No alcanzó a secarse la tinta de la Carta Abierta 9, cuando el jueves 23/6 la Policía Federal comandada por Nilda Garré llevó adelante la represión contra el acampe de la delegación de docentes de Santa Cruz, del que participó también el Frente de Izquierda y los Trabajadores. Por si esto fuese poco al candidato de Carta Abierta, Daniel Filmus, se encargó de reivindicar abiertamente la represión mostrando la realidad del proyecto que defiende. Los trabajadores de la provincia de la presidenta viajaron miles de kilómetros para buscar una solución a sus reclamos y el Ministro de Trabajo y candidato a vicejefe de Gobierno se negó a recibirlos. Durante estos más de 50 días de huelga han recibido por única respuesta a sus reclamos la represión, el hostigamiento de agrupaciones oficialistas como La Cámpora, e incluso el intento de bloqueo por parte de la gendarmería del arribo a la provincia de la caravana de solidaridad con su lucha que llegaba desde distintos puntos del país.

¿Es esto lo que tiene para ofrecer Carta Abierta para la ciudad de Buenos Aires? Frente a este proyecto, y al de la centroizquierda sojera de Pino Solanas (que ante los empresarios de IDEA propone un organismo que “supervise” las manifestaciones para sacarlas de las calles), separada solo por la distribución de cargos de sus aliados naturales como Binner y Luis Juez, representantes también de las grandes empresas automotrices del país, el Frente de Izquierda ha ganado numerosos apoyos de intelectuales, docentes y artistas, y ha abierto un auspicioso debate no solo sobre cuestiones inmediatas, como el programa del Frente, sus perspectivas en la arena electoral y la pelea democrática contra las condiciones proscriptivas impuestas por la nueva ley electoral, sino problemas de más largo aliento, como la expresión de una opción política independiente, la lucha contra el trabajo en negro, precario y la superexplotación, la opresión nacional por parte de las naciones imperialistas, la destrucción del medio ambiente por parte de los monopolios y los agravios e injusticias que cotidianamente sufre nuestro pueblo trabajador. Una expresión activa de este apoyo fue la asamblea realizada el 17/6 en la Facultad de Ciencias Sociales, donde 300 participantes discutimos cómo tomar en nuestras manos el apoyo al Frente y batallar contra la idea pretendida por los intelectuales K de que “a la izquierda del kirchnerismo está la pared”.

Los intelectuales, docentes, artistas y trabajadores de la cultura que apoyamos al Frente de Izquierda defendemos una alternativa a la “construcción cultural” de los kirchneristas: una alternativa que no puede ubicarse en otro lugar que junto a los trabajadores. Los candidatos del Frente de Izquierda y de los Trabajadores están a la cabeza de las principales luchas de los trabajadores y combates democráticos. Myriam Bregman, candidata a jefa de gobierno, ha defendido a cientos de trabajadores y procesados por luchar; como parte del colectivo Justicia Ya!, que reúne organismos que se han mantenido independientes del gobierno durante estos años, ha llevado la querella en los juicios contra los represores, entre ellos el de la mega causa ESMA, aquella en la que se juzga a los asesinos de quien en una esquina de esta ciudad enfrentara a sus captores cuando difundía una “Carta Abierta” contra la junta militar que retomaba la tradición de cartas públicas en defensa de las causas justas y denunciando a los Estados que eran responsables de esas demandas insatisfechas. Nuestra lista de candidatos a legisladores está encabezada por Marcelo Ramal, que viene desarrollando una tenaz campaña que ha puesto en evidencia, a través de debates y polémicas, la orientación social reaccionaria del macrismo, la centroizquierda y los K, que vienen “cogobernando” la ciudad de Buenos Aires desde hace años. Nuestras listas incluyen a quienes fueron parte de la lucha de docentes y estudiantes universitarios, como el candidato a vicejefe de Gobierno José Castillo, docente universitario de larga trayectoria en la UBA y otras universidades, y luchador del gremio docente universitario. También integran las listas del Frente de Izquierda, Alejandro Lipcovich, presidente de la FUBA y candidato a legislador; quienes enfrentan en el INDEC las patotas K, como Marcela Almeida; u ocupan un lugar destacado en las luchas contra la burocracia y una nueva dirección sindical, como Claudio Dellecarbonara y Vanina Biasi.

El Frente de Izquierda y los Trabajadores pone en primer plano la pelea por terminar con las tercerizaciones, y por eso estuvo en la primera línea de la lucha de los ferroviarios. Plantea la necesidad de una reforma urbana integral para terminar con la situación de emergencia habitacional que tienen 150 mil familias en la Capital, la ciudad más rica y más desigual del país: por eso nos movilizamos a pesar del cerco policial en apoyo al legítimo reclamo de los ocupantes del parque Indoamericano. Después del triunfo que ha representado la obtención de una banca obrera y socialista en las últimas elecciones de Neuquén, tenemos planteada una lucha política para llevar a la izquierda a la Legislatura porteña, que sea una tribuna para los trabajadores que viven y trabajan en la ciudad, para luchar contra los pactos que tanto abundaron entre el macrismo, la centroizquierda y los K. Frente a la apología del “mal menor” que proponen los intelectuales de Carta Abierta que llaman a votar a los Filmus-Grosso y a los Tomada-Pedraza, los docentes, intelectuales, universitarios y artistas que apoyamos al Frente de Izquierda llamamos a dar una pelea de fondo para que las banderas históricas de la izquierda y del socialismo se transformen en una alternativa política para millones de trabajadores.

