Luis Merino Zamorano: Legado antipoeta

Por Alberto Gulppiz

06 de Septiembre, 2019

Hablar con Luis Merino Zamorano en Las Cruces es conectarse con la historia, el presente y el futuro de ese pueblo costero situado en medio de la Provincia de San Antonio (también conocida como Litoral de los Poetas), hogar de antiguas civilizaciones autóctonas y marcado a fuego por la residencia del connotado físico y antipoeta Nicanor Parra, pero también por otros grandes personajes como el escritor Gustavo Frías o el pintor Arturo Pacheco Altamirano, por mencionar algunos.

Luis es el bibliotecario de la pequeña, pero ordenada biblioteca municipal de Las Cruces, ubicada en la calle Ignacio Carrera Pinto 496, al frente de la Casa de la Cultura Gustavo Frías Reyes, personaje también fallecido hace poco más de tres años, y con quien Merino estableció una fuerte relación de amistad, como la que de alguna manera también hizo con Nicanor Parra, a quien el antipoeta llegó a confiarle parte su intimidad, y digo parte porque todos saben lo receloso que era Parra con todo el mundo. El Lucho -como todos lo conocen- es uno de los delfines de Parra y sin duda quien más sabe del antipoeta.

Para hacer esta entrevista nos juntamos en un lugar entre la naturaleza, ubicado en la Punta del Lacho, dentro del barrio Vaticano, con una privilegiada vista al mar, a los pies de lo que fue la antigua caleta de pescadores de Las Cruces, lugar al que acude religiosamente casi todos los días desde hace más de 30 años. El spot se trata de una roca en la cual él se sienta durante largas horas, divagando, leyendo y generando gran parte de una obra que avanza con el sigilo de la vida costera fuera del periodo estival, y nada más que con los chaguales como testigos.

¿Qué pasa hoy con Nicanor en Las Cruces?

Todavía es un recuerdo nomás. Ahora falta que llegue la Fundación para que empiece su desarrollo. Alguien tiene que gestionar su obra.

¿En qué están topando?

Están con el problema de la herencia todavía. Los dos hijos mayores no se convencen de que lo que hizo don Nicanor era lo que se tenía que hacer: dejar el 50% para la Fundación y la otra mitad para la familia, para los seis herederos. El tema es que ellos (los mayores) se están basando en que se lo dejó a la Colombina y don Nica lo hizo así para que fuera más rápido todo.

¿Y por qué todavía no funciona la Fundación Nicanor Parra?

Ya existe, es decir, ya cuenta con una constitución legal, pero resulta que todavía no tiene fondos, porque están retenidos. Estos dos hermanos se oponen a la forma de reparto. En el fondo don Nicanor no le dejó a la Colombina el 50%, ella tiene el 8,3% como todos los herederos, lo que pasa es que a ella le dejó el trabajo de ser la albacea y una vez que exista la Fundación, será ésta la que administrará el 50% del patrimonio del antipoeta, y ahí cada hijo tendrá algo que decir.

¿Cómo te imaginas eso funcionando?

En la casa tendría que haber un centro de desarrollo de la antipoesía, como lo que hay en Isla Negra, en donde se supone que hay una centro de desarrollo de la poesía de Neruda. En este caso la obra de Parra tiene otras implicancias, no es tan solo literaria, hay temas que tienen que ver con el desarrollo de las artes, de las vanguardias, porque don Nicanor aparte de la escritura, estuvo abocado en los últimos años a las artes plásticas, a expandir el espacio de la poesía, porque se supone que la poesía ha sido siempre solamente literatura, pero en el caso de Nicanor, éste empezó en el ’72 a mezclar el lenguaje poético con los artefactos y después siguió con lo que se conoce como los trabajos prácticos o las obras públicas.

A propósito de los artefactos y los trabajos prácticos, tú tienes una visión muy particular con respecto a ellos, los ves más bien como piezas comunes.

En el caso de los trabajos prácticos, que podríamos decir son las esculturas o las instalaciones, en donde él toma un objeto (que es tridimensional, porque si no fuera así estaríamos hablando de un artefacto) y lo transforma en una instalación, a la cual le pone un letrerito y junta el objeto con una palabra o un concepto. Por ejemplo, él elige un tomate, lo atraviesa con un clavo, con la connotación que tienen los clavos de Cristo y todo eso, y él escribe un papel que dice: “naturaleza muerta”. Entonces el tomate con el clavo adquieren una vida común y se transforman en un objeto, y finalmente lo que tiene de particular es que el tomate está destinado a perecer, de tal manera que no existiría un tomate único, de tal manera que tú podrías tener en tu casa un tomate atravesado por un clavo y tendrías la escultura de Parra, es decir, tú la puedes construir.

¿Todavía no se entiende a Parra?

Como esto es algo nuevo, no hay mucha gente que investigue. Por ejemplo los expertos en literatura y los expertos en artes visuales están en campos separados y no mezclan ambas cosas. Entonces este tipo de arte o poesía expandida, está súper poco criticada en Chile. Por eso el estudio de la obra de Parra se puede decir que está en desarrollo. Por ejemplo en la exposición que se hizo en el Museo de Bellas Artes de Santiago, que se llamó “Poesía en Expansión”, donde por primera vez se juntó la historia de este tipo de trabajos, que juntan la palabra con las artes visuales…

… En el cual por cierto entra Vicente Huidobro.

