El espionaje británico sobre Doris Lessing: “Atractiva, convincente y peligrosa”

Leemos hoy en el diario mexicano La Jornada:

La escritora fue vigilada durante 18 años por el servicio de inteligencia británica, revelan

La operación comenzó en 1944, según documentos revelados en los Archivos Nacionales de Kew

El MI5 la consideraba sospechosa por su odio profundo, al punto del fanatismo por las políticas estilo apartheid de Rodesia del Sur y por sus simpatías por el comunismo

Cahal Milmo
The Independent

A principios de 1956, un oficial de la rama especial de Scotland Yard expresó la sospecha de que cierto departamento de Kensignton se usaba para propósitos inmorales. El fundamento más importante de su inquietud eran las frecuentes visitas depersonas de varias nacionalidades y que la residente femenina era unaconocida comunista.

La potencial quintacolumnista que regenteaba la aparente casa de mala nota no era otra que Doris Lessing, para entonces ya una novelista notable, y los estadunidenses, chinos, indios y negros que visitaban su casa asistían para discutir los puntos finos de la literatura izquierdista y el marxismo.

Más tarde Scotland Yard reconoció a regañadientes que la acusación de mantener un burdel carecía de fundamento. Pero fue apenas uno de tantos episodios en una operación de 20 años del MI5 y la inteligencia británica para tener a Lessing –quien figura entre los novelistas ingleses más influyentes y en 2007 se convirtió en la receptora de más edad del Nobel de Literatura– bajo vigilancia como subversiva sospechosa.

“Atractiva, convincente y peligrosa… indómita…”

Documentos revelados este viernes en los Archivos Nacionales de Kew, en Londres, señalan cómo la novelista, que pasó sus años de formación en Rodesia del Sur, fue espiada durante por lo menos 18 años, en los que también se interceptó su correspondencia. La operación comenzó después de que se decretó que había adquirido un odio profundo por las políticas estilo apartheid de la colonia británica y se volvió simpatizante comunista.

Lessing fue una entre muchos académicos e intelectuales izquierdistas cuyos contactos con el Partido Comunista de Gran Bretaña (PCGB) durante la guerra fría atrajeron la atención del MI5. El servicio de seguridad interna colocó micrófonos ocultos en la sede del partido en Londres, y puso cajas telefónicas en los alrededores para escuchar las llamadas de activistasenterados de la vigilancia.

Pero al parecer los espías tanto en Gran Bretaña como en las posesiones coloniales que le quedaban consideraban a Lessing una amenaza especial. Rastreaban de cerca sus viajes a ubicaciones desde Checoslovaquia hasta el sur de África, donde un aviso desde Londres de su visita ocasionó que se le prohibiera la entrada durante muchos años a Sudáfrica en la era del apartheid.

Una fuente del MI5 declaró a sus controladores que la novelista debería ser considerada una “mujer atractiva, convincente y peligrosa… indómita… y no dispuesta a hacer nada contra cualquier forma de comunismo”.

El escrutinio de la escritora comenzó en 1944, cuando oficiales de inteligencia coloniales británicos se quejaron de un club del libro pro comunista que Lessing dirigía en Rodesia junto con su segundo marido, Gottfried Lessing, refugiado judío. Un memorando a Londres señalaba: El tono general del club se reporta como muy de izquierda, y se afirma que la mayoría de los temas de discusión terminan por lo regular en un tono antibritánico, anticapitalista y antimperialista.

La nota completa acá.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s