Luciano Arruga: su hermana denuncia

Resposteamos lo que publicamos ayer en El diablo se llama Trotsky.

Respecto a Julio López y las novedades que se conocieron ayer, ver acá una nota que hace una suerte de cronología, junto a declaraciones de Christian Castillo, del PTS y Myriam Bregman, del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (Ce.Pro.D.H.).

Resaltamos algunos pasajes de la entrevista aparecida hoy a Vanesa Orieta, hermana del joven Luciano Arruga, un (como Jorge Julio Lópezdesaparecido en democracia.

“No logramos que sean procesados los ocho policías implicados, siguen en funciones y están como testigos en la causa, que aún sigue caratulada como averiguación de paradero. Es grosero lo que ocurre, la Justicia busca apagarte, que no tengas fuerzas. Y esto sólo va a cambiar con la movilización. La sociedad sólo mira y los familiares quedan desamparados, enfermos y tristes peleando contra algo enorme como el aparato judicial.”

“(Los “testigos claves”) Eran presos que siguen detenidos, han sufrido amenazas y la están pasando muy mal porque no tienen protección. Si realmente al ministro de Justicia y de Seguridad le interesara el caso los habrían protegido.”

“Me encantaría que nos reciba la Presidenta, y lo pedimos. Pero antes queremos que nos reciba el gobernador, que nos hizo esperar tres horas y luego nos derivó al ministro (Ricardo) Casal y a (el ex ministro de Seguridad Carlos) Stornelli. Y encima tuvimos que soportar que Stornelli nos gritara porque se sentía muy ofendido de que nosotros dijéramos que la policía manda a robar a los chicos del conurbano, que no iba a soportar esas mentiras. La reunión se tuvo que levantar, le gritó también a uno de nuestros abogados. Casal trató de relajar, pero todo fue patético. No están interesados en resolver esta problemática, los ves pidiendo más policía o bajar la edad de imputabilidad. La gente tiene sus derechos básicos violentados desde que nace, y encima la persigue la policía.”

“(…) hay un profundo temor a meterse con la Bonaerense, nadie quiere tocarla, es una mafia con poder propio. Nos podemos cansar de enumerar delitos en los que participa la policía y todo eso se fue naturalizando. Nos reímos al decir que el gordo de la poli le pide plata al de la pizzería, y eso no es ni liviano ni simpático, así empezó todo. Acá no hay loquitos sueltos que cometen errores, son grupos organizados al servicio del delito, y un poder político que mira para otro lado.”

El caso de Luciano Arriga demuestra que no hay reforma posible, como pretenden los kirchneristas (u otros peor:“saludando” al macartista Verbitsky porque habría reconocido la necesidad de un “régimen penal juvenil”), hablando de “seguridad democrática” –como si esa palabra, por sí misma, adosada, obrara milagros-. (Otro caso a mencionar sería elsilencio de radio ante el tema que hizo “la comunidad” de Artepolítica)

(A las ilusiones y promesas reaccionarias del kirchnerismo respecto a las fuerzas represivas, hemos contestado acáacá,acáacá.)

Como señala Vanesa, la policía es un poder propio dentro del mismo Estado, organizado con sus armas, vehículos y negociados. Ninguna reforma es posible.

Por Luciano –y por Julio López, y contra las decenas de casos de gatillo fácil contra la juventud pobre y trabajadora-seguiremos movilizados, reclamando y luchando por el castigo a sus asesinos, y por la disolución de la policía y todo el aparato represivo del Estado.

 


2 comentarios on “Luciano Arruga: su hermana denuncia”

  1. madidip dice:

    Mirá, yo creo que la impunidad con Luciano Arruga como con Julio López, o Mariano Ferreyra, como otros casos, no son cuestiones separadas. Hoy la agenda K está discutiendo si es mas “progre” meter preso a un pibe de 14 o 16 años … a la misma juventud de los barrios que son los que sufren la precariedad laboral, los que le dan la “opción” de trabajar para la policía o la muerte. Y la polícia? sigue siendo utilizada para “cuidar a los ciudadanos” de los “ocupantes, como en el Indoamericano – y llevarse la vida de trabajadores inmigrantes-, para liberar zonas y permitir que la burocracia sindical se lleve la vida del militante Mariano, para ” buscar” a López, mientras es la misma policía bonaerense la implicada en su desaparición, con 9000 prefectos de la dictadura. En fin, se mantiene la impunidad del aparato represivo, que no es reformable, es el arma del estado contra el pueblo y la juventud trabajadora. Ahora más que nunca, justicia por López, por Mariano y aparición con vida de J López.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s