Don DeLillo, la información, el misterio y la verdad

“Existe algo así como un desprecio por el significado. Se trata de escribir fuera de la armazón habitual. Se trata de obligar al lector a que se comprometa con algo que de antemano se sabe no aceptará. Es todo parte de lo mismo. Es que hay una especie de saturación informativa, de excesivo deslumbramiento por la comunicación masiva. Todo el mundo sabe todo. Surge un tema, y en cuestión de días o semanas se agota por completo, gastado por la publicidad y por los medios. Nada es demasiado misterioso como para lograr escapar a ese proceso, a ese tratamiento. Dificultarle las cosas al lector es menos un ataque contra el mismo lector que contra las características de la época, contra su mercantilismo del conocimiento fácil. El escritor es guiado por la convicción de que ciertas cosas son difíciles, que ciertas verdades no son de fácil acceso, que la vida todavía tiene misterio”.

 

* Entrevistas a narradores norteamericanos de hoy, Edición preparada por Tom LeClair y Larry McCaffery, Bs. As., Grupo Editor Latinoamericano, 1986 (ed. original 1983), pp. 111-112.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s