Caetano Veloso – Anjos Tronchos (Clipe Oficial)


Caetano Veloso

Vídeo oficial de ‘Anjos Tronchos’ do Caetano Veloso.


#Poesía: Daniel Freidemberg

MAYO (XVI)

La oscuridad en

las cosas en

la luz

MAYO (XVII)

¿No queda ahí,

en las cosas

en la luz

fría de mayo,

oscuridad?

¿resaca de lo que fue la noche?

MAYO (XVIII)

¿No vienen

de la noche, las

cosas? ¿No van?

ABRIL (X)

¿Poesía para conmover? Sí, como quien abre

la puerta del ascensor, la de la calle, y sale.

¿Como a las sombras sale

de casa la amada? Como quien

salió, sí, y

    no tiene ya a dónde.

¿Como el que arrojar, dijo, el

cuerpo en la lucha? Como quien

tiene un cuerpo para perder, y

lo sabe, o un alma.

Poesía de un alma que sale a perderse, acá.

ABRIL (XII)

Poesía, para con-

mover? Hipó-

crita lector, lo

toma o lo

deja, el destino

ladra en

el horizonte

abandonado.

Eso que ardió en

la pira de

las palabras

no ardió, no

pasó nada,

pero ardió.

Ahora vengan

y digan lo que

corresponda,

ladra eldestino en

el horizonte, las

horas y los años pasan

en ese o en

otro horizonte,las

horas y los años pasan

en ese o en

otro horizonte, y

se van, como

se van yendo

las palabras. Ardió.

Daniel Freidemberg, En la resaca (2007), en Antología poética, Bs. As., FNA, 2015, pp. 145-149.


“No tenemos más casa, ni país… el arte está prohibido” en Afganistán

Afp y Reuters

Periódico La Jornada
Domingo 5 de septiembre de 2021, p. 6

Venecia. Con un conmovedor testimonio, dos jóvenes cineastas afganas suplicaron solidaridad ayer en el Festival de Cine Venecia por la dramática situación de la cultura en Afganistán tras la toma del poder de los talibanes, lo que podría dejar a ese país literalmente sin artistas.

En sólo dos semanas, las figuras más brillantes del país se fueron, lamentó Sahraa Karimi, de 38 años, la primera mujer al frente de la Organización del Cine de Afganistán.

“¡Imagínense, un país sin artistas!” lamentó la directora de cine ante un grupo de periodistas y cineastas, entre ellos el director de la Mostra, Alberto Barbera.

La joven describió un cuadro lúgubre: Todo se detuvo en el espacio de unas horas. Los archivos están bajo el control de los talibanes. El trabajo de los directores se desvaneció, declaró.

Todos saben que existen las listas negras, lamentó la realizadora que en 2019 compitió en la sección Horizontes de Venecia con Hava, Maryam, Ayesha.

Por primera vez en la historia del cine afgano una película había sido invitada al festival francés de Cannes. Teníamos en proyecto adaptar 11 cortos sobre cuentos afganos. Estábamos preparando la segunda edición del premio nacional de cine, contó la cineasta que el domingo 15 de agosto tuvo que abandonar sus proyectos y salir en pocas horas de su país.

Ha sido la decisión más difícil de mi vida: quedarme o salir de mi país, confesó.

No tenemos más casa, ni país (…). El arte está prohibido. Mi generación no quiere eso, deploró Karimi al apelar a la solidaridad a la comunidad internacional.

La nota sigue, en el diario La Jornada


#Música: PJ Harvey – Down by the Water (Later Archive 1995)

BBC Music


Jornadas Homenaje a los 60 años de creación del grupo Nueva Figuración



Las jornadas FIGURAS INDÓMITAS están organizadas por la Fundación Luis Felipe Noé, la Secretaría de Patrimonio Cultural, a través de las Direcciones Nacionales de Museos y de Gestión Patrimonial, con la participación del Museo Nacional de Bellas Artes, el Museo Nacional del Grabado, el Palais de Glace-Palacio Nacional de las Artes y la Casa Nacional del Bicentenario. 

