Las transgresiones (juveniles) de Saramago

Leemos: “En 1953, José Saramago envió el manuscrito original de Claraboya a una editorial portuguesa, la cual nunca respondió, “quizá porque era un libro demasiado duro para la época, con familias marcadas por la envidia y el odio; hay también violaciones y amores lésbicos o situaciones difíciles de entender y de asumir en aquella época”, en la que la dictadura de Salazar y la Iglesia católica marcaban el paso de la moral pública, según explicó (Pilar) Del Río.

(…)

Claraboya es el único libro que Saramago dedicó a su abuelo, Jerónimo Hilário, el mismo hombre que estuvo muy presente en su discurso de recepción del Nobel, en Estocolmo, en 1998, que comienza así: “El hombre más sabio que he conocido en toda mi vida no sabía leer ni escribir.

“En esa novela están ya todos los personajes de la obra de Saramago; el doctor de Ensayo sobre la ceguera, o sus conversaciones con Diderot, Fernando Pessoa, Shakespeare, Eça de Queirós, Beethoven, en un contexto de dictadura en una Lisboa mezquina, tacaña y cerrada”, explicó Del Río. “Es ante todo una novela transgresora. En el lenguaje y en sus historias”, añadió.”

Completo acá.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s