“Lecturas obligatorias” (Ben Lerner)

Una cirugía para abreviar el cuerpo. Un cuerpo agradable para el lector presentado al público. El público pende de una milicia bien regulada. También nuestro ejército tiene lecturas obligatorias. Un soldado debe leer Guerra (abreviado) de Tolstoi, Crímen (abreviado) de Dostoyevski. Aún en la hora de la muerte, la vieja disputa entre profundidad y superficie: algunos poetas se atan pesas a los tobillos, a otros les alcanza con flotar boca abajo. ¿Cuál es el valor de la lectura? Depende. ¿Qué te impide hacer?

Ben Lerner, Ángulo de guiñada, Bs. As., Dakota, 2013 (ed. original 2006), p. 119.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s