Las jornadas se desarrollarán, de modo virtual y presencial, del 23 al 28 de agosto de 2021, mediante diversos formatos: dos charlas con especialistas (una sobre la Nueva Figuración y otra sobre Jorge de la Vega) y una entrevista a Luis Felipe Noé por Roberto Amigo, la exhibición Tinta sobre papel, derivas gráficas de la Nueva Figuración en el Museo Nacional del Grabadouna lectura pública de Marcos Ferrante con curaduría de Feda Baeza y Fernanda Pinta del Archivo Oral de Arte Latinoamericano en las escalinatas del Museo Nacional de Bellas Artes y la participación de lxs artistas Joaquín Aras, Mariana Ferrari y Juan Reos con piezas producidas especialmente para este homenaje.
A su vez, se rendirá un homenaje especial al artista Jorge de la Vega (a 50 años de su fallecimiento), destacando su figura como músico con un show en vivo de Ramón de la Vega y Marikena Monti, junto a músicos invitados, producido por el sello discográfico Otras Formas en la Casa Nacional del Bicentenario. 



Sobre el grupo NUEVA FIGURACIÓN
Integrado por los artistas Ernesto Deira, Luis Felipe Noé, Rómulo Macció y Jorge de la Vega, el grupo Nueva Figuración realizó su primera muestra el 23 de agosto de 1961 en la Galería Peuser de Buenos Aires. La exposición se denominó “Otra figuración” y también participaron Carolina Muchnik y Sameer Makarius.

Nueva Figuración fue una denominación que los cuatro artistas recibieron por parte de los críticos pero que, sin embargo, nunca utilizaron como nombre del grupo. Las exposiciones que realizaron, entre 1962 y 1965, llevaban como título sus apellidos: Deira, Macció, Noé, De la Vega y, a veces, sumaban la palabra Pinturas. Hasta su disolución en 1965, los cuatro artistas compartieron exposiciones, diálogos, reflexiones y viajes, ganando espacio y prestigio en la Argentina y en el exterior. Libertad, vitalidad, desmesura, desequilibrio, pérdida de centro, incertidumbre, caos, son palabras que nos aproximan a sus obras en las cuales articularon un amplio y variado repertorio plástico. En 1965, Luis Felipe Noé teorizó sus búsquedas personales y también la poética compartida con el grupo en su libro Antiestética.

PROGRAMACIÓN
LUNES 23 DE AGOSTO
18 HS – APERTURA
18:15 HS – 4 MONSTRUOS de Joaquín Aras.
18:30 HS – CHARLA: 60 AÑOS DE LA NUEVA FIGURACIÓN
Participan: Patrick Frank, Berenice Gustavino e Isabel Plante
Modera: Viviana Usubiaga
En vivo por: 
FB Live museosypatrimonionacion y fundacionluisfelipenoe

MARTES 24 DE AGOSTO
18 HS CONTRA/HOMENAJE
Roberto Amigo entrevista a Luis Felipe Noé
Por: FB Live museosypatrimonionacion y fundacionluisfelipenoe

MIÉRCOLES 25 DE AGOSTO
18 HS – CHARLA: JORGE DE LA VEGA, ENTRE LA MÚSICA, EL TEATRO Y LA EXPERIMENTACIÓN VISUAL.
Participan: Laura Novoa, Fernanda Pinta y Santiago Villanueva 
Modera: Mariana Marchesi
En vivo por: 
FB Live museosypatrimonionacion y fundacionluisfelipenoe

JUEVES 26 DE AGOSTO
18 HS INAUGURACIÓN:
TINTA SOBRE PAPEL, DERIVAS GRÁFICAS DE LA NUEVA FIGURACIÓN

Artistas invitadxs: Mariana Ferrari y Juan Reos
SHOW EN VIVO: JORGE DE LA VEGA POR MARIKENA MONTI PRESENTADO POR OTRAS FORMAS
En: Museo Nacional del Grabado / Casa Nacional del Bicentenario (Riobamba 985, CABA)

VIERNES 27 DE AGOSTO
OTRAS FIGURACIONES
Apertura de la convocatoria a presentación de trabajos sobre la Nueva Figuración

