John Berger (I)

Hoy y los próximos días vamos a postear fragmentos de la última novela de John Berger, De A para X.

El autor de Modos de ver (re)establece la relación entre A’ida y Xavier, dos combatientes; este último preso en un cárcel de máxima seguridad, condenado a dos cadenas perpetuas. Como no están casados legalmente, A está impedida de visitar a X. Éste –explicó Berger el año pasado a la prensa, cuando se representó esta obra en una “instalación sonora”, donde 10 actrices prestaron su voz a las cartas de A’ida- “es un hombre que lleva en la frente la etiqueta de terrorista por oponerse a lo que sucede en el mundo, a esa autoridad del orden económico que es como el fascismo”.

 

En el prólogo Berger nos cuenta que se encontraron tres paquetes de cartas en la celda cuando la prisión fue vaciada. En ellas, A’ida, que trabaja en una farmacia, además de militar en la resistencia, le comunica a Xavier acerca de la lucha y de su propia vida (sin su amor), intentando transmitirle sensaciones que X no puede tener, debido a su encierro: pájaros, climas, olores y sabores (un dulce casero, un café), diálogos y situaciones con sus compañeros y compañeras de resistencia.

Por otra parte, hay notas (en bastardilla) de Xavier en el reverso de algunas cartas de A’ida. Vamos a mantener esto aquí.

Ya hemos escrito en otro lugar sobre Berger y sobre su primera novela (allá lejos y hace tiempo), de mediados de la década de 1950, Un pintor de hoy.

No hay mucho más para agregar.

Más allá de sus actuales simpatías políticas –hacia Hugo Chávez y Evo Morales; sumado su histórica relación con el “sub” Marcos-, Berger es un monumental escritor, crítico y artista (pintor, dibujante) único, lúcido y sumamente agudo en cuanto a sus reflexiones sobre el mundo contemporáneo y los males del sistema capitalista.

Estaba la opción de hacer un artículo sobre el libro; pero preferimos que los fragmentos hablen –seguramente sin problemas- por sí mismos; esperando además que “inspire” comentarios de los lectores de “Artemuros”.

* * *

De soldador a soldador

Un millón de trabajadores del gremio en el Tercer Mundo. Se dedican a desmantelar para chatarra los grandes aviones de transporte y los grandes buques de pasajeros del Primer Mundo. Una vez retirados del servicio y varados, después de haberles quitado toda la madera y todo el material aislante, abren el casco son sopletes de acetileno. Donde quedan restos de petróleo o de gasolina, la llama del soplete puede provocar explosiones. No llevan indumentaria de trabajo que les proteja, o si la llevan, es mínima. En la playa de Tossa se producen entre veinte y treinta accidentes diarios. Salario de uno de los soldadores: un dólar al día.

John Berger, De A para X. Una historia en cartas, Bs. As., Alfaguara, 2009 (ed. original 2008), p. 75.


One Comment on “John Berger (I)”

  1. lahierbaroja dice:

    Tiene muy buena pinta. Me has dejado con la curiosidad de leerlo.

    Saludos.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s