Muere Jordi Dauder, el actor activista (diario El País)

El intérprete consiguió el premio Goya al mejor actor de reparto en 2009 por su trabajo en la película ‘Camino’

JOAN FOGUET – Barcelona – 16/09/2011

El actor Jordi Dauder falleció la pasada noche, a los 73 años, como consecuencia de un cáncer en la Clínica Ruber de Madrid. Dauder era sin duda un actor significado, un activista de izquierdas que creía que en la capacidad de agitación del teatro. Fue también un notable actor de cine. El intérprete catalán, que llevaba ingresado desde el pasado domingo en la citada clínica madrileña, se alzó con el Goya al Mejor Actor Secundario en 2009 por su papel de cura del Opus Dei en la película de Javier Fesser Camino.

Dauder debe su popularidad a sus papeles en el cine y también al doblaje. En su filmografía destacan Los sin nombre de 1999; Caricias, 1998; No se puede tener todo, 1997; El porqué de las cosas, 1995 y Los mejores año, 1994 entre otros muchos títulos. Como actor de doblaje, prestó su voz, entre otros, Gregory Peck, Rod Steiger, Nick Nolte o Richard Harris. Su voz también aparece en películas ya legendarias como Gladiator o La guerra de las Galaxias.

En teatro, quedaron en la memoria colectiva sus trabajos en obras clásicas como Medea y obras de Chéjov y Shakespeare, que presentó en escenarios como el Teatre Nacional de Catalunya, el Mercat de les Flors, el Teatre Lliure, la Sala Beckett o el Centro Dramático Nacional. Dauder destacó especialmente en dos montajes de gran éxito: El burdel de Llüisa Cunillé con la dirección de Xavier Albertí y Aprés moi, Le déluge de Llüisa Cunillé, bajo la dirección de Carlota Subirós.

En Cataluña además, su participación protagonista en la teleserie de TV-3 Nissaga de Poder (1996-1998), donde encarnaba al malvado y retorcido Narcís Montsolís, le valió el salto a la fama, después de haber cosechado diversos galardones por sus interpretaciones.

Jordi Dauder era de Badalona, vivió en el barrio Sant Crist donde intervino en distintas luchas vecinales y a favor de la dignificación de las escuelas. También organizó ciclos de cine árabe en Castilla y León. Acudía donde podía ayudar, donde podía incindir. Discutir era una de sus grandes aficiones. Un conversador, un polemista incansable. ¿Mal carácter? Los que le conocían aseguran que no, que todo lo contrario. “Era un seductor”, comentan. Eso a pequeña escala, siempre actuó allá donde se le demandara.

Fue muy activo en las manifestaciones contra la guerra de Irak y la participación española bajo los gobiernos de José Maria Aznar. Xavier Giró, profesor de Comunicación de la Universitat Autònoma de Barcelona recuerda: “Jamás ocultó su impresión al leer Mi Vida de Trotski, no ocultó una manera de entender la vida y la política: era trotskista”. “Veías que se iba haciendo mayor y que esas convicciones no las perdía, al revés; se ratificaba, luchaba contra la justicia, contra la desigualdad. Estaba muy comprometido”, asegura sobre Dauder Sergi Belbel, director del Teatre Nacional de Catalunya.

Durante todo el día de hoy y hasta las 23.00 horas los restos mortales de Jordi Dauder estarán en el Tanatorio Parque de San Isidro, calle Comuneros de Castilla, 15, Sala E. El sábado 17, a las 08.50 tendrá lugar la cremación en el Cementerio de la Almudena. Avenida de Daroca 90.

* * *

Jordi Dauder, honor de los Gaudí

El actor Jordi Dauder (Barcelona, 1938) será una de las estrellas de la gala hight tech de los premios Gaudí que se celebrarán esta noche en el teatro Arteria (TV-3 la retransmite a partir de las 22.00 horas). Recibirá el premio Gaudí de Honor en homenaje a su dilatada trayectoria profesional como actor y escritor.

Empezó a estudiar Medicina, pero por su activismo tuvo que exiliarse a París en 1957. Allí viviría la revolución del mayo francés de 1968. “Aprendí que la revolución es posible y necesaria”, explica. Su padre, dramaturgo, era un hombre de izquierdas y pasó cinco años preso en una prisión de Valencia encarcelado por el régimen franquista. Ambos hechos vitales hicieron que Dauder, que ha mantenido su compromiso político de izquierdas, se decantara por la interpretación. “Empecé en la sala Beckett en el teatro Fronterizo de Sanchís Sinisterra, llevamos 30 años trabajando juntos y muy pronto abriremos en Madrid una nueva sala, La Corsetería”, dice el actor. Aunque empezó a dedicarse de manera profesional a la interpretación profesional relativamente tarde, en la década de 1980, pocos papeles importantes se le han escapado encima de un escenario. Sus apariciones en la serie de TV-3 Nissaga de Poder le confirieron popularidad entre el gran público, pero él sigue prefiriendo el teatro. En cine, ha participado en numerosas películas y en 2008 obtuvo un goya por su interpretación de un sacerdote del Opus Dei en Camino, de Daniel Freser y un gaudí por su papel en Azaña, cuatro días de julio, de Santiago de Miguel.

 



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s