El (triste) legado de un “posmarxista”

Entre los escritos reivindicatorios a Néstor Kirchner hemos leído el de Ernesto Laclau. Uno que nos regaló hace unos días en Página/12 -y que fuera posteado en varios blogs K-. Allí propone que en “Cada fábrica, cada escuela, cada hogar” se encienda “la llama” del “estadista de mayor envergadura que nuestro país haya producido en los últimos cincuenta años”. La de NK.

Para Laclau, las movilizaciones de 2001 y el “que se vayan todos” encontraron “eco y simpatía al nivel del Estado nacional”(!???).

Laclau “cae rendido” ante una “evidencia”: “el nuevo gobierno estaba comprometido con un programa total[?] de reestructuración[??] de la sociedad argentina a sus distintos niveles”. Y enumera: juicios a los represores (aunque no dice la miserable cantidad de condenados: apenas poco más de 100), “desmantelamiento” de la ESMA, “ruptura de facto con el FMI” (obviando la “patriada” de habérsele pagado la friolera de 10.000 millones de dólares), sí al Mercosur y no al ALCA (como si el primero no fuera también un buen negocio para los capitalistas de Argentina y el Brasil). Y con Cristina habría habido “una serie de medidas legislativas” “que ha representado uno de los esfuerzos más ambiciosos y sistemáticos en nuestro continente por reestructurar al Estado y redefinir sus relaciones con la sociedad civil”.

En síntesis: un programa reformista en lo económico, lo “simbólico” y social, presentado como la “radicalización de la democracia”; buena nueva del llamado “posmarxismo” y que no es más que el viejo y conocido “programa mínimo” de pequeñas y tangibles “conquistas”. Eso sí: con todos los límites que encuentra todo país semicolonial argentino.

Para ser completa la lista de acciones del “demócrata radical” NK, Laclau tendría también que haber agregado el “toque de campanilla” en Wall Street, el envío de tropas comandadas por los Estados Unidos para ocupar el empobrecido Haití (misión del Minustah), la votación de leyes “antiterroristas” pedidas por los yanquis y el Estado de Israel… y la lista podría seguir.

Camino a las elecciones de 2011 Laclau dice que hay planteado “un gran dilema”: “quién va a prevalecer: la Argentina corporativa del pasado o la Argentina popular que comenzó a emerger con las movilizaciones de 2001, que se consolidó en 2003 y que desde entonces[?] ha ido ganando[??] batalla tras batalla[???]”. ¿En serio nos dice el “posmarxista” sin sonrojarse que hoy la Argentina no es un país dominado por “corporaciones”? ¿Acaso bajo la Argentina capitalista, el “país en serio” del kirchnerismo las corporaciones no ganaron como nunca? Más allá del tironeo con la burguesía rural en 2008, nunca como antes las corporaciones agrarias, industriales, de servicios ganaron tanto con la brutal devaluación del “padre político” de Néstor allá por 2002… Y ni hablar otras corporaciones como el “sindicalismo empresario” que incluye no sólo a los “gordos” alejados hoy de Moyano sino al mismo dirigente camionero. Corporaciones capitalistas de todos los colores; corporaciones de políticos burgueses, y corporaciones de mafiosos y criminales dentro de las organizaciones obreras; eso es lo que hay en el país de la “democracia radical” que tanto le gusta a Laclau.

Es muy probable que Néstor no haya leído a Gramsci (sea o no un “un gran estadista”, como se debatió en ArtePolítica; pero pareciera que tampoco Laclau lo ha hecho.

“Gramsci, al igual que Trotsky, fue un heredero del pensamiento de la Tercera Internacional antes de su estalinización, es decir de la mayor organización revolucionaria de masas de los trabajadores que haya existido: la del marxismo a la ofensiva”. Es decir que no era partidario “mediaciones institucionales” y “complejas negociaciones” como imagina Laclau. Lamentablemente, como señalara Perry Anderson en Las antinomias de Antonio Gramsci, la misma producción teórica y política del italiano contenida en los Cuadernos de la cárcel, por sus propias ambigüedades (son notas de estudios y apuntes –vigilados por un censor fascista-), permitió un sinfín de lecturas, interpretaciones y preceptos gradualistas y reformistas, tal como lo hace el profesor de Essex.

