El adiós a una gran entrevistadora: María Esther Gilio

Leemos: “Su método podía tener algo del de Truman Capote pero no lo aprendió de él: fidelidad a los datos pero no a los referentes, el archivo como carta en la manga, cultivo de la transferencia, empatía anticipada. Nada de periodismo gonzo, ni bravatas estilísticas: hizo maravillas simplemente con la amabilidad y la buena educación.”

Este es un fragmento de la nota que publicó María Moreno en Radar el pasado domingo sobre la gran reportera uruguaya. Una reportera que podía entrevistar, a fondo, a “los grandes” artistas y personalidades como así también al más común de los mortales (una prostituta una lluviosa y fría noche montevideana, por ejemplo).

En una entrevista –incluida en la misma nota de Radar– que le hizo Moreno a Gilio, ésta relata lo que le pasó en un barrio humilde: “… saco la cartera que tenía abajo. La abro. Tengo en la billetera dos billetes de cincuenta y dos de cien. Darle cincuenta era mucho. Busco y rebusco en la billetera. Y de pronto el tipo mete la mano y se la agarra. Se va rápido y de lejos me saluda con la mano. Y yo termino la nota diciendo que hizo lo que tenía que hacer. Se fue sin culpa, como yo también me hubiera ido sin culpa. Me gustó ese final. Porque la gente se pone enseguida en el lugar moral de la clase a la que pertenece. ¿Querés otro cuento de robo?”

 

* Acá, un post con varias notas, otro reportaje a Gilio y algunos links. Acá una entrevista a Abelardo Castillo. Y acá, una entrevista a Fontanarrosa.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s