“En mis películas necesito la música, pero también el silencio y la mudez” (Alexander Kluge)

 

“En mis películas necesito la música, pero también el silencio y la mudez. Si fuera por mí volvería al cine mudo. Soy un patriota del cine mudo. En mi caso sonidos e imágenes se alternan. Es mágico lo que sucede cuando desaparece la imagen. Como cuando en la ópera Moisés y Aarón, de Arnold Schönberg, el coro canta desde los palcos, no desde el escenario, el teatro está a oscuras y la imagen por fin desaparece. También me gusta cuando en el cine todo se oscurece unos minutos y sólo se escucha algo. Ese momento es mi ídolo. Y a la inversa también debe ser posible que sólo haya imagen. Eso de que todo el tiempo tenga que pasar algo, como en televisión, que las personas creen que se rompió el aparato si se va el sonido un momento, lo detesto”, confesó. A fin de cuentas, explicó, “la pausa general es el momento más dramático en la ópera. El momento del silencio puede llevar a la música al clímax”.

 

* Fragmento de una nota en Página/12 comentando y resumiendo una conferencia del escritor y cineasta Alexander Kluge, en un evento organizado por la Untref, que se puede ver completa aquí.


#Cine: Alexander Kluge: Noticias de la antigüedad ideológica: Marx – Eisenstein – El capital

 

 

 

 

Publicado el 10/11/2013

Noticias de la Antigüedad ideológica: Marx/Eisenstein/El capital (2008) es una de las películas más complejas y monumentales de la historia del cine reciente. A lo largo de casi nueve horas de duración, su director, Alexander Kluge (Alemania, 1932), propone una reconstrucción del proyecto inacabado de Eisenstein de rodar El capital de Karl Marx tras un febril encuentro con James Joyce en 1927. Noticias de la Antigüedad ideológica es también un nuevo giro de tuerca para entender el espectro contemporáneo de Marx a partir de una imagen fantasmagórica, constituida por la asociación libre y el montaje de ideas, capaz de volver a imaginar el cine como un medio crítico y de conocimiento.
Si bien esta película participa de la pulsión actual hacia El capital, Kluge se distancia de las celebraciones y retornos literales dominantes para armar un relato alegórico en el que, mientras el texto es la potencia melancólica de un proyecto radical irrealizado, el subtexto es la redención del presente a partir de una rigurosa excavación del pasado. De esta forma, Noticias de la Antigüedad ideológica se plantea como un amplio archivo transversal que contiene el cine dentro del cine, las imágenes de historia y catástrofe del s.XX, fragmentos de ópera, entrevistas a distintos pensadores (Peter Sloterdijk, Oskar Negt, Hans Magnus Enzensberger…), ficciones interpretadas, esfuerzos pedagógicos o textos y fragmentos de discurso proyectados entre las imágenes. Dentro de este torrente, Kluge parece referirse a cómo los media son tanto ruinas del pasado como modelos de futuro. “La historia del cine sigue siendo un desafío”, escribe; “es un Fénix, y sigue sin cumplirse. Alrededor de 1929, cuando Eisenstein quiso realizar su versión de El capital de Marx, en el umbral del cine sonoro, el viejo cine muere por primera vez por motivos comerciales para volver a surgir en otra parte. Hoy es lo mismo: el cine está muriéndose en los cines y vuelve a surgir en Internet”.