#Poesía: Luis O. Tedesco

Siempre que puedo,

pero siempre en los lindes de mi casa,

cabulero como soy, reacio

a sacar los pies del plato,

me voy por las ramas,

me cuelgo del cencerro,

tiro para el rincón de los tomates,

siempre siempre en los lindes de mi casa,

no tengo luz para perderme lejos

***

Vive ensimismado, él, decente

como es, sujeto íntegro extasiado

en su propia ebullición,

come, duerme, manotea

la masa semanal de su erotismo,

todo bien, los chicos bien, la jermu

gorda como él, metida para dentro

como él, pegoteados en la salsa

rubí de los domingos, todo en orden,

se dice, peor es nada, se dice,

sin nada que decir la vida alcanza.

***

un ratito pido,

algo de más, una yapa,

un bocado en la simple intensidá

nada sin aire de palabra, nada

ajeno a la tensión del pensamiento,

un roce pido, no más,

algo de lo vivo que siempre va,

ninguna cosa erigida

como mercadería espiritual,

un traguito pido,

el senciyo frufrú de cada instante,

un soplo de lo siempre inesperado.

***

eso de ser,

eso de estar,

eso de constituirse

la lentitú crioya del ensueño

a paso e’bagual

el pensamiento, fornida l’anca

pa’ dir en la radiante desmesura,

nunca sin voz la gracia del idioma.

Luis O. Tedesco, Hablar mestizo en lírica indecisa, Bs. As., Activo Puente, 2009, pp. 35, 39, 118, 124.



Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s