COORDINACIÓN ABIERTA DE LA ASAMBLEA DE DOCENTES, INTELECTUALES Y ARTISTAS EN APOYO AL FRENTE DE IZQUIERDAY DE LOS TRABAJADORES

02/07/2011


300 intelectuales se reunieron en apoyo al Frente de Izquierda y de los Trabajadores

El viernes 17 de junio en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (sede Marcelo T. de Alvear) cerca de 300 intelectuales, profesores, investigadores, artistas y trabajadores de la cultura nos reunimos en una asamblea abierta que decidió fundar un espacio de apoyo activo al Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), conformado por el Partido Obrero (PO), el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), la Izquierda Socialista (IS) y otras fuerzas de izquierda. El evento se constituyó en un indudable hecho político, intelectual y cultural. El mismo continuó lo iniciado hace algo más de un mes, con una declaración de adhesión al FIT en este sector, que hasta el momento recibió la firma de casi 500 hombres y mujeres pertenecientes al ámbito universitario y el mundo de la cultura (muchos de ellos presentes en la reunión), así como con la realización de mesas de debate acerca del frente de izquierda y el papel de los intelectuales.

 

En la mencionada declaración sostenemos la importancia de hacer una expresión pública de apoyo al FIT, pues “consideramos que la izquierda tiene que ofrecer una opción política independiente en las próximas elecciones nacionales y provinciales, y no ir como colectora de los bloques capitalistas tradicionales, ya sean éstos del gobierno kirchnerista o de la llamada oposición, ni diluirse en una centroizquierda cuyo programa es la defensa de los intereses sojeros e industriales”. También afirmamos que “la formación del Frente de Izquierda es necesaria para darle una expresión política electoral a todas las expresiones de lucha de los trabajadores y el pueblo, al sindicalismo de base que enfrenta a la burocracia sindical y sus patotas, a las luchas contra el trabajo en negro, precario y la superexplotación, a los que estamos por el castigo de los asesinos de Mariano Ferreyra, a los que luchamos contra el vaciamiento de la educación, contra la opresión nacional por parte de las naciones imperialistas, contra los monopolios que destruyen el medio ambiente, contra la persecución a los luchadores y a la represión, y contra todos los agravios e injusticias que cotidianamente sufre nuestro pueblo trabajador”. Y concluimos la necesidad de dar sostén al FIT como un camino “para que las banderas históricas de la izquierda y del socialismo se transformen en una alternativa política para millones de trabajadores”.

 

En la asamblea se valoró la trascendencia y el masivo respaldo que ha tenido esta declaración, así como el entusiasmo generado en amplios sectores de la intelectualidad y el mundo de la cultura a la constitución del FIT. También se discutieron los distintos pasos a seguir para que esta iniciativa se expanda y consolide. Se destacó el exitoso debut electoral del frente en los recientes comicios de la provincia de Neuquén, donde se logró conquistar una bancada obrera y socialista. En la reunión se hicieron presentes e hicieron uso de la palabra los distintos candidatos del frente: José Castillo (a Vicejefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires), Christian Castillo (a Vicepresidente de la Nación) y Jorge Altamira (a Presidente de la Nación). Luego se sucedieron decenas de valiosas intervenciones por parte de los concurrentes, entre otras, las de algunos de los destacados firmantes de la declaración, como Eduardo Grüner. La reunión estuvo coordinada por Hernán Camarero, Carlos Mangone y Pablo Bonavena (docentes e investigadores de la UBA y otras universidades).

 

La asamblea resolvió las siguientes cuestiones:

 

1) Con el fin de lograr una mayor difusión pública, publicar una solicitada en Página/12 el domingo 26 de junio con la declaración y las cerca de 500 firmas en apoyo al FIT hasta el momento conseguidas, junto a las que se agreguen en esta semana, para lo cual se invita a todos a realizar una intensa tarea de difusión. Por favor enviar las nuevas firmas que se recolecten a: adhesiones.frentedeizquierda@gmail.com
2) Recolectar fondos para la publicación de dicha solicitada, dado el elevado costo de la misma. A tal fin se convoca a todos y todas a acercar su aporte. Y se puso a disposición la siguiente cuenta bancaria para recolectar el dinero:Banco Itaú, Caja de Ahorro Nº: 0537618-301/7, a nombre de Adriana C. Collado.

 

Por favor, luego de realizar un depósito de dinero, enviar un email a: adhesiones.frentedeizquierda@gmail.com quien hizo el depósito y el monto depositado.

