Las (nada banales) ganancias de las empresas que acompañan a los Oscar

Leemos: “Kilómetros de alfombras vendidas, listas de espera para limusinas así como cientos de diseñadores, electricistas, cocineros y técnicos hacen su agosto en febrero, en la temporada de premios que termina con los premios Óscar y que tiene a Hollywood tapizado de rojo. […]

Los primeros que pisan una alfombra roja son los inmigrantes que las instalan. La mayoría de los cientos de técnicos que consiguen empleo durante la vendimia hollywoodense son latinoamericanos.

También son muy buenos tiempos para las empresas que alquilan limusinas.

“Se requiere el trabajo de todas las compañías del condado de Los Ángeles y de Orange que las rentan para manejar el enorme volumen que genera la temporada”, así como recurrir a afiliados o subcontratistas, dijo Jonna Sabroff, presidenta de Integrated Transportation Services, quien agregó que sus choferes trabajan 10 horas diarias para recoger a una estrella en el aeropuerto, llevarla al hotel, acompañarla de compras o a alguna fiesta y finalmente conducirla a la ceremonia de premiación.

La empresa trabaja de la mano con Sequoia Productions, que desde hace 23 años produce la cena de gala conocida como la Governors Ball, la fiesta por excelencia de los directores de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas –organizadora de los Óscar–, la cual tiene lugar después de la premiación del domingo, con mil 500 invitados.

“La Governors Ball contrata 150 técnicos, 400 cocineros y 30 productores”, informó Gary Levitt, vicepresidente de la empresa. La semana pasada anunció que la decoración y el menú de la gala estarán a cargo del mediático chef austriaco Wolfgang Puck. […]

Los bares son un sitio importante en el teatro. “Los abrimos desde temprano y servimos champaña”, cuenta Smith. La idea es que si ya están abiertos, los invitados pasen más rápidamente a la sala y no se demoren en la alfombra roja. Pero la táctica no funciona toda la noche. “Quince minutos antes de que comience el espectáculo, los invitados deben pagar sus bebidas y dirigirse a sus butacas”.

El teatro posee capacidad para más de 3 mil personas, entre los palcos y la platea. Muchos asientos rojos no son muy cómodos. Los nominados suelen sentarse en la platea, cerca del pasillo.

Una vez entregadas las estatuillas, la celebración no acaba. “Hay muchas fiestas”, cuenta Smith; entre ellas, la oficial, el Governors Ball, en el piso superior del teatro, la cual suele ser planeada con nueve meses de anticipación y la sala se prepara dos semanas antes. Se invita a mil 500 personas.

Ahí, un espectáculo puede costar 30 millones de dólares, dice Smith, y el Governors Ball, si bien los organizadores no brindan cifras exactas, más.”

*   *   *

* En el diario mexicano La Jornada, “Detrás de los Óscar, ganancias para las empresas de la banalidad”. Nota completa acá.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s