Religiones, modernidad, radicalismo(s) (Terry Eagleton)

“Karl Marx describió la religión no sólo como el alma de una situación sin alma, sino también como ‘el suspiro de la criatura oprimida’. El auge extraordinario de la espiritualidad de la New Age en nuestros días ha sido de esa misma naturaleza. Ésta ofrece un refugio frente al mundo, no una misión para transformarlo. El suspiro de la criatura oprimida, a diferencia de su grito de ira, constituye un mero síntoma patológico de lo que está mal entre nosotros. Como el síntoma neurótico del que hablaba Freud, esta clase de fe religiosa expresa un deseo frustrado que, al mismo tiempo, desplaza. No entiende que podríamos vivir espiritualmente en cualquiera de los sentidos auténticos de la palabra simplemente con que cambiáramos materialmente. Al igual que el Romanticismo, es una reacción frente a un mundo sin corazón que se mantiene confinada en la esfera de los sentimientos y los valores. Representa, por tanto, una protesta contra una quiebra espiritual de la que no deja de ser absolutamente cómplice. Pero esa religión es, pese a todo, un síntoma de descontento, por retorcido y repugnante que pueda parecer […]

El radicalismo islámico y el fundamentalismo cristiano podrían parecer, en principio, muy distintos de esas otras formas aquí comentadas. A diferencia del Romanticismo o de la New Age, son movimientos de las masas y no sólo las doctrinas de una minoría desafecta. La religión, en este caso, no es tanto el opio del pueblo como su crack. El fundamentalismo ciertamente se propone cambiar el mundo y no se limita a guarecerse de él. Si, por un lado, rechaza los valores de la modernidad, por el otro, está perfectamente preparado para adoptar su tecnología y sus formas de organización, ya sea en el terreno de la guerra química o en el de las nuevas tecnologías. Esos izquierdistas (o ex izquierdistas) británicos que dieron su apoyo a la invasión de Irak y que, en su manifiesto de apoyo a tal medida, escribieron ‘rechazamos el miedo a la modernidad’ iban errados en dos sentidos: el islamismo no rechaza la modernidad sin más y, por otra parte (y en cualquier caso), hay mucho de esa modernidad que es perfectamente rechazable. El hecho de considerar la guerra química como un motivo de alarma no convierte a uno en un reaccionario nostálgico. Si no hay que temer algo así, cuesta imaginar qué habrá que temer entonces.

Frente a lo que condena como una cultura hedonista y relativista, el fundamentalismo cristiano trata de reinstaurar el orden, la castidad, el ahorro, el trabajo duro, la autodisciplina y la responsabilidad, valores todos ellos que el consumismo desprovisto de divinidad amenaza con erradicar. En ciertos sentidos, sus críticas contra el statu quo son bastante acertadas y eso es lo que muchos buenos liberales no están dispuestos a permitir. El capitalismo tardío engendra ciertamente una cultura  de hedonismo mecánico, obsesión con lo sexual y superficialidad moral. El problema estriba en que el fundamentalismo ofrece un remedio que, probablemente, resulta aún peor que la enfermedad. El fundamentalismo es de otro mundo en el sentido de que sus valores emanan de una fase anterior del capitalismo (la de la producción industrial), y no sólo porque sueñe con la gloria que aguarda tras este valle de lágrimas. No es tanto el suspiro de la criatura oprimida como el de la desplazada. Los fundamentalistas son, en su mayor parte, aquellos a los que el capitalismo ha dejado atrás. Éste ha sido desleal con ellos como lo será con toda persona u objeto que ya no produzca una rentabilidad”.

 Terry Eagleton, Razón, fe y revolución, Barcelona, Paidós, 2012, pp. 63-64.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s