“Temeroso de lo nuevo aunque ya tiene mil años” (Ben Lerner)

Cuando vimos el dibujo, sacamos a los chicos de la escuela. Abrimos el agua especial. Dos iglesias súbitamente unidas por un camino en el maizal. Como presagiaba el mito de los hopi. Una pérdida tecnológica masiva. Una araña deja un hilo entre dos puntos. Pensalo un poco. Desde el plumero resulta casi milagroso. Te obliga a replantearte toda la cuestión de la propiedad. Los tallos dentro de las formaciones han reventado los nódulos. Explicate eso, Señor Televisor. Nos despertamos con barro en los pies. La otra parte es que somos así. Temeroso de lo nuevo aunque ya tiene mil años. Si no viste nunca a un chico dormido gatear más allá de la luz de la galería, cerrá la boca. Si mi intención es clara, ya es demasiado tarde. Por el amor de Dios, gente. Abrid vuestros corazones.

Ben Lerner, Ángulo de guiñada, Bs. As., Dakota, 2013 (ed. original 2006), p. 133.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s