Margo Glantz propone un caleidoscopio a partir de un tema aparentemente banal

Leemos hoy en el diario mexicano La Jornada:

29 FIL de Guadalajara

La escritora quedó varada y no llegó a la presentación de su libro La cabellera andante

Juan Carlos G. Partida
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 2 de diciembre de 2015, p. 4

Guadalajara, Jal.

la-langosta-literaria-recomienda-la-cabellera-andante-de-margo-glantz-1-638Los aviones jalaron los rizos de Margo Glantz y, en la escala de Sudamérica a Guadalajara en el aeropuerto de la ciudad de México, quedó varada y no pudo llegar a su cita en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, donde presentaron su libro La cabellera andante, calificado de interdisciplinario, intercultural e intergenérico, fragmentario en su unidad.

Cientos de lectores la aguardaban, al igual que quienes la acompañarían en el foro, Verónica Gerber Bicecci y Brenda Lozano, quienes lamentaron que no se viera un pelo de la invitada principal. Sin embargo, hicieron una disección del caleidoscopio de letras que Glantz realizó a partir de un tema aparentemente trivial: el cabello.

A lo Glantz, el libro es un ensayo que hace un recorrido sobre el cabello en la cultura y en la literatura, las revistas y la moda, un sendero que recorre desde los tiempos bíblicos hasta el furor de Vogue.

“La estructura del libro está basada en la idea de si el orden de los factores altera el producto; me parece que esos fragmentos están trenzados entre la idea de cortar el pelo, lo que significa cortárselo, cortar la cabeza –hay muchos fragmentos que tienen que ver con la guillotina, los verdudos– y cómo cortar el texto”, dijo Gerber.

Agregó que se trata de un libro andrógino como género literario, con apropiaciones que vienen de Hollywood, de una literatura de otro siglo, de manuales de belleza antiguos, todo desdibujado y vuelto a trenzar con su propia voz.

Aunque la autora va del pelo rizado a los bigotes, de las colas de caballo al pelambre de King Kong, para Gerber ese libro es un ejemplo de coherencia, del perfecto enlace, como una trenza bien hecha.

De Calderón de la Barca a Vogue

Brenda Lozano recordó que la frase final del libro (en esta escena las muchachas deberán peinar voluptuosamente su cabellera) no reordena ni vuelve a contar, sino que se convierte en un cierre perfecto que a ella y a muchas mujeres seguramente las hizo sonreír tras el recorrido histórico por todas sus páginas.

“En esa lógica empieza por Calderón de la Barca y continúa con Quevedo, Dalí, la revista Vogue, Tirso de Molina, por ella misma, por Cleopatra y claro por Sor Juana”, dijo

La nota completa acá.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s