El tiempo según Arno Schmidt

[…] / Clarividencia, sueños premonitorios, second sight y la errónea interpretación de estos fenómenos incuestionables: el error fundamental siempre consiste en considerar al tiempo como  una línea recta de números en la que no puede tener lugar otra cosa que no sea una sucesión. ‘En realidad’ habría que representarlo por medio de una superficie en la que todo existe ‘simultáneamente’; porque el futuro ‘ya’ está desde hace rato (el pasado ‘todavía’ está) y en los estados excepcionales antes mencionados (¡que, no obstante, son ‘naturales’!) precisamente ya se puede percibir. Si a partir de esto los intérpretes devotos empiezan a soñar enseguida con una ‘acertada prueba de un alma inmortal’, habría que señalarles que se limiten a la constatación de que el espacio y el tiempo están justamente construidos de manera mucho más complicada de lo que nuestros sentidos y cerebros simplificantes (biológicamente suficientes) pueden captar. / […]

 

 Arno Schmidt, Paisaje lacustre con Pocahontas / Los desterrados, Bs. As., El cuenco de plata, 2013, p. 19.

 



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s