En definitiva, si Laclau habla de luchar contra “la barbarie neoliberal” en pos de un “establecimiento de formas justas, libres y racionales entre los hombres”, debería admitir que eso sólo se consigue luchando por una nueva sociedad, socialista. No con una simpática –y utópica- gestión “radical” del Estado capitalista realmente existente.


3 comentarios on “El (triste) legado de un “posmarxista””

  1. michelangelo dice:

    Coherente la crítica desde una visión trotskista. Pero el pueblo no los acompaña. Guarden esta nota. Si sacan el 2% en 2011, me hago trosko, saludos

    Como no sucederá, seguirán siendo una élite diletante. Nosotros seguiremos peronistas con Cristina Presidenta hasta 2015.

    Me gusta

    • fedeberg80 dice:

      Gracias, michelangelo. Ahora me queda todo mucho más claro. En 2015 vemos quién saca más votos, si los troscos o tu Scioli. Seguro que Scioli, porque es peronista.

      Me gusta

    • madidip dice:

      Como bien señala la nota en Arte Muros, Laclau, como tantos otros intelectuales reconocidos, “caen rendidos” ante una supuesta “evidencia”: “el nuevo gobierno estaba comprometido con un programa total[?] de reestructuración[??] de la sociedad argentina a sus distintos niveles”.

      Pues bien, solo aquí quiero agregar unas impresiones… ¿Cómo nos pueden explicar, que bajo el gobierno más “demócrata radical”, no se han revertido aquellas conquistas estratégicas de los ’90 sobre la clase trabajadora? El neoliberalismo, implicó entre otras cuestiones, la fragmentación de la clase obrera, con nuevas condiciones precarias de empleo, con la mitad de la clase trabajadora por debajo de los 1500 pesos de salario, con millones sin “derechos” en las paritarias ya sea por el empleo en negro, por estar fuera de los convenios colectivos o directamente en el desempleo.
      ¿O acaso podemos llamar “reestructuración de la sociedad Argentina, a la asignación familiar por hijos y demás “subsidios para paliar la pobreza”?? A ver, analicemos bien, usemos las estadísticas… El llamado “plan universal” de asignación por hijo a desocupados y trabajadores en negro presentado como “un nuevo derecho para millones” apenas significa el 0,58% del Producto Bruto Interno del país para “combatir la pobreza”. En tanto, los 40.000 millones de pesos que el gobierno reconoce con el canje de la deuda en el default es el equivalente a 2 presupuestos anuales de educación, a 4 presupuestos destinados a salud o a 8 veces el monto por año a vivienda
      ¿Presenciamos transformaciones de las instituciones? Entonces que nos explique Laclau, como en la Provincia del peronista Scioli, actualmente existen 9000 prefectos de la Boanerense en gestión, que estuvieron implicados en el genocidio de los ’70……….. La misma policía que no dudó en reprimir a los trabajadores de Kraft que luchaban contra la multinacional yanqui, que tanto los K como Moyano salieron a respaldar…
      Ahora bien, se supone que este gobierno se apoya en los movimientos sociales ¿? Entonces que nos explique por favor, por qué en el Acto de Luna Park, estaban los Moyanos, y no los trabajadores del subte que vienen luchando por su personería jurídica, ni los trabajadores de Kraft, ni aquella juventud trabajadora precarizada o en negro, ni aquellos que están luchando en las calles contra el fraude laboral. Tampoco vimos a los protagonistas juveniles que vivieron la toma en los secundarios y la universidad que luchaban en resumen por la educación pública.
      Qué nos expliquen también por qué su burocracia, y sus matones, asesinaron a Mariano, joven militante, solidario en la lucha de los trabajadores del Ferrocarril Roca. Tuvimos que tener un muerto, para poder lograr el pase a planta permanente de los 1500 tercerizados del roca, que es un triunfo de los trabajadores.
      Ahora, según el comentario michelangelo, que los “troscos” no llegan al 2% en las elecciones…Nosotros somos Marxistas, frente al proyecto nacional y popular, que quiere unir “trabajadores y patrones”, es decir, a los trabajadores con sus propios “verdugos”, nosotros luchamos junto con los trabajadores y los estudiantes, por un gobierno obrero y popular, para acabar de raíz con este sistema que oprime y explota a millones de trabajadores/as para llenarle los bolsillos a unos pocos empresarios, burócratas y funcionarios.

      Madidip,( http://madidip.wordpress.com)

      Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s