SÁBADO 28 DE AGOSTO
15 y 16 HS UN ORQUESTADOR DE PASADOS, DE LUIS FELIPE NOÉ
Archivo oral de Arte Latinoamericano. Conferencias escogidas

Con curaduría de Feda Baeza y Fernanda Pinta y lecturas por Marcos Ferrante
En: Escalinatas del Museo Nacional de Bellas Artes

GACETILLA DE PRENSA

“El cyberabismo” (Ilán Semo)

El cyberabismo

Ilán Semo / II

Si algo ha mostrado la pandemia del Covid-19 es que, acaso, vivimos una era distópica. En la actualidad, la gente alberga una visión en la que el futuro ha dejado de ser el lugar de una sociedad mejor para reducirse, tan sólo, a una estación donde lo único que se espera es salir vivos del trance. Sea donde sea, Berlín, Washington o París, el discurso que se escucha desde el Estado es siempre el mismo: la solución está en la vacuna. Una vez inoculada la mayoría de la población, estaremos del otro lado.

Como si el antígeno fuera una suerte de fetiche mágico-religioso. No es que los antídotos no ayuden, pero todas las discusiones sobre la forma en cómo llegamos hasta aquí han sido relegadas o abiertamente reprimidas, como ha sido el caso en Colombia o en Bélgica: la crisis ecológica, la matanza de animales, la descomposición de las redes de salud pública, el anacronismo de las actuales escuelas, la futilidad del hiperconsumismo. Y, sobre todo, la estadística central de la pandemia: en México, por ejemplo, 93 por ciento de las defunciones corresponden a personas sin estudios de primaria, es decir, los ámbitos de la pobreza o la miseria.

Mientras tanto, los políticos fascinados con la canción de la vacuna que todo lo puede. Las poblaciones pueden enloquecer, pero nunca han sido imbéciles. Ni en París, ni en Berlín, ni en México o Estados Unidos. En este último 40 por ciento de la población se niega a inocularse; en México la mayor parte de los padres de familia no enviarán a sus hijos a las escuelas; en Alemania, las cuarentenas cuasi militares de Angela Merkel han derrumbado su histórico rating. Tal vez estemos frente a un fenómeno mucho más complejo que una crisis de confianza. Y en principio, por su tenacidad, se podría hablar de una huelga contra el cinismo de Estado. La pregunta es: de dónde proviene la supina creencia en la legitimidad del discurso sobre la cura inmediata que deja intocadas a las estructuras profundas de la sociedad.

Sus orígenes se encuentran probablemente en el contra-mundo que hoy define la forma en cómo la pandemia ha transformado cada uno de los confines de la vida cotidiana y el trabajo: el mundo digital. La pandemia, es decir, el autoencierro, ha provocado una aceleración desconcertante en el proceso de digitalización del mundo, cuyo corazón se encuentra en la mano de cada quien: el teléfono celular. ¿Por qué la gente no puede desprenderse de sus celulares? ¿Por qué la mitad de la población occidental se arroja en promedio cuatro horas y media diarias al sumidero digital? ¿Por qué se autoconfinan en la denominada jaula 5.0?

Las razones no son evidentes, aunque algunas sean consignables.

1. La era de la técnica, escribe Heiddeger, corresponde a la clausura de la metafísica. Léase: el fin de las certidumbres suprasensibles. Ni la religión, ni la ciencia, ni el progreso ofrecen certidumbre alguna. El teléfono celular, en cambio, es un dispositivo que produce la fantasmagoría de que nos encontramos conectados de manera instantánea con nuestros otros significantes, por quiénes más tememos. Es decir, podríamos responder a su cuidado. Además, es el centro de todo lo que se anuncia como un sistema de seguridad/certidumbre.

2. El teléfono celular no sólo es un dispositivo tecnológico, es un objeto trascendental: prolija el sentimiento de que no estamos solos. Una premisa que es la base de cualquier forma religiosa. Además, alivia la soledad inmediata, así sea por unos cuantos minutos.

