El establishment musical acoge al fin a John Cage, el iconoclasta

Leemos esta noticia en el diario mexicano La Jornada hoy:

Londres. Lo han llamado el mayor iconoclasta de la música, pero, ¿acaso John Cage, al llegar al año de su centenario, pasará a ser un músico de la corriente dominante? El Musicircus del compositor se presentó la noche del viernes pasado en el Festival de Aldenburgh; más adelante en el verano, toda una noche en los Proms estará dedicada a sus obras. Sin embargo, Cage (1912-1992), que toda su vida luchó por sobrevivir, habría visto con incredulidad este sesgo del destino. Su perspectiva de las cosas no podría ser más distinta de la de Benjamin Britten, en cuyo territorio se fundó Aldenburgh.

No son sus pianos preparados, sus cactos punteados y sus silencios lo que inquietó al establishment; más que nada, fue la forma en la cual incorporó en su música la noción del azar, eliminando el ego del creador y haciendo elecciones mediante el I Ching.

Musicircus no es un concierto, sino una ocurrencia: tantos ejecutantes como sea posible al mismo tiempo, en un área parecida a un gran hangar. No oirán nada: oirán todo, explicó Cage alguna vez, con la esperanza de que los asistentes captaran el júbilo del espíritu anárquico.

En Aldenburgh, el ensamble Exaudi y el artística sónico Bill Thomson prometieron abrir las puertas de par en par y dejar salir la corriente de sonido.

Jessica Duchen
© The Independent
Traducción: Jorge Anaya


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s