De Lucia Joyce, espíritu sin freno a la sombra del genio, sólo hay una historia en retales

Este domingo se conmemoran 113 años del natalicio de la bailarina de danza moderna e hija del autor de Ulises, cuya vida quisieron silenciar

Foto

▲ Captura de pantalla del documental The Dancer Locked Away for 50 Years: A Candle Burned Bright. Lucia fue borrada de la historia familiar y murió en el anonimato en 1982, en un maniconio de Northampton.Foto Captura de pantalla
Fabiola Palapa Quijas
Periódico La Jornada
Sábado 25 de julio de 2020, p. 2

La vida de Lucia Joyce (1907- 1982), hija de los reinos imaginativos que su padre James Joyce creó, está rodeada de misterios. Su historia ha sido contada a partir del testimonio de conocidos e interpretaciones de los biógrafos, porque la familia ha luchado por mantener en secreto la vida de la joven que inspiró Finnegans Wake.

Lucia Joyce nació en Trieste, el 26 de julio de 1907, en una sala de hospital destinada a atender mendigos, tres años después de que sus padres salieron de Irlanda, donde James Joyce temía que su genio jamás sería reconocido.

A diferencia de Giorgio, su hermano mayor, un niño agraciado y adorado por su madre, Lucia era enfermiza y sufría de estrabismo. Cuando cumplió siete años ya había vivido en cinco domicilios diferentes debido a los problemas de su padre con el alcohol y para pagar la renta.

Lucia fue borrada de la historia familiar y murió en el anonimato en 1982, a los 75 años, en un maniconio de la ciudad inglesa de Northampton. Stephen Joyce, hijo de Giorgio, destruyó las cartas que su tía escribió a su padre y convenció a Samuel Beckett de seguir su ejemplo. Sin embargo, con la biografía Lucia Joyce: To Dance in the Wake, de Carol Loeb Shloss, especialista joyceana y profesora en la Universidad de Stanford, es posible conocer la historia perdida de la hija del escritor irlandés como bailarina parisina.

En su libro, Shloss acusa de querer etiquetar a Lucia en el estereotipo de la hija loca de un hombre genial, en lugar de reconocerla como artista talentosa, obligada a vivir al margen de la creatividad de alguien más.

Revela también que el escritor amaba a Lucia y compartían un profundo vínculo creativo. James la describió como un “ser fantástico salvaje, hermoso, cuya mente era tan clara y tan indiferente como el rayo.

Lucia fue discípula de Raymond Duncan, hermano de Isadora; también dibujaba y pintaba; escribía cartas y diarios, y, al parecer, fue autora de una novela hoy perdida. Como integrante de la compañía Rythme et Couleur fue seleccionada para interpretar un dúo cómico de danza en un corto de Jean Renoir.

Tenía 21 años y era una conocida bailarina de danza moderna. Un reportero de París escribió en 1928: Cuando sus dotes para la danza rítmica alcancen plenitud, James Joyce tal vez sea conocido como el padre de Lucia.

 

La nota sigue, completa en el diario La Jornada.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s