Feria del libro: presentación el 8/5 de las Obras Escogidas de León Trotsky

* Más información sobre este libro que se presenta en la página de Ediciones IPS, y en la del CEIP “León Trotsky”

 

feria


Videos: presentación de las ‘Obras selectas’ de Lenin en la Feria del libro

Presentación en la Feria del Libro de las “Obras selectas de Lenin”, con Christian Castillo, Eduardo Grüner y Cecilia Feijoo. Realizada el Viernes 26 de abril, 20.30 hs. Sala José Hernández, Pabellón Rojo, Feria del Libro

* Videos de Tv PTS

 

* Ver acá fotos de la presentación.

** Ver acá reportaje a los compiladores de la obra.

*** Ver acá presentación e índices de los dos tomos.


Fotos: presentación de las ‘Obras selectas’ de Lenin en la Feria del libro

La importancia de la reedición de la obra de Lenin

Con la Sala José Hernández del Pabellón Rojo de la Feria del Libro llena, se presentó la reedición de la obra de Lenin. Una presentación a cargo de Eduardo Grüner, Christian Castillo y Cecilia Fijoo, la compiladora. Esto se realizó el viernes 26 de abril de 2013 a las 20.30hs.

27155_496971643685651_240785045_n 532959_496971607018988_364681005_n 923066_496674387048710_812356889_n 282344_497201486996000_1081192976_n
Fotos: Romina Vermelha
Contacto: tvptsfotos@yahoo.com.ar

* Link a todas las fotos: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.496674013715414.1073741900.447915911924558&type=3


Esteban Volkov y Jose Antonio González de León envían saludos desde México por la aparición de ‘Mi vida’, de Trotsky

* La presentación de Mi vida de Trotsky, realizada el pasado 4/12 con la presencia de Gabriela Lizst (del CEIP “León Trotsky”), Christian “Chipi” Castillo y Jorge Altamira, se puede ver completa acá.


Abajo, el saludo de Esteban Volkov, nieto de Trotsky, y de Jose Antonio González de León, director del Museo-Casa de León Trotsky.

 


Presentación de ‘Mi vida’, de León Trotsky, el martes 4/12, con Christian Castillo y Jorge Altamira

* En el Auditorio de la Facultad de Ciencias Sociales, sede Constitución (Santiago del Estero 1029), a las 19 hs., presentación de Mi vida, Tomo 2 de las Obras Escogidas de León Trotsky, publicadas por el CEIP “León Trotsky” y Ediciones IPS, en coedición con el museo casa de México.

afiche


Ediciones IPS y CEIP “León Trotsky” en la Feria del libro

* Más info, acá, acá y acá.

* El twitter de Ediciones IPS, acá.


Seminario con Christian Castillo: “El marxismo de León Trotsky”

Encuentro 29/02: ¿Por qué León Trotsky? El marxismo en una época de crisis, guerras y revoluciones.

Encuentro 07/03: La revolución permanente

Encuentro 14/03: La democracia soviética y el socialismo

Encuentro 21/03: La crisis capitalista y el programa de transición


¿Por qué estudiar las ideas de León Trotsky?

https://i1.wp.com/www.pbs.org/weta/fridakahlo/images/trotsky_photo.jpg

León Trotsky no sólo dirigió junto a Lenin la Revolución Rusa, sino que fue protagonista de una época en la que se desarrollaron crisis económicas como la de 1929, dos guerras mundiales, junto a fenómenos aberrantes como el fascismo, pero también de revoluciones que intentaron una salida a esa barbarie capitalista.

Dejó valiosas lecciones para que las tomen en sus manos las futuras generaciones de explotados y oprimidos, que se revalidan hoy al calor de una crisis capitalista de dimensiones similares a la del ’29, que ya da los primeros atisbos del reverdecer de la lucha de clases como muestra el proceso revolucionario aún abierto en Egipto, algo que para nuestra joven generación parecía una utopía del pasado: después de años de neoliberalismo empieza a cambiar el signo de la historia.

