Arnaldo Calveyra (III)

 

Palabras, ustedes eran tardes miradas desde un rincón de la imagen, imagen siempre por llegar.

Detenidas en un niño, su atalaya se pone al habla con nosotros, entra en poderes con el rojo pintado de las flores.
Como quien al pasar de un espejo a otro se descubre diferente y el mismo.
A medida que las horas pasaban, otra lengua llegaba, incógnita lengua del poema.

Sentados, era un jardín quedarse a contemplar árboles que por poco se ponían a oscurecer en nuestro regazo.

 

Arnaldo Calveyra, Poesía reunida, Bs. As., Adriana Hidalgo, 2012, p. 245.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s