 

3) Publicar la solicitada en forma de volante previamente a su publicación para poder difundirla ampliamente;
4) Hacer una nueva reunión de trabajo y coordinación de la asamblea de intelectuales en apoyo al FIT el próximo viernes 24 de junio a las 19.00 hs., nuevamente en el aula 300 de la Facultad de Ciencias Sociales.

 

 Hernán Camarero / Carlos Mangone / Pablo Bonavena


Acá los videos de Tv PTS con las intervenciones de: Eduardo Gruner, Alfredo Bonnet, Carlos Mangone, Pablo Bonavena, Hernán Camarero, Christian Castillo, Jorge Altamira, José Castillo, Agustín Santella, Matías Maiello y Diego Rojas.

 

 


Más de 200 intelectuales en asamblea de apoyo al Frente de Izquierda

Fac. de Cs. Sociales, sede MT (viernes 17 de junio de 2011).

Luego del importante debate del jueves 16 entre Horacio González, Christian Castillo, Eduardo Grüner, María Pía López y Pablo Alabarces sobre los intelectuales, el kirchnerismo y la izquierda, más de 200 intelectuales, docentes y trabajadores de la cultura se reunieron el viernes 17 en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA para participar de la asamblea de apoyo al Frente de Izquierda, en lo que constituyó un importante hecho político y cultural.

La reunión estuvo coordinada por Hernán Camarero, Pablo Bonavena y Carlos Mangone, docentes e investigadores de la UBA y otras universidades. Camarero dio inicio a la asamblea reivindicando dos importantes logros de la campaña del Frente de Izquierda: las casi 500 firmas de intelectuales, docentes y artistas en apoyo al FIT, de los cuales muchos estaban presentes, y el debut del Frente en Neuquén, conquistando una bancada obrera y socialista que ocuparan rotativamente los ceramistas Alejandro López (Agrupación Marrón) y Raúl Godoy (PTS), seguidos por Angélica Lagunas (IS) y Gabriela Suppicich (PO).

Luego tomaron la palabra para dar un saludo a la asamblea los principales candidatos de las fuerzas que componen el FIT. José Castillo de IS, candidato a vicejefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, saludó la asamblea y destacó que “en la pelea contra la proscripción kirchnerista, saludamos todos los apoyos que hemos recibido, porque son muestra de la crisis del doble discurso y la cooptación del gobierno”.

Por su parte, Christian Castillo, dirigente del PTS y candidato a vicepresidente del Frente de Izquierda, sostuvo que “el gobierno quiso dar la idea de que a su izquierda no había nada, pero la declaración de más de 500 intelectuales muestra un polo político para dar una pelea contra la impostura del kirchnerismo” y que, ante “un escenario de crisis económica mundial, se plantea una reflexión sobre qué programa y qué perspectiva es necesaria para que los trabajadores superen la crisis”, destacando que “el surgimiento del Frente de Izquierda es expresión de la necesidad de una opción anticapitalista frente a las tendencias a la descomposición del kirchnerismo”

A su turno, Jorge Altamira, candidato a presidente, planteó que “el kirchnerismo se jactó de ganar una batalla cultural, pero la construcción cultural por excelencia de los K es el caso Schoklender”, al mismo tiempo que enfatizó “el objetivo del FIT es ampliar el escenario de intervención política independiente de la clase obrera”.

Posteriormente se abrió el debate en el cual hubo al menos una veintena de destacadas intervenciones en las que se expresaron tanto militantes de las organizaciones componentes del FIT como compañeras y compañeros independientes, que consideraron la asamblea como un espacio propio de la intelectualidad de izquierda que apoya el frente.

Junto con la reivindicación de la asamblea, se discutió la necesidad de que la misma se constituyera en un espacio de resoluciones para el debate y para impulsar la campaña del Frente de Izquierda. Uno de los participantes que mayor hincapié hizo en este aspecto fue Eduardo Grüner, quien sostuvo que “el FIT es un síntoma de que hay crisis cruzadas, tanto políticas como económicas, y que hacía falta un espacio plural. Y este espacio es más plural que lo que terminó siendo Carta Abierta, por lo que hay que mantenerlo y profundizarlo”.

Por su parte, Hernán Camarero se pronunció desde la mesa por “la necesidad de ganar en extensión la constitución de este espacio, conquistando nuevas adhesiones a la declaración, pero también en consistencia, logrando una periodicidad de reuniones y actividades”, como parte de una batalla política por “denunciar tanto al gobierno kirchnerista, como a las variantes de Binner y Pino Solanas, como falsas opciones progresistas que no merecen llamarse de ese modo”

Con el mismo espíritu, también tomaron la palabra Agustín Santella, joven investigador del Conicet y miembro de la revista Nuevo Topo; Laura Meyer, miembro de la CD de AGD-Sociales y del IPS-PTS; Hernán Díaz, historiador y docente de la UBA; el periodista y escritor Diego Rojas, por nombrar algunos.

Esta asamblea fue un primer paso en el surgimiento de un espacio de intelectuales de izquierda en apoyo al Frente que debemos ampliar y desarrollar.