Homenaje a Trotsky, a 71 años de su asesinato (I) -hoy el post lo hace Cecilia, de Rosario-

Nuestra amiga Cecilia, del blog colectivo La troska Rosario, hizo un diseño, con frases del “Manifiesto de emergencia” de la IV Internacional, en homenaje a Trotsky y a las grandes luchas del presente; y también un muy buen texto.

Compartimos ambos a continuación.

Hoy se recuerda el asesinato del revolucionario León Trotsky, a manos de un sicario estalinista, hace 71 años. Por eso quería compartir un poco la vida de Trotsky en este post e invitar a leer su obra, pero antes una breve introducción.

No es fácil rendirle homenaje en unas pocas líneas. La figura de Trotsky transciende por mucho el ámbito de la propia izquierda y seduce a biógrafos, escritores y políticos de la más variada índole. Hasta Aguinis (autor de Pobre patria mía, que no pierde oportunidad para ventilar ataques y prejuicios no muy elevados contra la izquierda) encontró en la vida del joven Trotsky una historia de aventuras que, según sus palabras, hubiera enloquecido a Salgari y a Julio Verne. Dentro de esta literatura acerca de Trotsky hay quienes lo reivindican desde uno u otro lugar, y quienes intentan, preventivamente quizá, clausurar su legado frente a un mundo convulsionado por una crisis histórica del capitalismo. No es este un post para analizar estas obras (imposible!), solo queremos mencionar que mucho se escribe sobre Trotsky en estos días, y que no es casual.

De Londres a Tahir, de Chile al Estado Español, primeras respuestas, más o menos desorganizadas, más o menos claras, pero inéditas en las últimas décadas, de los trabajadores y los oprimidos del mundo ante el intento de descargar la crisis sobre sus espaldas. La crisis trae también peligros, como una creciente descomposición social y derechas xenófobas que ganan peso en el viejo continente y los EEUU.

Lo que es claro y que nadie, aún bajo los vapores del 50% de Cristina, puede ocultar seriamente, es que estamos en el umbral de una etapa marcada por la crisis y la tendencia a mayores enfrentamientos y lucha de clases.

En este marco se entiende el nuevo interés por Trotsky, pero también en este marco nosotros reafirmamos, contra Aguinis, que su vida y su legado estratégico no solo sería capas de inspirar a Julio Verne sino también a millones que, ante un capitalismo que no pueda asegurar ni siquiera la subsistencia, ante un capitalismo que convierte aceleradamente nuestro planeta en una “sucia prisión”, protagonicen grandes acciones insurreccionales y revolucionarias.

Dedico entonces este post a recorrer lo más escuetamente posible la vida de Trotsky e invitar, a partir de algunos links y comentarios, a leer algunas de sus obras:

Trotsky fue, junto a Lenin, el más importante teórico y estratega del marxismo en el siglo XX. Antes de la revolución triunfante de 1917 (cuando Trotsky cumpliría, el mismo día de la toma del poder, los 38 años) ya había recorrido decenas de prisiones en Rusia y en Europa, había sido exiliado y se había fugado dos veces del desierto helado de Siberia, había sido dos veces presidente del soviet (consejo de obreros y campesinos) de Petrogrado, además de haber escrito decenas de artículos y obras teóricas, entre ellas la primera formulación de la teoría de la revolución permanente en base a las conclusiones de 1905. En 1917 se unió a Lenin y organizó la insurrección de octubre a través del Comité Militar revolucionario, insurrección única en la historia por su nivel de organización, creatividad y precisión. Las páginas de la Historia de la revolución rusa son una verdadera película que retrata la apasionante gesta de millones de trabajadores y campesinos rusos, y una de las obras históricas, políticas y estratégicas más importantes del siglo XX.
Luego del triunfo de la revolución, fue el enviado del gobierno revolucionario a negociar la paz con Alemania. En los intervalos de la negociación escribió un folleto, “Como hicimos la revolución rusa”, destinado a encender la llama de la revolución en el proletariado alemán, que en 1918 protagonizó una revolución heroica.
Trotsky fue creador del Ejército Rojo, único en su estirpe, solo integrado por trabajadores y campesinos pobres, tenia vedada sus filas a los explotadores: las armas son de los esclavos. Las páginas de “Como se armó la revolución”, editado por el CEIP y el IPS,  y las conclusiones que publicamos acá, dejan en claro esta gesta, una vez más única en su historia, donde un ejército material y numéricamente más débil derrotó a más de 14 ejércitos extranjeros e imperialistas que invadieron la URSS intentando ahogar en sangre la revolución.
A diferencia de lo que comúnmente se cree, Trotsky no solo escribió sobre política y economía, o al menos no en el sentido restringido que muchas veces se le da a esos términos. Como señalaba en la teoría de la revolución permanente, la toma del poder por parte de los trabajadores y el pueblo en un país es solo el comienzo de la revolución, de ahí en adelante no solo se ponían a la orden del día las tareas de la revolución a escala internacional sino también las de una profunda transformación de todos los aspectos de la vida, las relaciones sociales, de género, sexuales, culturales: todo el mundo de la opresión debía conmoverse. Consecuente con eso dedico obras a la literatura y a pensar cómo revolucionar la vida cotidiana.
Pero, si se quiere, después de todo esto, aún la vida de Trotsky, o aquello más importante, aún no había comenzado. Ante la muerte de Lenin y la burocratización del partido comunista y el Estado obrero, Trotsky enfrento teórica, política y físicamente la reacción estalinista. Y lo hizo tomando lo mejor de Lenin: organizando a los revolucionarios, primero en la Oposición de Izquierda, luego en la Cuarta Internacional. La lucha de Trotsky contra la burocracia lo sometió a persecuciones mucho peores que todas las pestilentes cárceles que había conocido en su juventud. Sin nacionalidad, no fue reconocido por ningún país del mundo y solo en México encontró exilio. Vio morir a todos sus hijos en manos de la represión estalinista, a sus camaradas y amigos sometidos a parodias de juicios que fueron refutados con precisión y amplitud por Trotsky ante la Comisión Dewey, que gracias al CEIP y al IPS tenemos oportunidad de leer.
Nada de eso fue suficiente. Aún en las peores condiciones, aún en los campos de concentración del estalinismo, los trotskistas de la oposición de izquierda se organizaron políticamente, hicieron huelgas y motines.
En estas duras condiciones, Trotsky y los trotskistas fueron los únicos que explicaron teóricamente el devenir de la URSS, como un estado obrero burocratizado que, si no se regeneraba a partir de una revolución política que derrotara a la burocracia, terminaría en la restauración del capitalismo.
En los años 30, ante la crisis histórica del capitalismo, Trotsky escribió sobre España, Alemania, Francia, EEUU, América Latina, sobre el fascismo, sobre innumerables procesos revolucionarios y regímenes reaccionarios en todo el mundo. Mantuvo una profusa correspondencia con núcleos de revolucionarios en todo el mundo y organizó la Cuarta Internacional, con su programa fundacional, el programa de transición. Todas estas obras son una invalorable herencia para la actualidad, que con gran cuidado y dedicación el Ceip y el IPS ofrece a los lectores de habla hispana, sumando ahora un nuevo cuaderno y una nueva publicación de la cuál se puede leer un adelanto aquí.

 



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s