El arte baja a la mina (diario El País sobre Manifesta)

Leemos en El País:

El arte baja a la mina. Durante este verano, la bienal Manifesta se ha instalado sobre los yacimientos abandonados de Flandes para explorar los vínculos entre arte e industria. Este paisaje, en el que el gris plomizo no da tregua ni un domingo de agosto, se acaba de convertir en cuartel general de una bienal itinerante, preocupada por crear sinergias entre la creación contemporánea y el lugar que le da cobijo.

En episodios anteriores, Manifesta se trasladó a Murcia para inspeccionar las migraciones de África y a la región alpina de Trento para observar su declive industrial. Para su novena edición, la bienal ha escogido las antiguas minas de Waterschei, en las afueras de Genk, una de las capitales belgas del carbón. Hasta el 30 de septiembre, su sede se ubica en un complejo art déco de 23.000 metros cuadrados que hoy se cae a pedazos, como la industria a la que acogió. En 1987, el cierre de la mina dejó a la región expuesta a un futuro tan negro como el carbón. Aquí nacieron el modisto Martin Margiela y el futbolista Ronny Gaspercic. No cuesta del todo entender por qué no tardaron en escapar.

Manifesta demuestra que la energía fósil también puede ser materia prima para la creación. La exposición analiza la presencia del carbón en la historia del arte, exponiendo obras que reflexionan sobre la desindustrialización de los últimos 30 años y reclaman justicia para sus víctimas colaterales. “Más que lamentar con nostalgia un ayer idealizado que nunca existió, el proyecto pretende recordar. Se enmarca en una posición ajena a la ideología dominante en el capitalismo, régimen que no requiere del pasado en su mecánica y que batalla por diluir la memoria social”, explica su comisario, el mexicano Cuauhtémoc Medina, antiguo conservador de la Tate Modern.

El sistema empuja a olvidar para entrar sin desasosiego en la próxima etapa del progreso, pero Manifesta se resiste a ello. La bienal establece un inventario de la pintura, la escultura y la fotografía de los dos últimos siglos que se han interesado por esta industria subterránea. Por ejemplo, las fotografías de Bill Brandt, donde niños genuflexos buscan pedazos de carbón entre los escombros, o los primeros dibujos del Henry Moore, hijo de minero, que trazó viñetas claustrofóbicas que anticipan los cuerpos retorcidos de sus esculturas y parecen transcribir en imágenes lo mismo que Emile Zola contaba en Germinal.

Sin embargo, no todo son estampas desesperadas de la era industrial. Para la propaganda soviética, el minero se convertirá en una figura heroica a imitar. Cuenta la leyenda que Alekséi Stajánov consiguió extraer 102 toneladas de carbón en menos de seis horas. Es decir, 14 veces más que la media de sus camaradas. La proeza de este esforzado obrero engendrará una doctrina, el stajanovismo, que proclama la gloria al trabajo contra todo indicio de alienación. Cuanto más rendimiento, más felicidad. El cortometraje The Radiant Path(1940), protagonizado por una costurera que seduce a su superior gracias a una productividad digna de aplauso, dará prueba de ello.

Otros artistas reivindican el carbón. El británico Richard Long, abanderado del land art, expone una elegante alfombra rectangular de ese mineral que contradice toda acusación de feísmo. Y ese punk de entreguerras llamado Marcel Duchamp revolucionará la Exposición Universal de 1938 con un techo de sacos de carbón, reproducido a tamaño real en Manifesta, con el que reivindica la suciedad de la materia oscura ante la obsesión por la pulcritud de la luz eléctrica.

Instalación en el interior del edificio Waterschel, en Genk (Bélgica). / KRISTOF VRANCKEN

De manera más alegórica, las brutales transformaciones impuestas por el capitalismo quedan reflejadas en el espectacular manto de residuos textiles a cargo del artista chino Ni Haifeng, que propone al visitante remendarlos con máquinas de coser puestas a su disposición. Por su parte, el proyecto Capitalismo amarillo, a cargo del castellonense Jota Izquierdo, exhibe las imitaciones chinas de prendas de marca que, pese a trocar el logo de Calvin Klein por el de Caiwen Kelai, harán furor en todo mercadillo que se precie.

A su lado, fotógrafos cotizados como Edward Burtynsky y Paolo Woods también reflejan la influencia creciente de China en el mercado global. “Me interesa expresar cómo los cambios en las fuerzas del mercado y las orientaciones políticas inciden en las realidades locales”, explica Woods, que retrata la presencia masiva de inversores chinos en África.

Para los artistas más jóvenes, el minero se convierte en un ídolo caído del capitalismo. “Son ángeles valientes que aceptan la mortalidad y deben renunciar a sus alas”, apunta el fotógrafo croata Igor Grubic, que reivindica el papel de los mineros serbios en la debacle del régimen de Milosevic y les restituye un halo salvador en sus imágenes.

A su manera, el artista británico Jeremy Deller hace algo semejante en el documental rodado junto al director Mike Figgis, que glorifica a los mineros británicos que se opusieron al férreo plan de cierres de Margaret Thatcher. En cambio, para el francés Christian Boltanski, el destino de la minería queda simbolizado por las cajas de hojalata donde los obreros guardaban sus propiedades. Si se le aplica una mirada algo ceniza, cobran el mismo aspecto que los nichos de un cementerio.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s