Claro. Huidobro habría sido el primer chileno que creó, a través de los caligramas, esta unión entre lo escrito y lo visual. Él sería el padre. Luego habían como cuarenta exponentes, entre ellos la Carmen Berenguer, José Luis Martinez, Bertoni, la Cecilia Vicuña, Millán. Y de Parra lo único que pusieron fue una caja con artefactos del ’72, sin incluir los del ’85 (son 244 y 244 piezas), y como tres o cuatro abiertos, entremedio de otras cosas. Entonces lo que yo veo es que el legado de Parra está súper poco explorado por los entendidos, y cuando hablo con alguien y le cuento que no existe un tomate original, se interesan. Parra demostró esto que digo en la Universidad de Concepción, cuando pide una ampolleta -está grabado-, la rompe y le pone “el insecto de Edison”. Finalmente es una obra muy proletaria, porque cualquiera podría tener una escultura de Parra, está al alcance de todos.

La nota completa acá.


“Descansa en paz” (Nicanor Parra)

* Un poema de Hojas de parra para homenajear, como corresponde, de manera risueña, al (anti)poeta, fallecido hoy. ¡Viva el antipoeta!

 

Descansa en paz

claro — descansa en paz
y la humedad?
y el musgo?
y el peso de la lápida?
y los sepultureros borrachos?
y los ladrones de maceteros?
y las ratas que roen los ataúdes?
y los malditos gusanos
que se cuelan por todas partes
haciéndonos imposible la muerte
o les parece a ustedes que nosotros
no nos damos cuenta de nada…

estupendo decir descansa en paz
a sabiendas que eso no es posible
sólo por darle gusto a la sin hueso

sepan que nos damos cuenta de todo
las arañas corriendo por las piernas
no nos permiten dudas al respecto
dejémonos de pamplinas
ante la tumba abierta de par en par
hay que decir las cosas como son:
ustedes al Quitapenas
y nosotros al fondo del abismo

 

(De Hojas de Parra, 1985)


“El Cristo de Elqui se lanza contra los patrones desvergonzados” (Nicanor Parra)

El Cristo de Elqui se lanza contra los patrones desvergonzados

 

Los patrones no tienen idea

quieren que les regalen el trabajo

nunca se ponen en el lugar del obrero

 

píqueme esa leñita maestro

cuándo me va a matar esos ratones

anoche no pude dormir otra vez

hágame brotar agua de la roca

la Sra. tiene que ir a un baile de gala

hay que bajar al fondo del mar

un puñado de perlas x favor

 

otros son + carajo todavía

plánchame esa camisa desgraciado

anda a buscarme un árbol al bosque weón

¡arrodíllate mierda!

anda a arreglar los tapones

¿Y si me electrocuto?

¿Y si la roca se me viene encima?

¿Y si me cruzo con el león en el bosque?

eh!

eso no tiene nada de particular

eso no tiene la menor importancia

 

lo verdaderamente importante

es que el caballero pueda leer el diario trancuilo

bostezar a su regalado gusto

oír música clásica X el campeonato

aquel obrero se rompe la crisma

que se mande guardabajo

mientras está soldando una viga de fierro

nada de qué admirarse

estos rotos son unos pajarones

 

que se vaya a la punta de su madre

y después no sé lo que pasó

no se imagina cuánto lo siento sra

2 o 3 golpecitos en la espalda

y una viuda con sus 7 ratoncitos a la miseria…

 

41ah2jtwawlNicanor Parra, La vuelta del Cristo de Elqui, Santiago de Chile, Ediciones Universidad Diego Portales, 2007 (“+sermones y prédicas”, 1983), pp. 105 y 106.


Videos: #NicanorParra

Al cumplirse el centenario del gran (anti)poeta, posteamos algunos videos…

 

 

 

 

 


“Padre nuestro” (Nicanor Parra)

PADRE NUESTRO

Padre nuestro que estás en el cielo

lleno de toda clase de problemas

con el ceño fruncido

como si fueras un hombre vulgar y corriente

no pienses más en nosotros.

 

Comprendemos que sufres

porque no puedes arreglar las cosas.

sabemos que el Demonio no te deja tranquilo

descontruyendo lo que tú construyes.

 

Él se ríe de ti

pero nosotros lloramos contigo:

no te preocupes de sus risas diabólicas.

 

Padre nuestro que estás donde estás

rodeado de ángeles desleales

sinceramente: no sufras más por nosotros

tienes que darte cuenta

de que los dioses no son infalibles

y que nosotros perdonamos todo.

 

nicanor-parra-2* Poema de La camisa de fuerza (1962-1968), en Nicanor Parra, Poemas para combatir la calvicie. Antología. Julio Ortega (compilador), FCE, Santiago de Chile, 2010 (ed. original 1993), p. 136.


“Frases” (Nicanor Parra)

FRASES

No nos echemos tierra a los ojos

el automóvil es una silla de ruedas

el león está hecho de corderos

los poetas no tienen biografía

la muerte es un hábito colectivo

los niños nacen para ser felices

la realidad tiende a desaparecer

fornicar es un acto diabólico

Dios es un buen amigo de los pobres.

 

IMAG0860* Poema de La camisa de fuerza (1962-1968), en Poemas para combatir la calvicie. Antología. Julio Ortega (compilador), FCE, Santiago de Chile, 2010 (ed. original 1993), p. 134.