Ala de criados: aventuras (y drama) de la derecha nativa

“Esos que andan en lo de Vasena son los rusos. Los rusos son”
David Viñas, En la semana trágica[1]

Los grandes acontecimientos histórico-sociales han sido tratados más de una vez por el arte: desde los acontecimientos de 1919 (como ha hecho el escritor y ensayista David Viñas, o con las luchas de 1920 de los obreros rurales del sur Osvaldo Bayer, en Los vengadores de la Patagonia trágica, luego llevada al cine) hasta los enfrentamientos de los años ’50 (como en las pinturas de Luis Felipe Noé y su recordada Incendio del Jockey Club) y las décadas siguientes (con los murales de Ricardo Carpani, por ejemplo).

Recientemente estrenada –y al cumplirse 80 años de aquellos acontecimientos-, la obra teatral Ala de criados transcurre en medio de “la semana trágica” (o “semana roja”). En este caso la acción se desplaza -contemporáneamente- al Pigeon Club de Mar del Plata, donde tres primos, “niños bien”, toman sol, se aburren y enteran de las nuevas noticias: los obreros en huelga en la Capital no deponen la lucha ni los reclamos, y su “Tata” permanece allí, organizando “guardias blancas” -en este caso, la tristemente célebre Liga Patriótica[2]-.

Este será el inicio de una acción -una serie de escenas- donde estos jóvenes demuestran su educación (europea y burguesa) contra la “indiada”, agitada por “los bolshevikis”: en la terraza de tiro del club, Emilito, Pancho y Tatana se animarán a planificar y concretar el ataque al club “Juventud Moderna”, demostrando ser dignos de aceptación en los lugares de la “alta alcurnia”; lograda su misión y destrozada la biblioteca, pretenden ofrecer a sus pares (y al “Tata”) como “trofeo”, las obras completas de Emile Zolá, en especial su novela Germinal -que relata los episodios de una huelga obrera-. Pedro, un comerciante palomero (y “colombaire”), será también de la partida, a la espera del regreso del “Tata” para cobrar por (todos) sus servicios.

Al escribirse la obra el año pasado, un diario informó la recreación de la época: Kartun comentaba la inclusión de “‘un tema cantado por Carlos Gardel que habla de cosacos atravesando la helada estepa rusa’. El hecho de que en la poesía popular tanguera aparezcan esas imágenes provienen –a su entender– de la influencia que en Argentina tuvo la Revolución de Octubre (…). ‘Agustín Magaldi hizo famosa otra canción, Nieve, sobre el imaginario ruso’, cuenta (Kartun). Una canción de Manuel Ferradas Campos que Magaldi cantó en un festival de solidaridad con las costureras presas de la casa Gatry”[3].

Ala de criados es una magnífica obra, con un potente guión y una actuación de sus cuatro actores igualmente fuerte y decidida, que recrea indirectamente los hechos de 1919 y el imaginario de la oligarquía -con todas sus contradicciones-. Investigada y muy trabajada por su director, Mauricio Kartun (quien leyó junto a dos grupos de 70 alumnos previamente “La Liga Patriótica, de Luis María Caterina; La Alta Sociedad de la Buenos Aires de la Belle Epoque, de Leandro Losada; Crónicas de la Semana Trágica, de Beatriz Seibel; Mar del Plata, el Ocio Represivo, de Juan José Sebrelli; La Semana Trágica, de Julio Godio; Una semana de holgorio; de Arturo Cancela”[4]), la obra no transcurre sin pasajes de humor y paradojas varias. Finalmente, Pedro, que no se identifica con ninguno de los dos bandos que se enfrentan (la oligarquía y el pueblo trabajador) terminará atrapado, preso, de la misma contradicción insoluble[5].

***

 

La obra se da en el Teatro del Pueblo (Diagonal Roque Sáenz Peña 943), los viernes, sábados y domingos.
* Esta nota apareció originalmente en la edición on line de la Verdad Obrera 343, el 17/9/2009.
NOTAS:
[1] En la semana trágica, Bs. As., Editorial Jorge Álvarez, 1966, p. 28.
[2] “Fundada en el aristocrático Club Naval bajo el lema ‘Patria y Orden’ y financiada por los capitalistas, la organización militar agrupa a hijos de las clases acomodadas. Las comisarías les proveen armas y en autos lujosos recorren las calles disparando a trabajadores, mujeres y niños, (…) contó con la adhesión de sacerdotes, intelectuales, industriales, militares, terratenientes y políticos reaccionarios” (Suplemento de La Verdad Obrera, “La semana trágica, 1919”, 17/4/08).
“¡Es la ola roja! escribe monseñor De Andrea en ‘La perturbación social contemporánea’ y apela a la ayuda del elemento sano de la población”. “Las listas abiertas en el Círculo naval bajo las órdenes del vicealmirante Domecq García aumentan con los nombres de más voluntarios organizados en guardias blancas” (ídem. 1, pp. 71 y 106, resaltados en el original).
[3] Diario Página/12, “Acerca de amos, criados y vitroleras”, 7/10/08.
[4] Diario Miradas al Sur, “La peligrosa tristeza de los niños ricos”, 30/8/09.
[5] Dijo Kartun: “En el monólogo final de Pedro, hay un texto que no es inocente. Dice: ‘Ustedes arman la revuelta y nosotros salimos con la banderita por boulevard Callao’. Usé la palabra boulevard simplemente para mediar con la historia y que no apareciese como alegoría de los cacerolazos por el campo. Pero la verdad es que lo escribí algo enfurecido por esa situación. Esa clase media que sigue comprando valores como quien compra etiquetas, que sigue comprando incluso hasta hipótesis golpistas, que nunca parece tomar consciencia de que a lo largo de la historia sistemáticamente han atentado contra ella… Que siempre compra la misma máquina de autodestrucción” (diario Miradas al Sur, “La peligrosa tristeza de los niños ricos”, 30/8/09).


2 comentarios on “Ala de criados: aventuras (y drama) de la derecha nativa”

  1. Santiago D. dice:

    Este finde sigue la obra en cartelera?

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s