3. Es un dispositivo de placer instantáneo, es decir de la forma más tóxica y adictiva del placer, el goce. A cada carácter, su goce. Sea el generoso, el sádico, el avaro, el militante o el hombre de fe. Su plasticidad al respecto es infinita. Y en una sociedad donde se exige que la satisfacción del deseo sea instantánea –es decir, que no conoce ese tipo de anacronismos como el de la voluntad de una vida, etcétera–, es predecible que su noción de cura y sus expectativas correspondan a esta misma intensidad.

4. Contiene toda la logística (y la hermenéutica) del control en sociedades de control. En las sociedades disciplinarias del siglo XIX no habría tenido sentido alguno. Así como la máquina de vapor no lo tuvo entre los griegos, que la profetizaron desde entonces. Sus órdenes de control permiten al jefe controlar a sus subordinados; al maestro a sus alumnos; el doctor a sus pacientes, pero sobre todo ofrecen al mundo subalterno la posibilidad de escabullir (y por ende resistir), simulando, el control de las jerarquías.

5. Garantiza un blindaje emocional impresionante. Todo lo que en otras épocas eran catástrofes emocionales o sentimentales, hoy aparecen como caídas o recaídas superables en la licuefacción de las relaciones personales.

6. Tiene un efecto sólo atribuible al mundo del arte: permite suprimir la tiranía del yo sobre el yo mientras se navega sin rumbo por alguna de sus redes.

7. Por último, el corazón de la filosofía de Hegel sobre el espíritu lleva un nombre preciso: el reconocimiento. Toda la fantasmagoría del like está destinado a ponerla al servicio de cual sea.

Estas son partes de la estructura profunda del cyberabismo, cuyos límites resultan hoy indefinibles.


#LiteraturaViva: conversación con Leonardo Padura jueves 29, 15 hs.

El próximo jueves 29 de julio a las 15 hs (ARG)

Ciclo Literatura viva: Conversaciones

Coordinación: Alejandra Torres (CONICET-UBA-UNGS) 

Encuentro con el escritor Leonardo Padura.

Abrirá la reunión Noé Jitrik y conversarán Fernando Bogado, Ezequiel De Rosso, Demian Paredes y Guadalupe Silva.

Se transmitirá en vivo simultáneamente por nuestro canal de YouTube y por el canal del CCPU.


#Fragmentos de ‘La nieta de Trotsky’, de Jeanne Molinier

(En torno a la valija, de esa valija que ha sido tu legado, papá, se ha ido formando un campo de fuerza que es el campo narrativo del que surge este texto. Desde el momento en que aparece la valija, incluso en su forma anterior cuando eras un niño, esa palabra se carga de una fuerza especial, de una potencia relevante que se convierte en una fuera magnética, un nudo de vínculos invisibles, que busco desentrañar en estas líneas. Me sirvo de esa metáfora para confesarte que en este libro busco encontrar un hombre que se sacaba y ponía distintas máscaras, que se metamorfoseaba. He tratado de llevar adelante lo que pienso que tiene que ver con algunas voces que me ayudaron a rememorar tu historia, a convocar fantasmas que pretendo develar).

[…]

Supimos desde ese día que una trama política se sobreponía a nuestra vida familiar, aún antes de nuestro nacimiento. Entonces me enteré de que aquel por el que tanto preguntábamos y nos contaban historias de su vida, de la familia, no era nuestro abuelo. Le decía el Viejo y para nosotros era nuestro abuelo, pero en realidad, era Lev Davidovich Bronstein. Tampoco Natalia era nuestra abuela, ni Zina ni Lyova a quienes llamábamos tíos lo eran. Sieva no era nuestro primo hermano. Los que habían sido nuestros parientes pasaron de ser nuestra familia a ser los ‘camaradas’ de militancia de mi padre. En esta historia están incluidos Jeanne, la que había sido mujer de mi padre y después lo fue de Lyova. También aclaró roles más destacados, Vera Lanis, a quien llamaban Tatá, y mi medio hermano Raymond, Zazá; además de Gala, hermana de Vera, Allan su hijo, y la que nosotros llamábamos la Poeta, una compañera de ellas de andanzas desde la época en que eran actrices. Una francesa de la Rive Gauche que pertenecía al grupo de poetas surrealistas de esa época. Estos conformaban nuestra recolección de conversaciones en la mesa donde se atravesaba la historia a través de anécdotas y escuchábamos atentos.

