Margo Glantz y la literatura “sin centro”, de la frontera…

Leemos en el diario mexicano El universal:

La literatura en México y Estados Unidos está cambiando por los efectos de la inmigración de millones de latinoamericanos y el narcotráfico, creando nuevas formas de expresión, afirma la ensayista y narradora mexicana Margo Glantz, quien ha podido atestiguarlo a lo largo de los años.

“Hay un descentramiento en el sentido más específico del término, en el sentido literal. (La literatura) se está descentrando. La Ciudad de México era por lo general donde se producían los más importantes escritores o a donde llegaban los escritores importantes después de vivir en sus lugares de origen”, dijo la autora de “Las genealogías” y “Síndrome de naufragios”. “Ahora muchísimos escritores están viviendo en el norte y están escribiendo sus propias obras justamente en la frontera”.

Glantz, de 82 años, mencionó a escritores como el mexicano Juan Villoro, autor de la novela “Arrecife”, cuyo tema subyacente es el narcotráfico; o Elmer Mendoza, oriundo del estado de Sinaloa; Luis Humberto Croswell, quien eligió Tijuana; Yuri Herrera, que también adoptó el tema del narcotráfico y la frontera, o Heriberto Yepes, cuya narrativa se desarrolla fuera de la capital.

De hecho el libro que la autora dijo estar leyendo esta semana en Chicago, donde se encontraba para dictar una cátedra en una universidad y desde donde conversó vía telefónica con The Associated Press, es “Canción de tumba” de Julián Herbert, un escritor que desde hace años reside en Saltillo, capital del estado de Coahuila fronterizo con Estados Unidos.

“Es un libro sin ninguna complacencia, con absoluta falta de sentimentalismo, con una escritura feroz, sobre todo la primera parte … que deja ver una infancia tan complicada como la de un niño que nace cerca de un prostíbulo y tiene que estar exiliándose de ciudad en ciudad, sin poder terminar la escuela, y cómo acaba siendo adicto a la cocaína”, dijo. “Aunque no hable del narcotráfico en sí está vinculado con el narcotráfico, porque (el personaje) es un consumidor de cocaína perpetuo. Es una novela muy interesante, de las nuevas novelas que están escribiendo en México”.

Al otro lado de la frontera los cambios también son evidentes por la “enorme” cantidad de estudiantes de humanidades mexicanos y de otros países de Latinoamérica que Glantz ha visto incorporarse a las universidades de Estados Unidos.

“En Chicago hay más de un millón de mexicanos. Muchos de ellos se dedican a labores muy tradicionales, como el campo y el servicio, pero también hay muchos que están estudiando, porque las segundas y terceras generaciones ya van a las universidades y es muy importante que se pongan en contacto con lo que se produce en sus ciudades de origen”, dijo.

Glantz recibió su primera invitación para impartir clases en universidades estadounidenses en 1993 y lo continuó haciendo a la par de la explosión de la inmigración latinoamericana en ese país, y ha notado un incremento en el interés de los estudiantes por la región de la que son originarias sus familias.

Completo acá.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s