Para Trotsky la revolución, lejos de todo mito mesiánico burgués basado en “el salvador o el líder carismático”, era ante todo “la irrupción violenta de las masas en el gobierno de sus propios destinos”. Es por eso que no sólo dedicó su vida a la tarea de luchar por la revolución socialista, al frente del soviet de Petrogrado en 1905 y 1917, viviendo la cárcel bajo el zarismo y el exilio, sino que también emprendió el desarrollo de la Teoría de la Revolución Permanente para revalidar la teoría marxista revolucionaria dotándola de una estrategia en la época imperialista.

No sólo fue el creador del Ejército Rojo que con sus 5 millones de soldados obreros y campesinos defendió el destino de la revolución y el Estado Obrero frente al asedio de más de 14 ejércitos imperialistas, sino que junto a Lenin y después de la muerte de éste, emprendió una enorme lucha contra la burocratización de ese mismo Estado.

Mientras la burocracia estalinista parasitaba las conquistas de la clase obrera y el campesinado ruso, emprendiendo la reacción en el terreno político, económico y cultural, abandonando la tarea de la revolución internacional en pos de la teoría del “socialismo en un solo país”, Trotsky junto a la Oposición de Izquierda luchó, por la continuidad del marxismo revolucionario y el triunfo del socialismo, combatiendo tras las banderas del verdadero internacionalismo. Miles de trotskistas (que por su voluntad inquebrantable fueron apodados los “Irreductibles”) fueron perseguidos, encarcelados y fusilados en los campos de concentración estalinistas, y el mismo Trotsky fue asesinado a manos de un sicario.

El mundo para Trotsky, que ya no sólo combatía contra la burguesía y sus agentes sino también contra la burocracia contrarrevolucionaria, se trasformó en “un planeta sin visado”.

Sin embargo, para este gran revolucionario que había escrito tantas páginas de la historia de la humanidad junto a millones de explotados y oprimidos, la tarea que él mismo consideraba la obra más importante de su vida había sido la fundación de la IV Internacional, frente a la degeneración estalinista que llevó a la derrota de procesos revolucionarios como en España, o la segunda revolución China y luego de la capitulación de la III Internacional ante el nazismo.

Más de 70 años que nos separan de la muerte del gran revolucionario ruso, y más de 30 años de derrotas para la clase obrera mundial bajo el signo de la restauración capitalista. Sin embargo esto no estaba inscripto en la historia.

Con la crisis capitalista, se hacen visibles los jalones de recomposición de la clase obrera como vemos en las huelgas generales que recorren Europa, las luchas estudiantiles en Latinoamérica cuyo lugar más avanzado es Chile y movimientos democráticos con protagonismo de sectores de las clases medias como el Occupy, pero también fenómenos políticos de derecha como el Tea Party.

En este marco, variadas ideologías se desarrollan frente a lo que fue la hegemonía neoliberal, postulando respuestas diferentes a la crisis. Desde las ideologías burguesas liberales, populistas de derecha o neokeynesianas hasta la reaparición de una tendencia anticapitalista-socialista, que engloba una serie de estrategias y semiestrategias que van desde el reformismo a la izquierda revolucionaria.

Hoy, desde la Juventud del PTS nos proponemos retomar este legado y las lecciones estratégicas que ha dejado el siglo XX para preparar la lucha de los explotados y oprimidos para vencer.

Es por eso que luchamos por la revolución obrera y socialista para nacionalizar los recursos centrales de la economía y planificarlos democráticamente en función de satisfacer el conjunto de las necesidades humanas, mediante una democracia basada en los consejos de trabajadores, superior a cualquiera de las formas políticas que existieron hasta ahora, que permita la deliberación y decisión de las más amplias masas, abriendo lugar a las condiciones para la más amplia independencia y creatividad del hombre. Frente a todas las variantes reaccionarias de salida a crisis a las que apelará la burguesía, dentro de las que no están exentas posibles guerras por mercados y distintas formas de neofascismo, esta es la perspectiva que puede darle el trotskismo y la única realista para acabar de raíz con la barbarie capitalista, que la historia del último siglo y la crisis actual demuestran utopía el querer reformar.

Es por eso que luchamos por la construcción de un partido revolucionario y la reconstrucción de la IV Internacional, tarea a la que nos avocamos desde la Juventud del PTS, junto a los distintos grupos hermanos que constituyen la Fracción Trotskista por la reconstrucción de la IV Internacional (FT-CI).