Jeanne Molinier, La nieta de Trotsky [biograficción], Bs. As., Voria Stefanovsky, 2020, pp. 115-116 y 128.


Lou Reed – Magic And Loss Live w/ John Zorn 05/05/2008

Lou Reed – Magic And Loss Live w/ John Zorn 05/05/2008 Highline Ballroom, NYC

SBG Media


Entrevista a Tununa Mercado (Radar libros)

Por Demian Paredes

La editorial Miluno acaba de publicar El vuelo de la pluma, de Tununa Mercado. Con prólogo, selección y notas de Facundo Giuliano, se recuperan y recorren en casi cuatrocientas páginas cinco décadas de trabajos tan periodísticos como literarios a lo largo de diversas ciudades del mundo y provincias argentinas: La Habana, Ciudad de México, Guadalajara, Mérida, Eichstätt, San Pablo, Chaco, Córdoba, Rosario. Los temas: el deseo, una marcha del orgullo, un poemario, las Madres de Plaza de Mayo, el sistema carcelario, un congreso de escritoras latinoamericanas, Cuba y su revolución, Saramago, Cortázar, Borges, Bioy, la dictadura y el exilio –sufridos por la misma escritora–, la memoria y la traducción.

Desde los artículos en México, a fines de la década de 1970 en la revista fem., hasta textos de ponencias e intervenciones públicas más recientes (2017), Tununa Mercado ha sabido conjugar una delicada, aguda, sensible y versátil pluma en torno al Eros, al feminismo, a las marcas y desgarros de la historia, a la recomposición por la vía del recuerdo. Autora de libros que ya son clásicos y siempre se están leyendo y redescubriendo cual “escritora oculta”, la autora de Canon de alcobaEn estado de memoria y Yo nunca te prometí la eternidad postula en un breve “Decálogo” escrito en 2000: “No escribas con el corsé femenino ni con el masculino; déjala ser (a la escritura)”. Y seguidamente: “No escribas con los corsés de los otros géneros: novela, cuento, poesía, ensayo, etc., déjala ser (a la letra) en los etcéteras”.

Tununa ¿cuál es el origen del libro?

–Fue Facundo Giuliano el que me convocó para armar El vuelo de la pluma. Recoge varias notas, artículos y textos que publiqué a lo largo del tiempo. Una sección de la revista fem., y cosas como una entrevista a Saramago. Hubo vía libre para armar lo que mejor le pareció.

Sorprenden gratamente, entre otras cosas, la amplia variedad temática de las notas y la relación que se manifiesta entre periodismo y literatura.

–Periodismo y literatura siempre estuvieron conectados. No hacía yo demasiado discernimiento. La cosa periodística se daba especialmente cuando tenía que entrevistar, o cuando tenía que “salir” dentro de mí, para ver lo que pensaban otros, como Saramago, o Chavela Vargas, por ejemplo. Digamos que la entrevista responde a mi situación de fondo, que es que he sido periodista toda mi vida. Siempre he estado entrevistando, buscando a gente, datos. La entrevista es algo fundamental para eso.

En la charla que hay al final del volumen entre vos y el equipo de edición del libro, se te califica de “pensadora-intelectual”, cosa perfectamente lógica por la dimensión ensayística y teórica que se encuentra en muchos textos. ¿Qué opinas de esta categoría?

–Me sorprende nuevamente el planteo. Pero evidentemente, si hablamos de escritura alguien siempre tiene que ser pensador; no se puede ser un escritor “en bruto”, sin un contexto, un universo que lo recubre. Yo pienso que como escritora he estado marcada por experiencias de tipo académicas, universitarias, y las veces en las que estuve “a la inversa”, como cuando yo daba clases en Francia, por ejemplo. Es intercambiable, digamos, la situación. De pronto soy más pasiva, y en otro momento soy más abierta, más creativa, más protagonista de una situación, ya sea de enseñanza o de comunicación; lo que sería el periodismo.

