La verdadera historia del teatro “El Picadero” (Gabriela Liszt)

* Posteo a la compañera Gabriela Liszt, del PTS y el CEIP “León Trotsky”, partícipe de algunos sucesos de esos años.

En estos días tuvo gran repercusión la reinauguración del Teatro El Picadero. Indudablemente es una buena noticia que no se haya derribado el Teatro, inaugurado en 1980 por Antonio Mónaco. Los vecinos impidieron su derrumbe. Está ubicado en el Pasaje Discépolo (antes Rauch) 1857. Los medios resaltan el rol que jugó en la lucha contra la dictadura, ya que allí, en 1981 se realizaron varias obras del llamado “Teatro Abierto” (1).

Aseguran que ésta fue la causa de su incendio en agosto de ese año. Pero la “historia oficial” pasa por alto un hecho ocurrido pocos meses antes de esa muestra. El 25 de marzo de 1981 se iba a realizar allí la obra “Lágrimas fúnebres, pompas de sangre” basada en la obra de Jean Genet “Pompas fúnebres”, montada por el Taller de Investigaciones Teatrales (TIT) y el Taller de Investigaciones Musicales (TIM) (2). A la hora del estreno, el dueño del teatro, Mónaco, decidió prohibirla. Es que era un hecho teatral-político que cuestionaba claramente, transponiendo los personajes de la obra de por sí transgresora, a la dictadura en su quinto aniversario (3). El pasaje había sido cubierto por coronas mortuorias hasta la entrada misma del teatro mientras sonaba música electroacústica. Las columnas y paredes del pasaje se llenaron de autoadhesivos que decían “Aquí cayó un joven…”. En un volante se decía “Nuestra tarea es aún más alta que recordar la historia, nuestra obligación es hacer sentir todo el peso de esta realidad abrumadora bajo la forma de signos nuevos y aún más, debemos adelantarnos a ella, debemos engendrar el futuro. Y si como artistas no podemos hacerlo directamente, sí lo haremos a través de la sensibilidad de las personas. No seremos artífices de la transformación de la realidad, pero sí seremos los primeros en anunciarla. Somos artistas que buscamos la ruptura de las convenciones, por lo tanto revolucionarios en el arte, y como tales, no podemos separar la palabra revolución de movimiento, y así no podemos tener una visión pesimista del futuro de la humanidad…”.

La gente, entrada en mano, agolpada en la puerta, vio repentinamente a Rubén Gallego, director y actor de la obra, subirse al techo de un auto y denunciar a los gritos la prohibición, terminando con un discurso antidictadura. Los presentes terminamos en procesión hacia la calle Corrientes… Era el comienzo del fin de la dictadura. Una historia “no oficial” que aún merece ser contada…

Notas

(1) Muestra organizada centralmente por artistas del PC, radicales y peronistas.

(2) El TIT fue impulsado desde 1977, en plena dictadura, por militantes del PST que estaban en la clandestinidad. Muchos militantes se volcaron a los talleres de teatro y conservatorios para, desde allí, impulsar actividades semilegales que les permitían continuar su actividad militante y a la vez crear

un espacio de “cierta” legalidad para la expresión artística y las relaciones personales. Las obras del TIT, en general, eran montajes de una única presentación. Desde 1979-80, los talleres TIT, TIM y TIC confluyeron con muchos jóvenes que comenzaban a ser conscientes del genocidio, que se unían a los organismos democráticos o participaban de estos actos artísticospolíticos. En 1982, muchos comenzaron a militar en el MAS. Algunos siguieron dedicándose al arte, otros tomaron diferentes rumbos. Unos pocos continuamos la militancia revolucionaria. La que suscribe integró el TIM desde 1979, luego el MAS y actualmente el PTS y el CEIP “León Trotsky”.

(3) Quizás Mónaco no sintió el respaldo que luego tuvo con “Teatro Abierto”.


One Comment on “La verdadera historia del teatro “El Picadero” (Gabriela Liszt)”

  1. Claudia Weiner dice:

    Teatro abierto no fue una ” muestra” sino un ciclo teatral, para realizarlo se reunieron muchisimos actores, directores, autores,escenógrafos, electricistas,las obras eran inéditas escritas especialmente para el ciclo. Nadie cobraba y el abono era para sostener luces, escenografia, utileria, etc. La primera semana de prestreno se hizo en el Picadero, la madrugada de l estreno 6 de agosto de 1981, el teatro fue incendiado. El ciclo se continuó en otro teatro y el público lo acompañó llenado las salas. No creo tan poco que la pertenecia partidaria sea relevante, si, había peronistas radicales y del pc.,tambien muchos de los cuales no se sabia o no tenian una pertenencia partidaria, Ulises Dumont, Mario Luciani, ( PI)
    Carlos Gandolfo , O quien escribe, que en esos momentos era asistente de direccion, junto a otRos como Ricardo Raconto, Liliana Carro. Habia gente muy famosa, y casi desconocidos, de diversas areas. Muchos en listas negras y prohibidos.. Estabamos ahi para decir algo, de la manera que la sabiamos decir, remito a las obras que quedaron escritas para evaluar el acontecimiento transgresor que este movimiento presentó. No pretendo reinvindicar el destino de el atentado al picadero para teatro abierto porque no quiero ni pretendo estar en la cabeza ni en el corazon de quien quema un teatro, pero fue el 6 d agosto , la vispera del estreno. Y si el destino era detener el ciclo…, se equivocaron.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s