Todos los miércoles a las 19 hs., en la Facultad de Cs. Sociales (UBA).

Convoca:

Juventud del PTS en el Frente de Izquierda y los Trabajadores

– lajuventuddelpts@gmail.com –

* El primer encuentro (hoy) será transmitido en vivo por TvPTS, en el siguiente link: http://www.livestream.com/pts


Revista Ñ: Christian Castillo: “Para nosotros militancia no es arribismo”

Christian Castillo: “Para nosotros militancia no es arribismo”

“Plantear un escenario en el que a la izquierda del kirchnerismo sólo está la pared es falso”, afirma el sociólogo y candidato a vicepresidente por el Frente de Izquierda, que analiza las contradicciones del ala progresista del gobierno.

Por Horacio Bilbao

DISTANCIA. PARA CASTILLO, LOS KIRCHNER TOMARON “MEDIDAS A IZQUIERDA Y DERECHA SEGÚN LA OCASIÓN”.

Milagro mediante, la izquierda clasista sube su voz en el adormecido debate electoral. En la calle, las fábricas y las universidades, donde siempre estuvo, pero también en las librerías y en el fango intelectual, donde los kirchneristas de Carta Abierta tienen ahora una nutrida oposición marxista, trotskista. En ese rumbo, La izquierda frente a la Argentina kirchnerista (Planeta) nuevo libro del sociólogo Christian Castillo (1967), dirigente del PTS y candidato a vicepresidente por la coalición que su partido integra junto al PO y la izquierda socialista, es un punto de partida para entender esta cruzada. Una recopilación de artículos que va desde 2002 hasta hoy clarifica posiciones en algunos temas clave. Enfrenta al kirchnerismo pero también marca diferencias hacia adentro, más allá de los 22 puntos programáticos que hoy enlazan a este Frente de Izquierda. A 8 días de las elecciones, Castillo explica por qué la adhesión que lograron en las primarias representa todo un síntoma político.

Desde el título, el libro sale a disputarle un espacio al kirchnerismo, y hasta puede leerse como una respuesta al por qué no han sido cooptados por este movimiento, que sedujo a buena parte de la izquierda. ¿Es así?

En el terreno discursivo, el sector progresista del kirchnerismo intentó constituir un campo político contra la derecha. Nosotros mostramos que plantear un escenario en el que a la izquierda del kirchnerismo sólo está la pared es falso. En el libro se puede ver que siempre mantuvimos nuestro espacio independiente, señalando que el kirchnerismo no representó nunca los intereses de los trabajadores. Su misión fue restaurar el poder del Estado capitalista, en crisis con las manifestaciones populares de diciembre de 2001. Pero tuvo que dar cuenta de la situación creada por esa crisis, si no no se entiende el giro del propio peronismo. ¿Cómo pasan del menemismo a un discurso de centroizquieda? El mismo Kirchner había asumido políticas neoliberales, las petroleras por ejemplo, y luego lo vemos tomando la bandera de los derechos humanos y enfrentado con los noventa. Lo que hay que analizar es cómo legitima el kirchnerismo ese discurso.

Tendrá que admitir que hubo algunos hechos concretos. Seguimos siendo una patria sojera, y el esquema de impuestos no ha cambiado, pero el Estado se fortaleció, recuperaron las AFJP que era un planteo de ustedes. ¿Por qué esa ambivalencia?

Los Kirchner son políticos pragmáticos. Tomaron medidas a izquierda y derecha según la ocasión. Siempre dentro de un orden capitalista. Pero su proyecto de recomposición de una burguesía nacional es imposible. Sobre todo porque aquí el dominio de la economía está en manos del capital extranjero. Dos tercios de las principales 500 empresas siguen perteneciendo al capital extranjero. Igual que en los noventa. La redistribución de la riqueza es sólo discursiva. Hay mucha mitología construida desde el discurso.

Mitología, posibilismo… el voto en las primarias parece avalar esa idea de cambio gradual, lejano a las transformaciones que proponen ustedes…

El kirchnerismo no plantea un cambio en las condiciones de la clase trabajadora. Ellos dicen: gracias a que tienen trabajo. Pero la mayoría tiene un salario bajo, y las cifras de trabajo en negro y precarizado son alarmantes. Esas condiciones no son imposibles de cambiar. Esa idea de gradualidad funciona mientras el país crece a tasas chinas, porque le permite subsidiar y repartir para acá y allá. El posibilismo puede caer rápido en medio de la crisis mundial, allí se reabren las contradicciones.