Te pregunto por tus artículos en la revista fem., teniendo en cuenta que ocupan bastante más de cien páginas, el primer tercio del libro.

–Para mí fue un privilegio estar en México y haber sido convocada a pertenecer a la revista fem., y compartir las temáticas feministas con las compañeras de la revista, y que era un poco más que la revista, porque era un proyecto más abierto, e incluía otros sectores y otras experiencias. Fue muy importante porque fem. me llevó a pensar sobre esta problemática de la mujer con un poco más de dedicación y concentración. Y eso también me abrió a un mundo de mujeres con las que confraternicé, conviví e hicimos cosas juntas. Ya sea acompañar una huelga, o más “recluidamente” escribir en la revista. Era un grupo que estaba despierto a todos los movimientos de mujeres que estaban en México y en América Latina. Y eso fue muy importante porque me mantuvo en conexión con México y América Latina a partir de esta temática de la mujer.

¿Te convocaron desde el primer número, o fue después?

–Ya existía la revista fem., y entonces, en un momento dado, me invitaron a participar. La había fundado gente con mucha claridad de pensamiento, entre otras Alaíde Foppa, que era una guatemalteca que vivía en México y que tuvo sobre mí mucha influencia, porque era una mujer muy formada, muy inteligente, y muy capaz de ligar el feminismo con la cuestión social, con las cuestiones políticas. Era de un espíritu muy amplio, muy abierto y muy rico. Fui muy amiga de ella, y así había otras compañeras, con las que tuve una relación muy fuerte.

Pero tu experiencia periodística comienza antes de México, acá mismo en Argentina, a comienzos de la década de 1970 en el diario La Opinión.

–Sí. Yo estaba con Felisa Pinto, que era la jefa de una sección, que logramos que se llamara “La mujer”, porque creo que más bien nos querían poner en cualquier otra cosa.

¿Hacer recetas de cocina y cosas así?

–Aunque también hacíamos recetas (risas). Pero siempre con algún giro, con alguna vuelta… Pero sí. Para mí eso fue muy importante. Porque entrar a trabajar en un periódico era toda una experiencia. Y sobre todo porque Felisa tenía un espíritu muy abierto, y bueno: convocaba a mucha gente. Entre otras personas, a Manuel Puig. Manuel estaba muy vinculado con ella. Ya en esa época empecé a tener una relación muy fuerte con él, hasta que se murió. Y cuando vino Perón, a Ezeiza, yo quise ir. Entonces había que inventar un argumento. Decirle a Timmerman que yo iba a Ezeiza ¿pero para qué? Entonces se le ocurrió a Felisa decirle que yo iba a ir “buscando la iconografía del peronismo”. Que iba con esa misión. Y efectivamente fui a Ezeiza. Fue una cosa…

De llegar y rajar.

–Estuve en todo. Cuando se armó el “lío”. Cuando tuvimos que tirarnos cuerpo a tierra. El regreso fue muy difícil. ¿En qué regresábamos? En ese momento estaba Lilia Ferreyra que era compañera nuestra pero que ahí, en ese momento, tuvo un papel importantísimo, porque ella tomó la decisión, para que pudiéramos regresar, de tomar un ómnibus que estaba ahí. Fue y directamente le dijo al chofer: “Usted se baja, porque nosotras vamos a volver”. Tomó una decisión muy fuerte. Ya se sabía quién era ella, de valiente y de arrojada.

Para vos podría haber habido una continuidad de esa experiencia en la Argentina, de ir modificando y ampliando los temas y tipos de notas en el diario, el nombre de la sección, pero la dictadura y el exilio cortaron todo.

–Sí, claro. Nuestra sección con Felisa era “de la mujer”. Después en México ya tuve contactos con las feministas y la relación fue diferente. Aquí era muy incipiente todo. Y además la realidad política y social siempre te obligaba a estar en una dimensión que era más jugada en términos políticos que la cosa feminista propiamente dicha. Fueron años muy intensos. 

La entrevista continúa, junto al “Decálogo” de Tununa, en el suplemento Radar libros.