Los famosos ciclos de la Argentina, ¿cuál sería la diferencia ahora?

La clase trabajadora sufrió dos grandes derrotas. Con la dictadura y en los noventa. Ahora nos estamos recuperando. Vuelve la oposición clasista en los sindicatos, que empieza a disputarle el poder a la burocracia y a las patronales. Esa oposición está ligada al Frente de Izquierda, y significa una potencialidad muy grande. Estamos ganando espacios en la vida del movimiento obrero, el estudiantil y también en la nueva configuración de fuerzas en el terreno de la intelectualidad. En 2008 apareció Carta Abierta, pero ahora el Frente de Izquierda logró la adhesión de más de 600 intelectuales. Expresa un nuevo síntoma político.

Para que ese síntoma cristalice, necesita de una masa crítica que adhiera a sus propuestas pero que, sobre todo, crea en su viabilidad, si no también quedan en el terreno discursivo.

Desde ya. No vamos a lograr mucho con un diputado. Tal vez se conozcan nuestras demandas, pero siempre depende de la capacidad de movilización y lucha del pueblo trabajador obtener sus propias reivindicaciones. Las grandes transformaciones históricas han venido con grandes movilizaciones de masas. Apostamos a eso. Si el kirchnerismo entra en crisis –y va entrar porque es difícil encolumnar a gente que plantea cambios progresistas con Insfrán, Gioja o la burocracia sindical– lo importante es tener una izquierda fuerte, con un programa anticapitalista, sino todo vuelve a ser como antes.

Es una apuesta riesgosa pensar en ese desacople, en el desencanto de la izquierda que se hizo kirchnerista. Muchos dicen que no critican para no ser funcionales a la derecha.

Eso es lo que nosotros le criticamos a su ala progresista. Hacen propaganda, presentan al kirchnerismo como lo que no es, ocultan los factores del poder real. Los gobernadores, los intendentes del conurbano, la policía y la burocracia sindical. El papel que juega la izquierda kirchnerista es hacer como que la derecha kirchnerista no existe.

¿Cambiará ese papel tras las elecciones?

Yo espero que sí.

Las bases del kirchnerismo parecen más identificadas con el discurso progresista, ¿qué es de esperar que hagan frente a esta contradicción?

Si la crisis golpea fuerte, se va a acabar esa situación en la que cada uno dice lo que quiere. Esas contradicciones se van a dar en el seno del kirchnerismo, porque muchos trabajadores que votan a Cristina simpatizan con las ideas de izquierda. Y veremos qué pesa más, si la lealtad a un proyecto político o a la realidad de las demandas populares. Los critico por haber tomado un papel crucial en esa idea que buscan imponer, la de que a la izquierda del kirchnerismo no hay más que una pared. Eso fue instalado por Carta Abierta, que no acepta una izquierda anticapitalista. Pero dónde estuvieron en el conflicto en Ledesma, dónde con los muertos qom en Formosa. Hacen la vista gorda, por eso es necesario fortalecer la opción de la izquierda.

¿Cómo hará para que esto no quede en el milagro o en una campaña twittera?

La elección del Frente no es producto del Twitter. Antes habíamos logrado un legislador en Neuquén, otro en Córdoba, y la campaña nacional en Twitter fue el reflejo del impacto que tuvimos con nuestra militancia y spots. No fue una casualidad, jugamos con la idea del milagro, pero la izquierda clasista ha tenido una presencia histórica, un lugar que hemos ganado.

¿Por qué no hay un capítulo dedicado a la militancia, ahora que todos la reivindican?

Lo tenemos como algo incorporado. No somos figuras mediáticas, las ideas que expresamos vienen de las luchas de nuestros propios militantes. Y somos críticos de aquellos sectores del kirchnerismo que ven la militancia como una posibilidad de arribismo, pero también vemos que hay muchos jóvenes que han dado un paso hacia la vida política, identificándose con su discurso de derechos humanos y anticorporativo. Ese sector es permeable a las ideas de izquierda, a diferencia de los que militan para hacer carrera.